Ciprés de los Pantanos-Taxodium Distichum bonsai

 

El Ciprés de los pantanos o Taxodium Distichum es un árbol de hoja caduca o parcialmente caduca, es originario de una amplia zona que comprende el Sureste de Estados Unidos hasta Guatemala. Es un árbol de crecimiento cónico, como árbol puede llegar a alcanzar grandes dimensiones con alturas de veinte a cuarenta metros. Es una planta muy utilizada como bonsái.

 

 

En la naturaleza crece en aguas estancadas y pantanosas y cerca de ríos, aunque también puede desarrollarse bien en suelos mas secos. Cuando crece en aguas estancadas desarrolla gruesas raíces sobre el agua que resultan muy originales. Es una planta muy ramificada con ramas de crecimiento casi horizontal sobre el tronco erecto de color marrón claro, estas ramas se ramifican a su vez en ramas mas delgadas. La corteza del tronco adquiere con la edad una textura rugosa y fisurada.

 

 

Desarrolla dos tipos de brotes unos solo tienen hojas y son caducos y otros tienen hojas y yemas, en estos perduran las yemas durante el invierno. Sus hojas son pequeñas de unos dos centímetros, son alargadas en forma de lanza de color verde pálido, nacen en dos filas opuestas a ambos lados de los tallos. Los conos o piñas femeninas se pueden encontrar de forma aislada lo largo de todo el árbol, las masculinas se desarrollan agrupadas.

 

 

En otoño con la bajada de las temperaturas, las hojas adquieren bellas tonalidades amarillas y ocres. Los brotes y hojas vuelven a aparecer en primavera cuando las temperaturas empiezan a subir. Las hojas pueden permanecer en el árbol por mas tiempo durante el otoño si las temperaturas son menos frías.

 

 

Cultivado como bonsái, el Ciprés de los Pantanos necesita en emplazamiento soleado para crecer y desarrollarse correctamente, efectuaremos riegos frecuentes manteniendo el sustrato húmedo. Es mejor evitar que el agua se acumule en el plato para evitar ataques fungicos y pudriciones, ( aunque algunos ejemplares adultos soporten su cultivo en aguas estancadas). Prefieren un sustrato rico en nutrientes que retenga la humedad con un buen drenaje. Trasplantaremos cada dos años en primavera cuando empieza a brotar, incorporando nuevo sustrato.

 

 

Aunque suele cultivarse en su forma natural, también admite se cultivo en estilo inclinado o en grupos en la creación de pequeños bosques. Crecen rapidamente por lo que necesitan aportes de abono de forma regular, sobretodo durante la primavera y verano en época de mayor crecimiento. Podemos utilizar un abono liquido especial para bonsáis disuelto en el agua de riego, lo incorporaremos una o dos veces al mes.

 

Copa muy ramificada.

 

El Taxodium Distchum resiste temperaturas bajas, pero cultivado como bonsái agradece cierta protección invernal, al estar cultivado en pequeñas macetas es mas fácil que sus raíces se hielen. Efectuaremos la poda al final de febrero o inicios de marzo para potenciar una mayor ramificación y el crecimiento de nuevos brotes. Es adecuado pinzar el extremo de los tallos regularmente para mantener los ejemplares compactos. Si necesitamos alambrar lo haremos con sumo cuidado para no dañarlo, revisando las sujeciones a menudo debido a su rápido crecimiento. No suele ser atacado por plagas o enfermedades, es una planta muy resistente. El Ciprés de los Pantanos se suele reproducir por acodo y por estacas. DIFICULTAD MEDIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *