Dichondra Cascada Plateada-Dichondra Argentea Silver Falls

 

Dichondra Argentea Silver Falls es una planta perenne perteneciente a la familia Convolvulaceae, es un cultivar. Es una planta rastrera o colgante de poca altura que apenas mide entre cinco y diez centímetros de altura. Las plantas adultas miden alrededor de cincuenta centímetros de diámetro pero pueden llegar a cubrir bastante terreno si se cultivan directamente en el suelo del jardin. Es una planta de crecimiento lento al inicio, que una vez bien enraizada crece rapidamente, sus raíces son frágiles y superficiales. Como planta colgante crea una preciosa cascada plateada a lo que hace referencia su nombre.

 

 

 

Es una planta de abundantes tallos muy delgados, de color verde grisáceo o plateado cubiertos de una fina vellosidad blanquecina, los tallos pueden llegar a medir metros de longitud especialmente si los cultivamos en climas cálidos. Los tallos presentan hojas perennes de forma redondeada en abanico, son de color gris plateado al igual que los tallos, son muy abundantes y pequeñas, de entre un y dos centímetros de largo y de dos a tres centímetros de anchura.

 

 

 

Florece a finales de primavera o principios de verano, sus flores son muy pequeñas y apenas visibles son de color verde claro estrelladas y minúsculas, crecen a lo largo de los tallos en las axilas de las hojas, son estrelladas y tienen cinco diminutos pétalos alargados, están cubiertas por una fina vellosidad plateada al igual que sus tallos.

 

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, esta variedad de hojas plateadas resiste mejor el sol que las plantas de Dichondra de hojas verdes. Es una planta muy decorativa excelente para cultivar en macetas colgantes en interior o exterior y como planta tapizante del suelo. Si la cultivamos en interior necesita un emplazamiento bien iluminado.

 

 

Prefiere un suelo arcilloso pero muy bien drenado, es imprescindible que el agua sobrante del riego fluya perfectamente, si la cultivamos en interior colocaremos una capa drenante bajo la maceta para evitar pudriciones. Si en algún momento se seca por completo las hojas suelen recuperase rapidamente cuando reguemos la planta de nuevo. Es una planta muy decorativa excelente para cultivar en macetas colgantes y como planta tapizante del suelo. En época de crecimiento de mediados de primavera a finales de verano, es recomendable abonar las plantas quincenalmente con un fertilizante liquido rico en nitrógeno y potasio para favorecer un correcto desarrollo. En otoño e invierno no abonar.

 

 

Riegos regulares y moderados en primavera y verano, dejar secar el sustrato ligeramente entre riegos, necesita menos agua que Dichondra Repens de hojas verdes, en invierno regaremos muy poco y solo de vez en cuando para evitar que sus delicadas raíces se pudran. Los ejemplares jóvenes deben regarse mas a menudo. En general es recomendable humedecer el suelo sistemáticamente pero solo un poco evitando empapar el terreno, es recomendable regar al atardecer para evitar quemar su vegetación. Aunque puede resistir la sequía es conveniente mantener las plantas hidratadas con temperaturas muy altas. Cultivada en interior agradece pulverizaciones frecuentes durante el verano con temperaturas altas, en invierno no pulverizar demasiado sus hojas.

 

 

Es recomendable pinzar las plantas cultivadas en macetas colgantes para que ramifiquen, pinzaremos los tallos a la altura del cuarto par de hojas para fomentar el nacimiento de nuevos brotes, si queremos que la planta se ramifique aun mas la pinzaremos regularmente dos veces al mes durante el verano. Si cultivamos las plantas cono planta tapizante en el suelo del jardin no necesitan pinzados para ramificar, ramifican por si mismas, pero si queremos una alfombra plateada mas tupida es recomendable podar de vez en cuando la pradera de Dichondra. Es adecuada para climas de temperaturas cálidas de inviernos moderados aunque puede resistir temperaturas de algunos grados bajo cero de forma puntual, pero es preferible resguardar las plantas del frió intenso. Resiste muy bien las altas temperaturas y la sequía. Si la cultivamos en interior prefiere temperaturas de alrededor de veinte o veintidós grados, siempre superiores a diez grados.

 

 

Se reproduce fácilmente por semillas y por esquejes, también por acodo. Si cultivamos la planta en tierra se multiplica por si misma por medio de pequeñas raíces, que se desarrollan en las axilas de las hojas en los tallos que entran en contacto con la tierra. Para multiplicarla por esquejes, solo deberemos obtener algunos esquejes de tallo de los extremos de la planta preferiblemente en verano, que contengan pequeños nudos de crecimiento y los colocaremos en un sustrato de calidad esponjoso y drenante. Las semillas deben ser estratificadas previamente, manteniéndolas al menos veinticuatro horas en remojo y se siembran a finales de invierno en semilleros o directamente en el suelo del jardin.

 

 

Es una planta de bajo mantenimiento muy resistente a plagas de insectos y a enfermedades, ocasionalmente puede sufrir ataques de insectos como pulgones o moscas blancas que necesitaran ser tratadas con insecticidas específicos aplicados al atardecer en pulverizacion. Excepcionalmente en suelos muy húmedos pueden aparecer gusanos minúsculos «los nematodos» que causan destrozos en los ejemplares de Dichondra, las plantas afectadas deberán ser desechadas. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *