Geranio antimosquitos-Pelargonium Citrodorum

 

Pelargonium Citrodorum es una planta herbácea perenne e híbrida, su crecimiento es arbustivo y ramificado, presenta tallos de crecimiento erecto o ligeramente abierto cubierto de hojas. Las plantas suelen medir entre treinta y cincuenta centímetros de altura y de veinticinco a cuarenta y cinco centímetros de anchura.

 

 

 

Sus hojas son gruesas y rugosas, compuestas, de forma casi triangular y de color verde con bordes dentados irregulares. Son muy aromáticas con un intenso aroma a limón o citronela, lo que hace que la planta sea una barrera natural que repele a los mosquitos. Las hojas desprenden sus aceites esenciales cuando se rompen o estrujan

 

img_20160920_183522367

 

Es una planta herbácea ornamental muy apreciada por sus flores y su maravilloso aroma, utilizada también  como planta repelente de mosquitos. Podemos cultivarla directamente en el suelo del jardin o en macetas y jardineras, para decorar terrazas y balcones. Queda perfecta en jardineras sobre muros, o en cestas colgantes debido a su crecimiento redondeado algo postrado. Podemos cultivarlas en interior en lugares bien ventilados y luminosos por cortos periodos de tiempo.

 

 

Florece desde primavera hasta finales de verano mientras se mantienen las temperaturas cálidas. Sus flores son muy decorativas, crecen reunidas en inflorescencias redondeadas en el extremo de sus tallos, tienen cinco pétalos, dos superiores mas grandes y redondeados y tres inferiores ligeramente alargados y mas estrechos, son de color rosa violeta pálido y presentan dibujos lineales difuminados en el centro de sus dos pétalos superiores.

 

 

Es una planta herbácea de crecimiento arbustivo erecto y ligeramente postrado en su perímetro. Prefiere una situación muy luminosa de pleno sol, o sombra parcial durante el verano especialmente en las horas centrales del día, si la cultivamos en climas de temperaturas muy altas. En interior es aconsejable colocar la planta en un lugar ventilado y bien iluminado y sacarla al exterior de vez en cuando.

 

 

No es muy exigente con la tierra de cultivo siempre que disponga de un drenaje excelente, se adapta a distintos tipos de terreno, arenosos, arcillosos o calcáreos, pero prefiere un suelo medianamente enriquecido, suelto y bien drenado. Es recomendable abonar una o dos veces al mes con un abono liquido mineral, completo, disuelto en el agua de riego. Utilizaremos un abono especial para plantas de flor rico en fósforo para incrementar su floración.

 

 

 

Los ejemplares bien establecidos necesitan pocos riegos, pero las plantas jóvenes o recién trasplantadas necesitan riegos regulares, especialmente durante las primeras semanas de su incorporación al jardin o a la terraza. Regaremos las plantas del jardin cada dos o tres días en primavera y verano dependiendo de las temperaturas, las plantas cultivadas en macetas necesitan riegos mas frecuentes pero moderados, dejando secar el sustrato entre riegos. En otoño e invierno distanciaremos los riegos y deberán ser mas ligeros. Evitar mojar las hojas y flores para prevenir daños y ataques de hongos.

 

 

Es conveniente podar las plantas a finales de invierno o principios de primavera, cuando las temperaturas empiecen a subir. Acortaremos los tallos por encima de un par de hojas y dejaremos varios nudos de crecimiento por tallo, para favorecer el crecimiento de nuevos brotes y plantas mas compactas. Retirar las flores secas a medida que se vayan marchitando incrementara la floración. Quitar las hojas secas y cortar los tallos rotos o estropeados mantendrá las plantas en condiciones saludables.

 

 

 

Pelargonium Citrodorum es adecuada para cultivar en climas de temperaturas cálidas, no resiste temperaturas bajo cero ni heladas, si el clima es frió necesita protección invernal. Si las temperaturas invernales de la zona se mantienen sobre los ocho o diez grados, la planta vivirá durante años, aunque puede perder parte de su vegetación para brotar de nuevo en primavera.

 

 

Se reproduce fácilmente por esquejes, en primavera, verano u otoño. Podemos obtener esquejes de la planta eligiendo trozos de tallos que contengan varias yemas de crecimiento, es mejor utilizar el extremo de los tallos o los restos de poda sanos.

 

 

Quitaremos las hojas inferiores de los esquejes y los introduciremos en un sustrato suelto y arenoso, introducir en tierra al menos una tercera parte del esqueje, para que disponga de un numero mayor de yemas en contacto con la tierra por donde enraizar. Colocaremos los esquejes en un lugar parcialmente sombreado con la tierra ligeramente húmeda, en pocas semanas los esquejes habrán desarrollado raíces.

 

 

Las plantas de Pelargonium Citrodorum son plantas bastante resistentes ante las plagas del jardin, su principal enemigo es el riego excesivo que produce pudriciones y ataques de hongos que pueden acabar con los ejemplares. Es imprescindible regar de forma moderada y proporcionar un excelente drenaje a la planta. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *