Guzmania Lingulata

 

La mayoría de las Guzmanias son nativas de los bosques tropicales y lluviosos de los Andes, de Ecuador y Colombia, aunque actualmente se encuentran en otras zonas tropicales lluviosas de Sudamérica y Centroamérica, siendo muy abundantes también en Panamá, Costa rica y algunas zonas de Brasil.

 

img_20160906_111554443

 

Suele alcanzar alturas entre quince y treinta centímetros, los ejemplares en flor, la planta adquiere una forma de campana invertida, por la manera en la que crecen sus hojas. No posee tallo, las hojas surgen directamente sobre la tierra. Son alargadas y estrechas de diez a cuarenta centímetros de longitud, de color verde generalmente, aunque hay variedades de hojas variegatas, verdes con una franja central en color crema. Crecen en roseta, del centro hacia afuera de forma superpuesta, curvándose hacia el exterior. Las hojas exteriores son las más adultas. Su inflorescencia es su mayor atractivo.

 

img_20160913_190325077

 

En el centro de la roseta se forman las inflorescencias, estas están compuestas por un tallo central de crecimiento erecto, en que se van formando las brácteas, estas crecen superpuestas y se van arqueando hacia los lados. Las brácteas van adquiriendo colores brillantes que pueden ser muy variados dependiendo de la variedad. Muchas de ellas tienen una textura suave y fina, son alargadas y estrechas terminadas en punta.

 

 

Las brácteas de las inflorescencias pueden ser rojas, granates, amarillas, naranjas, blancas, moradas, o violetas, incluso verdes. La diversidad de colores nos permite crear diferentes composiciones cromáticas, lo que hace que sea una planta muy popular y apreciada, cultivada como planta de interior. Las flores son muy pequeñas de color blanco, amarillo o verde, surgen entre las brácteas, no tienen interés estético. Las inflorescencias están perfectas durante varias semanas, despues empiezan a estropearse perdiendo el color y se acaban secando.

 

img_20160913_190413005

 

Después de la floración la roseta central empieza a estropearse y secarse, la planta genera hijuelos a su alrededor, la planta madre acaba muriendo, es recomendable trasplantar las plantas jóvenes o hijuelos a macetas individuales para que maduren y al cabo de algún tiempo estén preparadas para florecer. Es una planta de fácil cultivo, necesitan estar ubicadas en un lugar muy iluminado, pero lejos de los rayos directos del sol, sombra ligera o parcial. Cultivada como planta de interior es mejor colocarlas cerca de una ventana protegidas del sol directo, es mejor luz tamizada.

 

img_20160906_111603658

 

Necesitan poca tierra un sustrato rico en turba muy poroso y drenante sera el aconsejado. En primavera y verano en la época de mayor crecimiento, es aconsejable añadir algo de abono, utilizaremos un abono suave como el abono de orquídeas. Las Guzmanias agradecen aplicaciones de abono foliar, utilizaremos el abono de orquídeas u otro abono a dosis bajas disuelto en agua, lo ideal es utilizar agua de lluvia o mineral, pulverizaremos las guzmanias con esta mezcla dos veces al mes. Agradecen pulverizaciones semanales, pero solo añadiremos abono dos veces al mes. Utilizar agua templada.

 

 

Con temperaturas altas las Guzmanias agradecen riegos frecuentes pero moderados, distanciaremos los riegos en otoño y en invierno mantendremos algo de agua en el deposito formado en la intersección de las hojas, cambiar el agua cada seis o ocho semanas para que no se estropee. Utilizar agua de lluvia o mineral templada, no le gusta la cal. Podemos sumergir la maceta en agua de vez en cuando. Evitar que el sustrato de plantación permanezca muy mojado o retenga  agua, ya que provocaría pudriciones.

 

img_20160913_112848870

 

A la Guzmania le gusta una ubicación luminosa, húmeda y cálida, en situaciones de mucho calor y en periodos de floración, agradece pulverizaciones regulares sobre sus hojas, utilizar agua no calcárea, de lluvia o embotellada. Es recomendable no dejar secar totalmente el sustrato lo que provocaría junto con la falta de humedad ambiental, que las puntas de sus hojas se sequen. Intentaremos imitar las condiciones de sus lugares de origen, calor y humedad. En maceta debemos mantener las rosetas con algo de agua.

 

img_20160913_190137267

 

No le gustan las temperaturas frías, por eso es una planta muy popular cultivada como planta de interior, en países con inviernos fríos. Prefiere temperaturas alrededor de veinte o veintidós grados, pudiendo aguantar en temperaturas de hasta diez grados. Solo la cultivaremos como planta de jardin en exterior, si nuestro clima es templado en invierno, en caso contrario, es mejor cultivarla en interior a salvo de las temperaturas bajas y las heladas. Cultivadas en exterior en un clima apropiado la humedad ambiental ayuda a que la plante forme pequeñas plantas a su alrededor y a que su floración sea mas duradera.

 

 

No suelen tener problemas con plagas o enfermedades, su principal enemigo es el exceso de agua, la falta de humedad y el frió intenso. Cultivadas en optimas condiciones, son plantas muy resistentes que duran bastante tiempo. Suelen morir despues de florecer pero antes desarrollan plantas nuevas o “hijuelos” a su alrededor.

 

 

Se multiplica por división, separando las nuevas plantas que nacen a su alrededor, no hay que precipitarse, hay que esperar que las plantas estén bien desarrolladas para separarlas de la planta madre. Hay que proceder con cuidado para no romper sus raíces, se colocan en macetas independientes. Las plantas jóvenes son frágiles y delicadas, hay que mantenerlas en un lugar cálido, con la humedad y riego necesario, especialmente durante las primeras semanas de la separación de la planta madre. Las plántulas han de desarrollarse y madurar para estar preparadas para florecer, tardan algunos.

 

 

En sus lugares de origen se suelen encontrar creciendo enganchadas en huecos de arboles y arbustos y entre sus troncos, suelen anclarse en donde encuentran algo de materia orgánica, restos de hojas y de materias vegetales que les sirven de apoyo. Son plantas “epifitas” no necesitan tierra para crecer.

 

 

 

En raras ocasiones se encuentran algunos ejemplares terrestres. Suelen crecer en las selvas tropicales, en zonas sombreadas y húmedas, con temperaturas cálidas. Las plantas comercializadas están plantadas en pequeñas macetas para facilitar su cultivo como plantas de interior. PLANTA DE BAJA DIFICULTAD.

 

Guamania Lingulata de hojas variegatas verdes con una franja central en color crema.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *