Salvia Gregii 2

 

Salvia Gregii es una planta herbácea perenne, perteneciente a la familia Lamiaceae, es originaria del sur de Texas y norte de México. Es una planta muy ramificada que mide entre treinta o cuarenta centímetros de altura, pudiendo llegar a superar un metro, si se deja crecer libremente, y entre treinta y cincuenta centímetros de diámetro. El tamaño varia de unos cultivares a otros y también depende de las podas que efectuemos a los ejemplares cultivados.

 

 

 

Los tallos son delgados y largos, de color verde de jóvenes y algo leñosos con la edad. Las hojas son pequeñas, alargadas y ovaladas, de color verde brillante, y aromáticas, se desarrollan de forma opuesta sobre los tallos. Las hojas generalmente son perennes en climas de inviernos de temperaturas moderadas, en climas fríos, caducas pero brotan de nuevo en primavera si el invierno no es excesivamente frió, (puede resistir algunos grados bajo cero).

 

 

 

Florece de primavera a otoño, dependiendo del cultivar, generalmente florece mas intensamente en primavera y a finales de verano o principios de otoño. Las flores son pequeñas y labiadas, tubulares, pueden ser blancas, rojas o rosas en distintos tonos, también hay variedades con flores de color purpura. Las flores tienen dos labios, el labio inferior es mayor y plano y el superior pequeño en forma de casco. Las flores crecen en varas florales erectas o ligeramente abiertas que se desarrollan en el extremo de los tallos. Las flores fecundadas dan lugar a pequeños frutos en forma de capsula.

 

 

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, pero se desarrolla y florece mejor a pleno sol, no soporta la sombra intensa. Suelo medianamente fértil, suelto y bien drenado, puede adaptarse a suelos pobres, no necesita demasiado abono ( le puede ser perjudicial). Es adecuada para cultivar en macetas grandes y directamente en el suelo del jardin, en grupos, en solitario, o combinadas con otras plantas de condiciones de cultivo similares, son perfectas para rocallas, borduras o macizos de flores.

 

 

 

Riegos regulares en ejemplares jóvenes y recién trasplantados, menos frecuentes en plantas adultas y bien enraizadas. Pueden resistir periodos de sequía una vez establecidas, especialmente si las cultivamos directamente en el suelo del jardin, las plantas cultivadas en macetas necesitan riegos mas frecuentes. Evitar encharcar el terreno, son plantas muy sensibles al exceso de humedad en el sustrato, es recomendable dejar secar un poco la tierra antes de volver a regar. Es adecuada para jardines secos, pero necesita riegos regulares hasta que arraigue correctamente.

 

 

 

Podar a finales de invierno o principios de primavera, eliminando tallos secos y mal orientados, y acortando los tallos demasiado largos, así favoreceremos el nacimiento de nuevos brotes y conseguiremos plantas mas compactas y una mayor floración. Eliminaremos los tallos florales secos y recortaremos un poco el extremo de los tallos, cuando la floración primaveral haya finalizado, de este modo favoreceremos nuevas floraciones y mantendremos las plantas compactas. Los ejemplares que no se podan de vez en cuando, tienden a extenderse mucho en altura y son poco compactos y menos atractivos.

 

 

 

Las plantas de Salvia Gregii prefieren ser cultivadas en climas de temperaturas invernales moderadas, donde se comportan como perennes, pueden resistir algunos grados bajo cero, pero su vegetación morirá en invierno para brotar de nuevo en primavera. Crecen mejor en climas de temperaturas positivas invernales o en climas tipo mediterráneo. Si las temperaturas estivales son excesivamente elevadas, superiores a cuarenta grados, la planta también puede sufrir.

 

 

 

La gran mayoría de plantas de Salvia Gregii se reproducen mejor por esquejes que por semillas, algunas variedades son plantas híbridas, con semillas estériles o que en caso de que germinen, es probable que las plántulas resultantes no sean idénticas a la planta de la que proceden, sin embargo estas variedades pueden multiplicarse fácilmente por esquejes, acodo o división de mata en ejemplares grandes. Podemos aprovechar los resto de poda sanos para obtener esquejes, es aconsejable introducir en la tierra al menos una tercera parte del esqueje, que contenga varias yemas de crecimiento.

 

 

 

Las plantas de Salvia Gregii son plantas muy fáciles de cultivar y de muy poco mantenimiento. Son plantas resistentes a ataques de insectos y enfermedades, ocasionalmente pueden aparecer arañas rojas o pulgones, que deberemos tratar con insecticidas específicos. Sus principales enemigos son el exceso de riego, drenaje inadecuado y temperaturas extremas frías o cálidas. Su gran ventaja es su longevidad, en condiciones apropiadas de cultivo mantendrá los ejemplares durante muchos años. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *