Margarita Africana-Artotis-Arctotis x Hybrida

 

Arctotis x Hybrida es una planta perteneciente a la familia Asteraceae, son plantas híbridas creadas a partir del cruce entre ejemplares de Arctotis Venusta y Arctotis Fastuosa originarias de zonas del sur de África. Es una planta muy ramificada y compacta de crecimiento redondeado, forma matas de treinta a cuarenta o cincuenta centímetros de altura y de treinta a cuarenta o cuarenta y cinco centímetros de diámetro dependiendo de la variedad. Sus tallos son redondeados de crecimiento vertical, sus hojas son lobuladas de color verde grisáceo, mas claras por el envés, frecuentemente cubiertas de una fina vellosidad blanquecina, crecen de forma alterna sobre los tallos. Sus flores se parecen a las flores de las Gazanias.

 

 

Florece de primavera a finales de verano, aunque su floración es mas abundante en primavera y a finales de verano o principios de otoño. Sus flores son redondeadas se parecen a las flores de margarita, suelen medir entre seis o siete y doce centímetros, tienen muchos pétalos ovales y alargados y centros verdosos, grises o marrones dependiendo de la variedad, las flores son de color amarillo, naranja, blanco, crema, rosa, purpura o rojo. Los pétalos se pliegan al atardecer cuando la luminosidad decae y las flores permanecen cerradas hasta el día siguiente, en días nublados también se cierran o puede que no lleguen a abrirse totalmente. La mayoría de variedades son estériles y no proporcionan semillas.

 

 

Necesitan una situación soleada para desarrollarse y florecer y un suelo rico en nutrientes, arenoso y bien drenado. Podemos cultivarla en el suelo del jardin, en zonas elevadas, en pendientes y en rocallas, en solitario, en grupos o combinadas con otras plantas de similares condiciones de cultivo. Es aconsejable evitar zonas próximas al césped o demasiado húmedas. Son adecuadas también para cultivar en macetas, colocaremos una capa de pequeños áridos o grava gruesa en su fondo para asegurar el drenaje, son plantas muy sensibles al encharcamiento. Las cultivaremos en suelos neutros. aunque admiten un suelo ligeramente alcalino, el suelo debe ser suelto y arenoso, que contenga arena y grava de distintos tamaños que aseguren un perfecto drenaje. Añadir un poco de abono especial para plantas de flor dos veces al mes, de primavera y finales de verano.

 

DSCN0221

 

Riegos regulares en primavera y verano dejando secar el sustrato entre riegos y evitando empapar la tierra, las plantas jóvenes y recién trasplantadas necesitan riegos mas frecuentes, los ejemplares adultos pueden resistir periodos de sequía. Nunca regar demasiado, son plantas muy sensibles al exceso de humedad que provoca frecuentemente pudrición de raíces. Disminuir los riegos en otoño a medida que las temperaturas empiecen a bajar, en invierno regar muy poco especialmente si hace frió, colocar las plantas a salvo de la lluvia, el exceso de humedad le es muy perjudicial.

 

 

Cortar las flores secas eliminando todo el tallo floral desde la base, para favorecer el nacimiento de nuevas flores y mantener las plantas saludables. Retirar las hojas y tallos secos o estropeados para prevenir la proliferación de plagas. Es aconsejable pinzar las plantas jóvenes obtenidas de semillas para que ramifiquen y proporcionen una mayor floración. Es una planta adecuada para cultivar en climas de temperaturas invernales moderadas aunque ocasionalmente pueden sobrevivir a temperaturas frías de algunos grados bajo cero. Generalmente se comporta como perenne o vivaz en climas templados y como anual en climas fríos, puede sobrevivir al invierno en una situación protegida.

 

 

Al tratarse de una planta híbrida se multiplica por esquejes, obtendremos los esquejes de los brotes terminales y los sembraremos en primavera eliminando las hojas inferiores, de este modo conseguiremos plantas con mas mismas características que la planta de la que proceden. También podemos multiplicarlas por semillas que germinan rapidamente, pero las plantas resultantes puede que no sean idénticas a la planta de las que proceden, las semillas se siembran a finales de invierno o principios de primavera cuando las temperaturas empiezan a estabilizarse y el riesgo de heladas ha finalizado. Son plantas resistente a las plagas de insectos y enfermedades, aunque los caracoles y las babosas pueden causar serios daños en su vegetación, en ocasiones los pulgones afectan a sus tallos jóvenes, deberemos utilizar insecticidas específicos para su eliminación. Pueden sufrir problemas de hongos y pudriciones en condiciones de excesivo riego y drenaje insuficiente. DIFICULTAD MEDIA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *