Silene Pendula

 

Silene Péndula es una planta anual o de temporada, originaria de países del sur de Europa, de zonas costeras del Mediterráneo. Es una planta herbácea muy ramificada, de crecimiento erecto y redondeado, de quince a veinticinco centímetros de altura. Sus tallos son muy finos y presentan una fina vellosidad.

 

 

 

Sus hojas son pequeñas opuestas, de color verde oscuro largas y ovaladas, suelen ser vellosas. Es adecuada para rocallas, borduras y macetas, tanto en solitario como combinadas con otras plantas, creando composiciones primaverales. Queda perfecta sembrada a los pies de arboles no excesivamente frondosos que dejen pasar los rayos de sol.

 

 

 

Florece en primavera y principios de verano, las flores estrelladas, aparecen en el extremo de sus tallos, en pequeños grupos, son de color rosa brillante, aunque hay variedades en otros colores como el blanco, pero son menos frecuentes. Las flores son pequeñas tienen cinco pétalos de extremos redondeados, y centros blancos, son muy bonitas y alegres. Sus semillas son muy pequeñas de color marrón oscuro.

 

 

 

 

Necesitan una situación soleada o parcialmente soleada para florecer abundantemente, en un lugar umbrío su floración sera pobre o inexistente. Prefiere un sustrato rico en nutrientes, suelto y bien drenado que facilite el drenaje. Añadiremos abono mineral especial para plantas de flor, rico en fósforo para incrementar la floración.

 

 

 

Riegos moderados y livianos manteniendo ligeramente húmedo el sustrato, mas frecuentes en plantas cultivadas en macetas y en las sembradas a pleno sol. Incrementaremos la frecuencia de los riegos a medida que suben las temperaturas. Las plantas cultivadas en situaciones de sol parcial aguantan mas la humedad. Es recomendable podar los tallos que han terminado de florecer para promover nuevos brotes florales.

 

 

230

 

No resiste temperaturas por debajo de diez o quince grados. Es mejor plantar los nuevos ejemplares en primavera cuando las temperaturas se estabilicen. Es una planta anual, solo vive una temporada, por lo que cada año deberemos plantar nuevos ejemplares.

 

 

 

Se reproducen fácilmente por semillas, en ocasiones los ejemplares cultivados en jardin se reproducen por si mismos, las diminutas semillas caen en el suelo y cuando encuentran condiciones favorables germinan cerca del lugar donde se cultivaron sus predecesoras. Sembrar las semillas a finales de febrero o principios de septiembre.

 

 

 

No suele verse afectada por plagas o enfermedades, sus principales enemigos son el exceso de riego y acumulación de agua en el sustrato, que puede provocar pudrición de raíces, es necesario asegurar un buen drenaje. DIFICULTAD BAJA.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *