Gazania

 

La Gazania es una planta híbrida perenne, originaria de Sudáfrica, es una planta de baja altura que no suele superar los veinte centímetros de altura, de crecimiento redondeado. Sus hojas son alargadas, lobuladas, divididas en segmentos, pueden ser de color verde o grisáceas la mayoría de las variedades son de crecimiento erecto, pero hay variedades rastreras, de hojas plateadas y flores amarillas.

 

img_20160906_114159139

 

Las hojas de las Gazanias de hojas plateadas presentan una fina vellosidad blanquecina.

 

 

Florece abundantemente desde primavera hasta finales de verano o principios de otoño, sus flores son muy bonitas y coloridas, se abren con el sol y se cierran al atardecer. Pueden ser blancas, amarillas, naranjas o rosas, aunque abundan los tonos naranjas y amarillos, algunas variedades presentan flores bicolor, con estrías en distintos colores y centros en tonos y colores diversos.

 

img_20160906_114147498

 

img_20161004_164448432

 

Son plantas muy resistentes a altas temperaturas, suelen comportarse como vivaces si se cultivan en climas con temperaturas invernales moderadas, en climas fríos se comportan como anuales. Son adecuadas para sembrar directamente en el jardin, en macetas y jardineras o como borduras de plantas de alturas superiores, adecuadas también para rocallas.

 

img_20160906_114220752
Gazanias de hojas amarillas de crecimiento rastrero y tapizante.

 

 

La amplia gama de colores en las que podemos encontrarla, hacen que sea una planta muy versátil y fácil de cultivar. Hay variedades rastreras que cubren rapidamente el suelo, estas variedades tiene hojas de color gris plateado y flores generalmente amarillas crean alfombras plateadas muy interesante y decorativas.

 

DSCN0452

 

img_20160914_170506627

 

Quedan muy bien acompañando a otras plantas creando composiciones coloridas o formando borduras en los margenes de los caminos del jardin. Prefieren una situación soleada donde reciban al menos, cuatro o cinco horas de sol directo diario, en estas situaciones florecerán abundantemente. Se adaptan a emplazamientos de luz tamizada a sombra parcial, pero florecerán menos.

 

 

 

Necesitan un sustrato de plantación suelto, rico en turba y nutrientes, que disponga de un buen drenaje. Incorporaremos arena gruesa o áridos al fondo de la maceta o al hueco de plantación, así aseguraremos que el agua sobrante del riego drene con facilidad, evitando el encharcamiento de las raíces.

 

img_20161004_164444971

 

img_20161004_164509446

 

Es recomendable aplicar abonos durante la primavera y el verano, coincidiendo con su máxima actividad y floración. Utilizaremos un abono soluble mineral completo de calidad, rico en fósforo, especial para plantas de flor. Aplicaremos el abono disuelto en el agua de riego cada quince días. De este modo favoreceremos la floración y obtendremos plantas mas bellas.

 

DSCN0446
Gazanias cultivadas junto a Liliums plantas bulbosas de floración estival.

 

Gazanias de hojas grises de crecimiento erecto.

 

 

Regar regularmente las plantas jóvenes y recién trasplantadas, en primavera y verano con temperaturas altas. Una vez bien enraizadas podremos distanciar algo los riegos, sobretodo en plantas cultivadas directamente en el suelo del jardin que aguantan mas la humedad. En invierno, entran en un periodo de descanso vegetativo por lo que necesitaran menos riegos.

 

 

 

La Gazania, es una planta adecuada para cultivar en climas cálidos con inviernos suaves, en ellos, durante el invierno pierde parte de sus hojas, en primavera con la subida de las temperaturas, la planta brota de nuevo desde el suelo, aportando todo su esplendor. En climas con inviernos fríos y heladas se comporta como anual, teniendo que ser reemplazada en primavera por nuevas plantas.

 

 

 

Retirar las hojas secas y dañadas y las flores secas, a medida que se estropeen, es mejor cortar todo el tallo desde la base para mantener la planta en buenas condiciones y evitar que se agote con la formación de semillas. Con estos simples cuidados promoveremos el nacimiento de nuevos botones florales y que florezca durante un largo periodo de tiempo.  Retirar las flores con cuidado asegurándonos que son flores secas y no cerradas por falta de sol o a punto de abrir, (si no conocemos la planta es fácil equivocarnos).

 

 

 

No suele tener problemas con plagas o enfermedades, siempre que la cultivemos en un suelo bien drenado, el riego excesivo en tierra pesada que tienda a encharcarse, le es muy perjudicial. Si la cultivamos en macetas o jardineras no colocaremos platos bajo ellas, o colocaremos una capa de grava entre el plato y la maceta, para favorecer el drenaje.

 

 

 

Se reproducen por esquejes, es recomendable obtener nuevas plantas, ya que a los cuatro o cinco años, las plantas se agotan, y hay que reponerlas. En marzo o abril podemos reproducirlas por semilla, mantener en sombra parcial y con tierra ligeramente húmeda, a los diez días suelen germinar. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *