Alcaparra-Alcaparrera-Alcaparro-Capparis Spinosa,

 

Caparis Spinosa conocida como Alcaparra es un arbusto perteneciente a la familia Capparaceae, es originaria de la región Mediterránea, Asia y África, actualmente se encuentra en algunas zonas de Sudamérica y Australia. Es un planta parcialmente leñosa que suele medir entre treinta y cincuenta centímetros de altura, de crecimiento erecto al principio pero tiene tendencia a desarrollarse de forma postrada o colgante y amplia cubriendo el terreno.

 

dscn4637

 

Es una planta muy ramificada con ramas y tallos largos espinosos, las espinas son pequeñas pero afiladas de hasta un centímetro de longitud. Sus hojas son verdes y redondeadas, gruesas y crecen de forma alterna sobre los tallos unidas a ellos por medio de peciolos cortos.

 

 

Sus flores son blancas o de color rosado con cuatro pétalos y estambres de color purpura o blanco, se desarrollan en solitario en el extremo de pedúnculos o pequeños tallos delgados y largos que crecen en las axilas de las hojas. La planta esta en plena floración en verano o en otoño según clima de cultivo. Los capullos florales de color verde, «alcaparras», se recogen antes de que abra la flor y se consumen encurtidos en una mezcla de vinagre y sal, son pequeños y de color verde. Sus frutos llamados «alcaparrones» son de color verde de mayor tamaño y alargados, también se consumen encurtidos. Las alcaparras son frecuentes en la preparación de distintos platos como pizzas, pastas y ensaladas.

 

Las Alcaparras se obtienen de los capullos de las flores.

 

Capullos y flores de Capparis Spinosa.

 

Frutos de Capparis Spinosa o Alcaparrones.

 

Necesita una situación soleada para desarrollarse y florecer correctamente. Suelo seco y árido, crece en laderas de montañas soleadas y rocosas, admite terrenos salinos. En ocasiones se desarrolla entre las grietas de margenes de piedra y sobre paredes de rocas. Es ideal para cultivar en una rocalla, preparar el terreno con rocas de distinto tamaño y arena. No necesita abono, crece bien en terrenos pobres, pero si queremos conseguir una mayor producción de alcaparras podemos aplicar abono orgánico, estiércol o humus a finales de invierno o principios de primavera.

 

 

No necesita mucho riego, es adecuada para terrenos secos, necesita ser cultivada en lugares en que el drenaje este asegurado, riegos regulares en plantas jóvenes, a medida que se establezcan las plantas en el terreno efectuaremos riegos semanales o quincenales en verano. Para su correcto desarrollo es imprescindible un clima cálido, con temperaturas altas. Los capullos florales para la preparación de Alcaparras se recogen en primavera, cuando los capullos de las flores son pequeños antes de que ocurra la floración, hay que tener especial cuidado con las espinas de sus tallos.

 

 

dscn4638

 

Es recomendable cortar las plantas a diez o quince centímetros de su base durante los primeros años de cultivo para conseguir una mayor ramificación, plantas mas tupidas y mas cantidad de capullos florales. Para rejuvenecer los ejemplares en años posteriores, es recomendable cortar las plantas casi hasta el nivel del suelo. La Alcaparra es adecuada para climas invernales de temperaturas suaves, puede resistir un par de grados bajo cero, pero si la temperatura es inferior necesita protección.

 

 

Se multiplica por semillas, en su habitad natural los frutos maduros dejan caer las semillas que son diseminadas por el viento, al depositarse en un lugar idóneo, generalmente entre rocas, germinan y las plantas empiezan a desarrollarse. También podemos reproducirla por esquejes o por trozos de raíz en invierno. Son plantas muy resistentes a plagas y enfermedades en buenas condiciones de cultivo, el exceso de agua o mal drenaje del sustrato pueden ser ser su mayor enemigo provocando ataques de hongos y pudriciones. El frió intenso y las heladas son otro de sus enemigos. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *