Helecho Canario-Helecho Canario Pata de Conejo-Davallia Canariensis

 

Davallia Canariensis es una planta perenne una variedad de helecho perteneciente a la familia Davilliaceae, es originaria de las islas Canarias, de algunas zonas del norte de España como Galicia y Asturias, del sur de Andalucia, del oeste de Portugal y Madeira y de Marruecos. En la naturaleza se puede desarrollar de forma epifita enganchado sobre arboles o arbustos, sobre rocas o directamente sobre el suelo en lugares de mucha humedad. Se la conoce como «Canariensis» aunque no solo es originaria de Canarias. Se parece a Davallia Fejeensis.

 

 

Es una planta perenne de raíces aéreas largas, escamosas y redondeadas cubiertas de un vello castaño rojizo, estas raíces pueden llegar a cubrir totalmente el recipiente donde la cultivemos, el aspecto de sus raíces le da el nombre común de Helecho «Pata de Conejo». Sus hojas o «frondes» (hojas de helechos) son grandes de color verde claro y están muy divididas, crecen en el extremo de un largo peciolo redondeado y rígido de color verde. Los soros, donde se desarrollan las esporas, se localizan en el envés de los frondes, en los bordes de los folíolos, son redondeados y oscuros.

 

 

Podemos situarlo en un emplazamiento de sombra luminosa, no situarlo nunca a pleno sol. La tierra de cultivo debe ser ligera y suelta que mantenga la humedad pero que drene perfectamente, que contenga turba y arena. Si es necesario trasplantaremos las plantas a principios de primavera cuando se inicia su nuevo desarrollo. No necesita demasiado abono pero en primavera y verano, época de máximo desarrollo, podemos añadir un poco de abono liquido especial para plantas verdes mas diluido de lo habitual. Necesita alta humedad ambiental, si lo cultivamos en interior agradece pulverizaciones o nebulizaciones frecuentes.

 

 

Riegos regulares, especialmente en primavera y verano con temperaturas altas y máximo desarrollo, si lo cultivamos en exterior en climas apropiados podemos colocarlos bajo los arboles del jardin, agradece que mojemos sus hojas para incrementar la humedad, en otoño e invierno necesita menos riegos. En interior regaremos las plantas por inmersión dejando que el sustrato se empape y despues drene perfectamente el agua acumulada antes de colocarlo en su emplazamiento definitivo. En invierno utilizaremos agua templada para regarlo, en primavera y verano utilizaremos agua a temperatura ambiente.

 

 

No necesita poda, solo ir retirando las hojas secas cortando desde la base del peciolo o tallo. Prefiere temperaturas de cultivo de entre quince y veinticinco grados, en climas con temperaturas algo inferiores puede perder parte de sus hojas que brotaran de nuevo en primavera cuando las temperaturas empiecen a subir. Si el clima es muy frió es recomendable cultivarlo en interior o en invernaderos, al menos durante el invierno.

 

 

Davalia Canariensis se reproduce por división de mata, en primavera dividiremos las plantas en varias porciones que contengan raíces y hojas y las sembraremos en macetas separadas, al cabo de un tiempo dispondremos de varios ejemplares. En la naturaleza se multiplican por esporas pero es un proceso largo, en cultivo también podemos obtener nuevas plantas a través de esquejes de raíz o rizoma en primavera, pero los esquejes tardaran uno o dos meses en presentar nuevos brotes. Es una planta resistente en buenas condiciones de cultivo, necesita un sustrato drenante para desarrollarse adecuadamente, sombra y alta humedad ambiental. Ocasionalmente pueden presentar ataques de hongos o pudrición de raíces, así como plagas de insectos como cochinillas, deberán ser tratadas con productos específicos. DIFICULTAD MEDIA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *