Pothos Glacier-Epipremnum Aureum Glacier

 

Las plantas de Pothos pertenecen a la familia Araceae, son originarias del Sureste de Asia y Nueva Guinea, en su habitad natural crecen trepando sobre los arboles sujetándose a ellos por medio de sus raíces aéreas. Sus tallos pueden llegar a ser muy largos y gruesos convirtiéndose en grandes lianas. Pothos Glacier es una variedad de Pothos de coloración moteada con manchas irregulares de color blanco, desarrolla tallos largos y gruesos con hojas acorazonadas a ambos lados. Es una planta muy fácil de cultivar que necesita muy poco mantenimiento, muy resistente que también purifica el aire del interior del hogar o de la oficina. Su crecimiento es un poco mas lento que otras variedades de Pothos.

 

 

Las hojas son acorazonadas y alargadas de color verde claro o medio que presentan extensos dibujados irregulares de color blanco. Es una planta muy popular como planta de interior adecuada para colocar en cualquier estancia de la casa o de la oficina, podemos cultivarla en macetas colgantes, como trepadora proporcionándole un soporte para que crezca erecta o también como cubre suelos o tapizante. Se pueden cultivar en exterior en el jardin en climas de temperaturas tropicales o sudtropicales, con temperaturas templadas o cálidas invernales, en climas de inviernos fríos se cultivan como plantas de interior.

 

 

 

Las plantas de Pothos Glacier admiten diferentes intensidades de luminosidad, se adaptan a lugares muy luminosos, de luminosidad media y de poco luminosidad, en situaciones de menos luz pueden disminuir los dibujos blancos de sus hojas, es una de las plantas de interior mas tolerante a condiciones de poca luz. Es aconsejable colocar en interior los ejemplares evitando el sol directo a través del cristal para evitar quemaduras en sus hojas.

 

 

Necesita un suelo suelto rico en turba y nutrientes bien drenado. Trasplantar en primavera con un nuevo sustrato cuando la planta haya crecido mucho, para asegurarnos que los agujeros de drenaje no se obstruyan colocaremos una capa de pequeños áridos en la base de la maceta. Añadir un poco de abono especial para plantas verdes en primavera cada dos o tres semanas mezclado con el agua de riego para fomentar su crecimiento.

 

 

Las plantas de Pothos no necesitan demasiada agua, especialmente las plantas adultas, suele ser suficiente un riego semanal, es imprescindible no regar demasiado las plantas son muy propensas a pudriciones. Las planta jóvenes cultivadas en pequeñas macetas o las plantas recién trasplantadas prefieren un suelo ligeramente húmedo pero no empapado. Como plantas de origen tropical les gusta la humedad ambiental, es conveniente situar la maceta sobre un plato o cubre macetas con bolas de arcilla o grava volcanica, para que sirva de aislante entre el resto del agua de riego y la base de la maceta, este agua al evaporarse proporcionara humedad alrededor de la planta. Sin embargo las plantas adultas bien enraizadas pueden resistir periodos cortos de sequía y baja humedad ambiental.

 

 

Es recomendable podar los tallos demasiado largos para fomentar el nacimiento de nuevos brotes y conseguir plantas mas compactas y retirar los tallos y hojas secas y estropeadas, podar en primavera cuando la planta esta en pleno desarrollo por encima de una hoja. De vez en cuando retirar las hojas secas o dañadas para mantener su aspecto saludable.

 

 

No le gusta el frió es recomendable cultivar como planta de interior en climas con temperaturas bajas invernales. Necesita temperaturas cálidas, sufre mucho con el frío. En primavera podemos situar la planta en exterior, siempre que tenga una situación de sombra luminosa y lejos de las corrientes de aire. Al principio de otoño hay que resguardar en interior. Con temperaturas bajas podría morir.

 

 

Se reproduce fácilmente por esquejes podemos aprovechar los restos de poda de tallos sanos para obtener esquejes, en primavera o principios de verano es el momento ideal, tomar esquejes que tengan varias raíces aéreas o varios nudos, retirar las hojas de la parte inferior de los tallos y conservar las hojas de los extremos. Podemos colocarlos previamente en agua hasta que tengan raíces, y despues trasplantarlos en sustrato, regar más a menudo al principio. También podemos enterrar los esquejes directamente en sustrato y mantenerlos húmedos. Los esquejes enraízan fácilmente incluso si los colocamos en agua en un jarrón donde podemos conservarlos durante mucho tiempo.

 

 

Las plantas de Pothos Glacier son plantas muy resistentes a ataques de insectos y enfermedades, uno de sus principales enemigos es el exceso de riego y mal drenaje del sustrato que pueden ocasionar pudriciones, el sol directo y el frió pueden ocasionar graves desperfectos. Ocasionalmente pueden sufrir ataques de orugas o cochinillas trataremos las plantas con insecticidas específicos en pulverizacion para acabar con las plagas. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *