Dracena-Dracaena Deremensis Warneckei

 

Dracaena Deremensis Warneckei es una planta de interior perteneciente al genero Dracaena, a ese grupo de plantas también se las conoce con el nombre de «Dracena» la palabra proviene del griego y significa «hembra de dragón». Hay muchas especies nativas de Centroamérica, Sur de Asia y África. Dracaena Deremensis tiene hojas verdes o con rayas blancas. La variedad «Warneckei»se origino en Madagascar y se adapta a climas tropicales, es muy populara como planta de interior.

 

 

Presenta hojas alargadas con rayas centrales de color verde oscuro y franjas laterales de color verde lima. La planta crece de forma erecta, sus hojas se desarrollan reunidas formando rosetas en el extremo de tallos cilíndricos gruesos, con la edad los troncos van engrosando. Las hojas surgen plegadas en forma de embudo erecto, la hoja se despliega y se curva hacia el exterior de la roseta.

 

img_20160928_175624089

 

Es una planta tropical y una excelente planta de interior, considerada una planta purificadora del aire ( elimina el benzeno del aire ). Prefiere una situación luminosa pero protegida de los rayos directos del sol, aunque puede adaptarse a algunas horas de sol y a emplazamientos umbríos. El sol directo en las horas centrales del día puede quemar las hojas, y el exceso de oscuridad provocara hojas mas pequeñas. Utilizaremos una tierra especial para plantas de interior que contenga turba, necesita un excelente drenaje. En primavera e inicios de verano es aconsejable proporcionar un poco de abono liquido especial para plantas verdes una vez cada tres o cuatro semanas, en invierno no abonar. Es recomendable regar con moderacion manteniendo la tierra ligeramente húmeda pero no encharcada. Retirar el agua sobrante del riego no soporta agua acumulada a sus pies. Riegos frecuentes con temperaturas altas, ir disminuyendo la frecuencia de riegos en otoño e invierno.

 

 

Mantener las plantas a temperaturas entre dieciséis y veintiséis grados. Solo es recomendable para su cultivo en exterior en climas cálidos o tropicales, no le gusta el frió, aunque puede resistir temperaturas inferiores a dieciséis grados por un corto periodo de tiempo. Se reproduce por esquejes terminales, estos arraigan con facilidad. Es una planta muy resistente como planta de interior, el exceso de sales en el sustrato puede hacer que sus hojas se vuelvan marrones. Necesita humedad ambiental, es recomendable pulverizar las hojas en interior especialmente con calefacción, así evitaremos que las puntas de sus hojas se sequen. Es muy importante mantener las temperaturas por encima de diez grados. DIFICULTAD MEDIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *