Delosperma Congestum

 

Delosperma Congestrum es una planta suculenta originaria de zonas elevadas del sur de África donde se desarrolla de forma natural en zonas secas, vive en suelos pobres y arenosos o rocosos. Forma matas compactas de poca altura de entre cinco y siete centímetros de altura y alrededor de treinta a cuarenta centímetros de anchura que cubren el terreno.

 

 

 

Sus hojas son carnosas y gruesas, perennes y alargadas, opuestas, crecen muy apretadas con poco espacio entre ellas, son de color verde oscuro y cambian a color marrón con la bajada de temperaturas durante el invierno, de forma triangular presentando tres aristas longitudinales, terminan en punta. Es una planta adecuada para rocallas, borduras o como cubre suelos en zonas áridas donde es difícil el riego.

 

 

Florece desde mediados de primavera hasta inicios de otoño, sus flores se parecen a margaritas de color amarillo brillante que llegan a cubrir casi por completo sus hojas. Las flores tienen muchos pétalos estrechos y largos de color amarillo, naranja, blanco, rosa, violeta o rojo, se cierran al atardecer o en días nublados para abrirse de nuevo con los rayos del sol.

 

 

 

Necesita una situación soleada o parcialmente soleada para crecer y florecer adecuadamente, con mayor exposición a los rayos del sol la floración es mas abundante llegando a cubrir la planta por completo. En posiciones mas sombreadas la planta tiene menos flores. Si el clima es muy caluroso con temperaturas altas, agradece algo de sombra en las horas centrales del día y primeras de la tarde.

 

 

 

Se adapta a todo tipo de suelos, incluso a suelos pobres en materia orgánica. Es esencial que disponga de un excelente drenaje puesto que son muy propensas a pudriciones en condiciones de retención de agua en el sustrato. Las plantas no necesitan mucha profundidad, por lo que son adecuadas para lugares pedregosos. No necesitan abono.

 

 

 

Riego distanciado y ligero dejando secar el sustrato entre riegos, en verano y en época de sequías incrementar los riegos. Es muy importante que el sustrato drene correctamente, especialmente en ejemplares sembrados en maceta no es recomendable colocar platos en la base de la maceta. En invierno y en temporada de lluvias hay que tener especial cuidado con el exceso de humedad en el sustrato.

 

 

Es conveniente retirar las flores secas para mantener la planta en buenas condiciones y favorecer nuevas floraciones. Quitar las flores cuando estén totalmente secas para no ocasionar heridas en la planta y evitar ataques de hongos que podrían penetrar por ellas. Eliminar los tallos viejos y estropeados para mantener las plantas sanas.

 

 

 

Puede resistir temperaturas bajas incluso heladas esporádicas, si dispone de un buen drenaje y una adecuada ubicación, evitando el exceso de humedad. En climas húmedos es recomendable proteger las plantas con lluvias intensas para evitar ataques fungicos y pudriciones.

 

 

 

Se reproduce fácilmente por esquejes, al inicio de verano colocar los esquejes en un sustrato arenoso a semisombra hasta que desarrollen raíces. También podemos conseguir nuevos ejemplares por división de la planta madre, separar un trozo de la planta que contenga hojas y raíces, sembrar en un sustrato drenante y colocar en un emplazamiento protegido.

 

 

 

Es una planta adecuada para jardines sostenibles de poco mantenimiento, admite suelo pobre y arenoso. Perfecta para laderas rocosas o desniveles de difícil acceso. Un excelente drenaje es imprescindible para prevenir pudriciones y mantener la planta en buenas condiciones. No suele tener problemas con las plagas frecuentes del jardin o la terraza. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *