Lirio de Gloria-Lirio de Fuego-Gloriosa-Gloriosa Rothschisdiana

 

Gloriosa Rothschisdiana es una preciosa planta tuberosa, perteneciente a la familia Colchicaceae, existen muchas variedades de Gloriosa, son originarias de zonas tropicales de África y Asia, aunque actualmente se han adaptado y naturalizado en otras zonas del mundo, con climas cálidos e inviernos de temperaturas moderadas. La variedad Gloriosa Rothschildiana es muy popular como planta ornamental, especialmente por la belleza, originalidad y el tamaño de sus flores. Es una planta trepadora o enredadera que se desarrolla a partir de raíces tuberosas, en sus países de origen y en otras zonas de climas apropiados, las plantas pueden alcanzar algunos metros de altura, en cultivo suelen desarrollarse menos, de sesenta a algo mas de un metro de altura.

Los tallos son cilíndricos de color verde, las hojas son alargadas y puntiagudas de color verde brillante. El extremo de la hoja es estrecho, largo y cilíndrico, se riza, comportándose como un zarcillo, que sirve a la planta para poder sujetarse sobre estructuras o plantas cercanas a ella y poder trepar. Florece en verano, aunque puede florecer en primavera en climas apropiados. Las flores son muy ornamentales y exóticas, son grandes de color rojo-rosado intenso, crecen de forma invertida, tienen cinco pétalos lanceados de extremos puntiagudos, que se doblan hacia arriba. Los pétalos tienen los bordes de color amarillo y son ligeramente ondulados. Las flores presentan estambres largos, de color verde o rosado, con extremos amarillo-anaranjados planos, estrechos y alargados. En el centro de la flor se desarrolla un estilo cilíndrico, prominente y largo, de color verde, que se dobla hacia el exterior y se divide en tres partes.

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, en climas cálidos, agradece una situación parcialmente sombreada en las horas centrales del día y que la base de la planta este sombreada. Suelo medianamente fértil, suelto y bien drenado. En climas de inviernos fríos, se cultiva en macetas como planta de interior, al menos durante el invierno, en primavera cuando las temperaturas suben se pueden colocar en exterior. En climas de temperaturas invernales moderadas o cálidas, se cultivan en exterior durante todo el año, directamente en el suelo del jardin o en macetas. Abonar cada diez o quince días durante la floración, con abono liquido especial para plantas de flor, o con abono de liberación lenta en primavera. En otoño e invierno no abonar (la planta entra en reposo vegetativo). Son perfectas para cubrir celosías, paredes o pilares de hierro o piedra, en macetas necesitan tutores en los que sujetarse. Riegos regulares en primavera y verano, época de máximo crecimiento vegetativo y floración, evitar encharcar el terreno y dejar secar el sustrato ligeramente entre riegos. Disminuir los riegos despues de la floración, a finales de verano o principios de otoño.

 

 

En otoño cuando finaliza la floración, la planta empieza a debilitarse, sus hojas amarillean y se secan. Cuando toda la vegetación se ha secado, se cortan todos los tallos a nivel del suelo, nuevos brotes surgirán desde los tubérculos en primavera cuando las temperaturas empiecen a subir. No le gusta el frió ni las heladas, en otoño, en climas fríos, podemos guardar los tubérculos en un lugar fresco, seco y oscuro. En climas de temperaturas moderadas invernales podemos mantener las plantas durante todo el año en exterior, disminuyendo o anulando los riegos para que los tubérculos no se pudran.

Se multiplica fácilmente por separación o división de tubérculos, en otoño o a principios de primavera, (las plantas adultas desarrollan pequeños tubérculos, que pueden ser separados con cuidado de la planta madre y sembrados en otro emplazamiento, para conseguir nuevos ejemplares). La multiplicación por semillas es posible, pero es mucho mas lenta. Sembrar los tubérculos en primavera cuando haya finalizado el riesgo de helados, colocar los brotes hacia arriba, si no tiene brotes colocar el tubérculo a lo largo. Son plantas resistentes a ataques de insectos y enfermedades, es imprescindible proporcionarles un riego moderado y adecuado, evitando empapar la tierra, el exceso de agua en el terreno de plantación es su principal enemigo, (produce pudrición de tubérculos), disminuir o eliminar los riegos, especialmente en otoño e invierno cuando la planta entra en reposo vegetativo. DIFICULTAD MEDIA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *