Tradescantia lanosa-Tradescantia Sillamontana

 

La Tradescantia Sillamontana es una planta herbácea perenne originaria de México, crece de forma endémica en áreas secas de Nuevo Leon, en el norte de México. También llamada Tradescantia Lanosa, es una de las variedades de Tradescantia mas decorativas por la originalidad de sus hojas lanosas y la delicadeza de sus flores rosas. Sus tallos son carnosos, ramificados y pueden llegar a medir treinta o cuarenta centímetros de longitud, los brotes jóvenes crecen erectos tornándose colgantes o postrados a medida que crecen.

 

 

Es una planta suculenta y una de las variedades de Tradescantica mas resistentes a periodos de sequía, es una planta xerofítica. Las distintas variedades de Tradescantias son plantas fácilmente reconocibles por la disposición de sus hojas, estas crecen unas sobre otras de forma alterna, unidas a un tallo central sin peciolo, son alargadas y terminadas en punta en forma de quilla de barco.

 

 

 

La Tradescantia Sillamontana en particular tiene las hojas y tallos recubiertos por unos finísimos pelos blancos, esta vellosidad de aspecto lanoso protege a la planta de los rayos del sol y de la perdida de agua de sus hojas y tallos. Son de color verde grisáceo, carnosas, de tres a siete centímetros de longitud

 

 

La Tradescantia Lanosa tiene las hojas mas gruesas que la mayoría de las variedades de Tradescantia a excepción de la Tradescantia Naviculares que tiene las hojas todavía mas gruesas y carnosas que esta variedad. Florece abundantemente en verano con altas temperaturas si la cultivamos en condiciones optimas, las flores de un brillante y delicado color purpura rosado, están compuestas por tres pétalos, surgen en el extremo de los tallos, en las axilas de las hojas.

 

 

 

Es una planta fácil de cultivar al igual que otras variedades de Tradescantia, pero esta variedad resiste mas la sequía ya que sus hojas son mas gruesas, siendo considerada una planta suculenta a diferencia de otras Tradescantias. Prefiere una situación bien iluminada, es preferible proteger las plantas del sol directo durante el verano ya que pueden quemar sus hojas, podemos acostumbrar a la planta poco a poco a situaciones mas soleadas. También podemos cultivarla como planta de interior.

 

 

Podemos cultivarla como planta de interior, sobretodo en climas con inviernos fríos. En climas con inviernos cálidos o moderados queda perfecta cultivada en rocallas o en macetas colgantes. En macetas altas o desniveles queda muy decorativa al poder exhibir sus tallos colgantes.

 

 

Necesita un suelo de plantación rico en turba o mantillo para poder retener la humedad, que contenga una buena proporción de arena gruesa, al menos un tercio del volumen total, para facilitar un buen drenaje. Durante la época de crecimiento, en primavera y verano necesita riegos frecuentes pero con poca cantidad de agua, prefiere mantener el sustrato ligeramente húmedo, pero nunca muy mojado. En otoño e invierno hay que reducir los riegos, manteniendo la planta casi seca para evitar pudriciones.

 

 

Durante el periodo de crecimiento, en primavera y verano, aplicaremos sobre el sustrato de plantación, una o dos veces al mes, algo de abono mineral liquido disuelto en el agua de riego. Es recomendable utilizar dosis inferiores a las recomendadas por el fabricante para evitar exceso de nitrógeno.

 

 

 

Al final de invierno efectuaremos una poda de limpieza, eliminaremos los tallos estropeados y débiles, acortaremos los demasiado largos, podemos utilizar los restos de poda de tallos sanos para obtener esquejes. Así incrementaremos el nacimiento de nuevos brotes y ejemplares mas compactos.

 

 

Son plantas fáciles de cultivar, para mantener los ejemplares en buenas condiciones hay que evitar regar en exceso las plantas, situarlas en lugares poco luminosos, o abonarlas en exceso. La Tradescantia Lanosa necesita un drenaje excelente, para asegurarlo es mejor situar la maceta sobre un cubre macetas con bolas de arcilla o gravas en su fondo para que el agua sobrante del riego no quede en contacto con la base de la maceta. Evitar mojar las hojas cuando la regamos.

 

 

En climas con temperaturas invernales moderadas podemos cultivarla en exterior durante todo el año. En climas con temperaturas invernales inferiores a diez grados es mejor cultivar en exterior durante la primavera y el verano, pero proteger en época de poca actividad vegetativa durante el invierno, colocar las plantas en invernaderos o proteger en el interior de casa.

 

 

Se reproduce fácilmente por esquejes, tomando trozos de tallo de ocho o diez centímetros de largo, es mejor utilizar tierra arenosa, podemos aprovechar los restos de poda, al principio de primavera se suelen podar los tallos demasiado largos. También podemos conseguir nuevos ejemplares por acodo, Los tallos prenden fácilmente, desarrollando raíces, cuando quedan en contacto con la tierra. Por división de la planta durante la primavera, aprovechando el trasplante de la planta. Incluso si colocamos los tallos cortados en agua al cavo de un tiempo desarrollan raíces. Dado su facilidad no es necesario utilizar hormonas de enraizamiento.

 

 

Es una planta fácil de cultivar siempre que respetemos sus necesidades. No suele verse afectada por plagas o enfermedades, su principal enemigo es el exceso de agua y de abono. Hay que mantenerla a salvo de temperaturas extremas. GRADO DE DIFICULTAD BAJO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *