Tillandsia Ionantha Ionantha

 

Tillandsia Ionantha es una planta epifita perteneciente a la familia de las Bromeliaceas. Es originaria de México y América central, de Nicaragua, Costa Rica, Guatemala, y Honduras. No necesita tierra para crecer, crece entre las ramas de los arboles y arbustos, es de crecimiento redondeado, perenne y pequeño de ocho a doce centímetros de altura, crece lentamente necesita varios años para madurar y florecer, con los años forma masas redondeadas densas y compactas de rosetas compuestas por multitud de hojas.

.

.

.

Las hojas son delgadas y alargadas de color verde grisáceo y se arquean hacia el exterior, cambian de color cuando se aproxima la floración de la planta, especialmente las hojas centrales de las rosetas, pero frecuentemente puede cambiar de color toda la planta adquiriendo un color rojo intenso muy llamativo que le sirve para atraer a los insectos polinizadores y a los colibríes.

.

 

 

Las hojas son estrechas de hasta medio centímetro de anchura mas finas en las puntas, son planas y gruesas y están cubiertas por pequeñas escamas gruesas de color gris plateado que son las encargadas de almacenar el agua de lluvia o agua proveniente de pulverizaciones y también actúan como reflectantes de la luz solar.

.

.

.

.

Es una planta muy atractiva y popular por su tamaño, forma de crecimiento compacta y redondeada y el cambio de colorido de sus hojas a un llamativo color rojizo cuando se aproxima su bonita floración de color violeta. A partir de ella se han desarrollado muchos híbridos y cultivares con matices y coloridos distintos todos ellos muy decorativos.

.

 

 

Las plantas florecen en primavera, pero pueden florecer en otras épocas del año dependiendo de las condiciones de cultivo, en ocasiones podemos encontrar ejemplares en plena floración incluso durante el invierno aunque no es lo habitual. Las flores crecen en solitario o en pequeños grupos dando a la planta un aspecto especialmente atractivo.

.

.

.

Las flores son tubulares con sépalos de color verde y pétalos erectos de cuatro centímetros de longitud de color violeta intenso, sus estambres son de color amarillo y su pistilo sobresale en el extremo de la flor. Después de la floración la planta forma pequeños hijuelos a su alrededor que se van desarrollando muy lentamente.

 

 

 

Las plantas necesitan una buena luminosidad, situación soleada o parcialmente soleada dependiendo de las temperaturas, en climas calurosos prefiere una situación protegida de los rayos directos del sol especialmente en las horas centrales del día. En invierno y en climas de temperaturas moderadas puede soportar una situación mas espuesta a los rayos del sol. En situaciones sombrías de poca luminosidad la planta se deteriora, especialmente en invierno con días mas cortos y menos luz. La planta muestra sus colores mas vivos en condiciones mas luminosas.

 

 

 

No necesita sustrato ya que se trata de una planta que vive del aire, adsorbe los nutrientes del agua y de los pequeños materiales orgánicos que el viento arrastra y acumula en su vegetación. Las plantas cultivadas en interior pueden necesitar un poco de abono foliar cada dos o tres meses, muy disuelto en el agua de pulverizacion, podemos utilizar un abono para orquídeas a la mitad de dosis de la recomendada para orquídeas.

 

 

 

Las plantas en sus lugares de origen adsorben los nutrientes del agua de lluvia y de los pequeños restos de hojas o otros materiales orgánicos que quedan depositados por el viento entre sus rosetas. Las plantas cultivadas en exterior agradecen pulverizaciones frecuentes, una o dos veces por semana suele ser suficiente, en épocas muy calurosas pueden ser necesarias pulverizaciones mas frecuentes.  La planta debe secarse entre pulverizaciones.

 

 

 

Si las cultivamos en interior necesitaran pulverizaciones mas frecuentes al tratarse de ambientes generalmente mas secos, es recomendable utilizar agua libre de cal, la planta debe estar bien aireada para que el agua se seque rapidamente especialmente durante el invierno para evitar pudriciones, los restos de agua no deben quedar nunca en contacto con la planta. En exterior las plantas adultas pueden resistir periodos de sequía.

 

 

 

Podemos cultivar las plantas en exterior durante todo el año si las temperaturas invernales no son extremadamente bajas, Tillandsia Ionantha puede resistir heladas suaves y esporádicas pero no heladas intensas y frecuentes. Si el clima invernal es muy frió es recomendable cultivar las plantas en interior o en invernaderos al menos durante el invierno.

 

 

 

Crecen bien en exterior en climas calurosos durante el verano con temperaturas de veinte a veintiséis o veintiocho grados, aunque puede resistir temperaturas mas altas, las temperaturas invernales ideales no deberían ser inferiores a doce a quince grados. Si se cultivan en interior durante el invierno es aconsejable trasladar las plantas al exterior en primavera y verano.

 

 

 

Se reproducen fácilmente por división de plantas aunque también se pueden reproducir por semillas. Podemos separar rosetas de la planta madre y colgarlas separadamente. En interior podemos colocarlas las rosetas en trozos de madera, de corteza o en corchos. Podemos utilizar grapas o alambres para sujetar su base a la madera, en ocasiones se utilizan pequeñas gotas de silicona en centros decorativos pero no es lo ideal para la planta.

.

.

Las semillas se germinan en musgo o turba, necesitan mucha luminosidad para germinar y tardan años en desarrollarse. Las plantas obtenidas de semillas suelen presentar mas raíces que las que provienen de división. En su habitad natural las semillas son dispersadas por el viento pero la mayoría de ellas se esparcen en las proximidades de la planta que las origina.

 

.

No suelen tener problemas con plagas o enfermedades en condiciones apropiadas de cultivo. Para garantizar su buen desarrollo imitaremos sus condiciones naturales, es imprescindible que el agua no quede en contacto con la planta durante mucho tiempo, para ello es recomendable colocar la planta colgada de algún tipo de material natural como corcho, madera o rama de árbol para que el agua escurra rapidamente. Elegiremos un lugar con buena luminosidad y aireado y evitaremos el  frió intenso y el sol abrasador del mediodía y de primeras horas de la tarde del verano. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *