Haya Purpúrea-Fagus Sylvatica Purpurea

 

Fagus Sylvatica Purpurea o Haya Purpúrea, es un árbol de hoja caduca de gran tamaño y crecimiento lento y redondeado, es originario del Centro de Europa y el Cáucaso. Los ejemplares adultos pueden llegar a treinta metros de altura y veinte de diámetro. Algunos ejemplares alcanzan los cuarenta metros de altura. Es un árbol muy apreciado por el colorido de su vegetación que puede variar de distintos tonos de color rojizo y verde en primavera, a distintos tonos de color verde oscuro y purpura oscuro en verano y anaranjado o cobrizo en otoño. Fagus Sylvatica Purpurea también es utilizado para bonsais.

 

 

 

Es un árbol muy decorativo, el maravillosos colorido de sus hojas crea preciosos contrastes en el paisaje. Son arboles muy grandes de copa amplia, con troncos muy ramificados con corteza de color gris plateado y lisa en ejemplares jóvenes que con los años se vuelve rugosa. Las ramas son de color marrón grisáceo, son elásticas y postradas, se inclinan hacia el perímetro del árbol en forma casi horizontal y paralela. Su raíz principal es gruesa, las raíces secundarias poco ramificadas y superficiales.

 

 

 

Es un árbol muy decorativo con hojas de color púrpura en verano. Sus hojas son ovaladas con nerviaciones visibles y bordes irregulares, pueden ser de color verde o purpura, la coloración cambia con la luz del sol. Las hojas mas expuestas a la luz directa del sol adquieren tonos purpuras mas oscuros, mientras que las hojas interiores son de color verde al recibir menos sol directo, parece estar debido a una mayor de concentración de clorofila en las hojas que crecen a la sombra para fomentar la fotosíntesis. El colorido de las hojas cambia en otoño presentando frecuentemente una coloración anaranjada cobriza.

 

 

Es un árbol de hoja caduca, pero frecuentemente parte de su vegetación cobriza permanece en el árbol durante el invierno, llegando a permanecer en él junto a los nuevos brotes de color rojo oscuro de primavera. Los arboles cultivados a pleno sol muestran un maravilloso tono purpura oscuro. Las hojas presentan margenes ligeramente dentados y maravillosos tonos verde purpúreos en verano. En otoño su colorido anaranjado cobrizo es muy llamativo.

 

 

Sus hojas adquieren una maravillosa coloración anaranjada cobriza en otoño.

 

 

Florece en primavera, alrededor del mes de mayo. Los capullos de las flores son de color marrón claro, alargados y estrechos, puntiagudos, aparecen al mismo tiempo que los brotes de las hojas, las flores son pequeñas y discretas de color rojizo. Tiene flores masculinas y femeninas que se fecundan entre si por la acción del viento. Los arboles jóvenes dan frutos infértiles.

 

 

 

Las flores se transforman en pequeñas capsulas a finales de verano y otoño. Las capsulas son ovales de color castaño o marrón y están cubiertas de espinas, cuando están maduras se abren, en su interior están los «hayucos» que son los frutos de las «hayas» ligeramente tóxicos de forma puntiaguda, algunos animales como ardillas y ciervos se alimentan se ellos.

 

 

Podemos cultivarlo a pleno sol pero admite situaciones de media sombra y de sombra. Se adapta a distintos tipos de suelo a condición de que estén bien drenados. Es adecuado para cultivar como ejemplar en solitario, en grupos o formando alineaciones. Se utiliza para hacer bonsais. En situaciones soleadas su precioso color purpura se acentúa.

 

 

Se adapta a distintos tipos de suelo siempre que dispongan de un buen drenaje, sus raíces son muy sensibles a la condensación de agua en el suelo por lo que prefieren un terreno suelto, rico en humus, ligero o medio. Admite suelos arcillosos si contiene arena para hacerlos mas drenantes y sueltos, el terreno puede ser ligeramente ácido o alcalino. Es adecuado para parques y jardines públicos o probados amplios. Agradece un ambiente húmedo y agua, es sensible a la sequía del verano.

 

 

Las plantas de Haya Purpurea cultivadas en macetas pueden trasplantarse en cualquier época del año. Preparar el terreno antes de la plantación, limpiar la zona deseada de hierbas y restos de plantas en un perímetro de al menos un metro. Cavar un hoyo del doble del tamaño del cepellón de raíces de anchura y de profundidad, se recomienda cavar un hoyo cuadrado para ayudar a las raíces a que crezcan rectas. Despliegue suavemente las raíces del cepellón cuando coloque el nuevo árbol en el hueco.

 

 

Para rellenar el hueco de plantación utilizaremos la mitad de tierra extraída del suelo mezclada con un sustrato de calidad a partes iguales, compactaremos la tierra con cuidado. Sembrar al mismo nivel que tenia el árbol en la maceta de cultivo no cubrir el tronco con mas tierra, colocaremos una buena capa de tierra bajo el cepellón para colocar el arbol al mismo nivel. Es aconsejable colocar un tutor o estaca de madera para sujetar el árbol antes de incorporar la tierra para no dañar las raíces.

 

 

Es importante mantener el árbol bien hidratado durante los primeros meses de plantación. Si lo plantamos en un clima seco, o en primavera o verano con temperaturas altas, es necesario regar de forma regular, especialmente los arboles jóvenes. Si plantamos el árbol en otoño puede necesitar menos riegos ya que las temperaturas son mas suaves y se conserva mas la humedad del suelo. Las Hayas en general tiene las raíces poco profundas por lo que es recomendable aplicar algún material orgánico, como mantillo o corteza de pino, para mantener la humedad del sustrato de plantación. Las raíces son muy sensibles al exceso de agua, pero en arboles jóvenes y recién trasplantados hasta que se establezcan sobre el terreno, son necesarios riegos frecuentes para evitar que sus raíces se sequen.

 

 

Es aconsejable mantener el perímetro del árbol libre de hierbas, especialmente durante los primeros años siguientes a su plantación, para que estas no compitan con él utilizando los nutrientes de la tierra. Un buen «mulching» o acolchado a base de corteza de pino o mantillo contribuirá a mantener las malas hierbas alejadas de la zona. Si lo cultivamos en lugares frecuentados por animales como conejos o ciervos es aconsejable proteger la base del árbol para evitar que lo dañen.

 

 

Fagus Sylvatica Purpurea es un árbol que no necesita mucha poda, aunque la resiste bien. Podemos retirar las ramas y tallos estropeados o enfermos en primavera verano u otoño, cuando el árbol tiene vegetación o acaba de perderla. Pode el árbol manteniendo una forma proporcional y armoniosa. Puede utilizarse para crear setos de bajo mantenimiento que una vez formados necesitaran pocas podas.

 

 

Es un árbol muy resistente, aguanta temperaturas de hasta veinte grados bajo cero, no le gustan las temperaturas excesivamente altas y secas, prefiere un ambiente húmedo. En climas muy calurosos es esencial mantener el árbol bien hidratado ya que es muy sensible a las temperaturas altas y a la sequía frecuente en verano.

 

Hojas de color purpura expuestas al sol y de color verde oscuro en sombra.

 

Se reproduce por semillas y por injertos, se recogen las semillas cuando los frutos están maduros y se abren liberándolas. Es recomendable  «estratificar» las semillas durante unos meses en frió, previamente a su siembra para potenciar su poder germinativo, podemos colocarlos en el frigorífico en el cajón de las verduras y sembrarlas en primavera. Si las sembramos en otoño, por si mismas pasaran un periodo de frió en tierra antes de germinar en primavera. Se reproducen también por injertos pero es un proceso largo y delicado que suelen hacer los expertos.

 

 

 

Es un árbol muy decorativo durante todo el año, cambiando de colorido en cada estación. Los brotes tiernos de sus hojas de color rojizo oscuro, pasan a tonos verdes y purpuras en primavera y verano, y en otoño adquieren una coloración anaranjada cobriza, que puede permanecer en el árbol de color marrón durante el invierno. Es un árbol de lento crecimiento, pero si se adapta bien, en veinte años puede alcanzar cerca de diez metros de altura por seis de ancho. Aunque es un árbol resistente puede sufrir ataques de hongos como oídio, y de insectos como pulgones especialmente en primavera y verano. DIFICULTAD MEDIA.

(EC-16)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *