Polyscias Fruticosa Elegans

 

Polyscia es una planta perenne, originaria de zonas tropicales y subtropicales del océano Indico y  Pacifico, son plantas muy abundantes en Nueva Guinea. Polysia Fruticosa Elegans en concreto es originaria de Polynesia. Existen muchas variedades de plantas, son arbustos o arboles con hojas en distintos tamaños, formas y tonalidades de verde. Las Polyscias pertenecen a la familia de las Araliáceas, por lo que en ocasiones son conocidas comúnmente como Aralias. Lejos de sus países de origen se cultivan frecuentemente como plantas de interior.

 

 

Son plantas de crecimiento lento, los ejemplares cultivados en interior pueden miden entre cuarenta y sesenta centímetros de ancho y de cincuenta a mas de un metro de altura, en la naturaleza pueden convertirse en arbustos grandes de entre metro y medio y dos metros de altura. Su tronco es grueso y robusto de color gris, de el surgen tallos mas delgados de crecimiento erecto, casi vertical, en los que se desarrollan las hojas.

 

 

Las hojas de la Polyscia Fruticosa Elegans son compuestas, bipinnadas o tripinnadas, están divididas en lóbulos de bordes irregulares, son de color verde brillante, están unidas a los tallos por medio de peciolos de entre seis a doce centímetros de longitud. Las hojas de Polyscia Fruticosa Elegans se parecen a las hojas de Perejil.

 

Polyscias Fruticosa Snowflake tiene hojas muy similares pero con bordes de color crema muy decorativos.

 

Podemos cultivarlas en exterior, en una situación sombreada y protegida si el clima es cálido con inviernos suaves. Polyscias se adapta bien como planta de interior, cultivada en macetas en un emplazamiento luminoso pero protegido del sol. Hay que tener cuidado con el sol directo tanto en exterior como en interior, evitar que la planta reciba el sol a través de las ventanas, puede ocasionar quemaduras en sus hojas. Las plantas cultivadas en interior no florecen, en sus países de origen de temperaturas cálidas y condiciones adecuadas de luz y humedad, si florecen aunque sus flores son poco decorativas, pequeñas y  de color blanco.

 

 

Utilizar para su cultivo, un sustrato suelto y esponjoso que contenga turba y nutrientes y que drene perfectamente. Si colocamos platos o cubre macetas, es aconsejable colocar bolas de arcilla o pequeños áridos en ellos, para evitar que el agua sobrante del riego quede en contacto con la base de la maceta, la retención de agua en los platos o macetas decorativas es una de los principales motivos de los deterioros en las plantas de interior. Aportar un poco de abono liquido especial para plantas verdes, desde mediados de primavera a principios de otoño, una o dos veces al mes diluido con el agua de riego.

 

 

Regar moderadamente, prefiere que el sustrato permanezca ligeramente húmedo pero no empapado. Es aconsejable dejar secar un poco el sustrato antes de volver a regar, el exceso de riego y mal drenaje de la planta ocasiona ataques de hongos y pudriciones. Es aconsejable colocar la planta en un lugar con buena circulación de aire y regar ligeramente de forma regular. No resiste la sequía ni la salinidad del agua.

 

 

Necesita humedad ambiental al tratarse de una planta de origen tropical. Si hace mucho calor es aconsejable vaporizar ligeramente el follaje y colocar recipientes con agua cerca de la planta. Podemos colocar platos o cubre macetas con bolas de arcilla húmedas a sus pies, cuando el agua se evapore incrementara la humedad ambiental. Agrupar las plantas de interior propicia un micro clima adecuado para su cultivo.

 

 

A finales de invierno o principios de primavera agradece una poda de limpieza, retiraremos las hojas secas y estropeadas y recortaremos un poco el extremo de sus tallos. De este modo mantendremos la planta en buenas condiciones y promoveremos el crecimiento de nuevos brotes y plantas mas compactas. En septiembre podemos recortar el extremo de los tallos que hayan crecido demasiado.

 

 

Necesita un ambiente cálido para desarrollarse correctamente. En climas con temperaturas moderadas de mas de diez grados invernales, podemos cultivarla durante todo el año en exterior. En climas fríos cultivaremos la Polyscia como planta de interior, o la plantaremos en macetas para poder colocarla en exterior solo en primavera y verano, y protegerla fácilmente en interior en otoño e invierno con temperaturas bajas.

 

 

Se reproduce por esquejes, podemos aprovechar los restos de poda de primavera o de otoño. Obtener esquejes de diez a quince centímetros de largo, retirar las hojas inferiores e introducir en tierra al menos un tercio del tallo, procurar que contenga varios nudos de crecimiento ( pequeños abultamientos en los que se desarrollaban las hojas), podemos utilizar hormonas de enraizamiento. Colocar los esquejes en pequeñas macetas con un sustrato suelto y rico en turba, mantener las macetas en un lugar sombreado con la tierra ligeramente húmeda.

 

 

Es una planta resistente en buenas condiciones de luz, riego y temperaturas. El sol directo puede ocasionar quemaduras, el exceso de riego hongos y pudriciones y las temperaturas frías pueden ocasionar su muerte. La falta de humedad ambiental puede ocasionar ataques de ácaros, especialmente de la araña roja. Incrementaremos la humedad y trataremos las plantas con un acaricida cuando sea necesario. DIFICULTAD MEDIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *