Menta Gatuna-Hierba Gatera-Nepeta Racemosa

 

Nepeta Racemosa es una planta perenne vivaz,  perteneciente a la familia Lamiaceae, las Nepetas son originarias de Europa, África y Asia, Nepeta Racemosa tiene su origen en Turquía, Irán y la zona del Cáucaso, situada entre Europa y Asia. Forma matas redondeadas que miden entre cuarenta y cinco y cincuenta centímetros de anchura y de veinticinco o treinta centímetros de altura. Las plantas de Nepeta son conocidas comúnmente como «Menta Gatuna», por que parece que  provocan un estado de «éxtasis relajante» en la mayoría de los gatos, debido a una sustancia química que desprenden las plantas. Aunque es la variedad Nepeta Cataria la que mas les afecta.

 

 

 

Nepeta Racemosa es una planta ornamental, cultivada frecuentemente como planta de cobertura, es una planta muy ramificada de tallos largos y delgados, cuadrangulares, de color verde grisáceo. Las hojas son caducas, ovaladas y puntiagudas, de color verde grisáceo y aromáticas, de aroma similar al aroma de las mentas, tienen los bordes dentados y numerosas nerviaciones que les dan un aspecto rugoso, las hojas están cubiertas por una fina vellosidad. Las plantas de Nepeta repelen a los mosquitos.

 

 

 

Florece abundantemente de primavera a finales de verano, las espigas florales están compuestas por numerosas flores tubulares y pequeñas, de algo mas de un centímetro de longitud, son bilabiadas y de color lila azulado o violeta, atraen a las abejas. Las inflorescencias de Nepeta Racemosa son muy numerosas y miden entre ocho a diez centímetros de longitud. Existen otras variedades de Nepeta con flores blancas, rosadas o lilas.

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, aunque florece mejor a pleno sol, agradece un poco de sombra parcial por la tarde en climas cálidos. Suelo medianamente fértil, suelto y bien drenado, tolera suelos pobres y áridos, pero no los demasiado húmedos. Es adecuada para cultivar en el suelo del jardin o en macetas, en grupos formando borduras o como planta de cobertura, ideal en rocallas o en grupos de tres ejemplares. También podemos cultivarla formando composiciones junto a otras plantas, perfecta junto a plantas aromáticas o plantas de floración primaveral o estival. Es recomendable dejar una distancia entre plantas de unos treinta centímetros.

 

 

 

Riegos regulares, especialmente en plantas jóvenes y recién trasplantadas, y en primavera y verano con temperaturas altas y ejemplares en floración. Mantener la tierra ligeramente húmeda, pero no encharcada. Los ejemplares adultos y bien enraizados sobre el terreno, no necesitan riegos tan frecuentes y pueden resistir periodos de sequía y suelos secos. Disminuir los riegos en otoño a medida que las temperaturas bajen. No le gustan los inviernos excesivamente húmedos, el exceso de humedad puede provoca pudriciones.

 

 

Cortar los tallos secos y estropeados y recortar toda la vegetación, a finales de invierno o principios de primavera, para favorecer el nacimiento de nuevos brotes. Cuando la floración decae, es recomendable cortar el extremo de los tallos para conseguir nuevos brotes y alargar la floración. Es recomendable dividir las plantas cada tres o cuatro años, a finales de invierno para rejuvenecerlas. Eliminar las inflorescencias secas a menudo y cuando finalice la floración, para mantener las plantas en buenas condiciones. Puede resistir temperaturas de hasta nueve o diez grados bajo cero, aunque prefiere ser cultivada en climas de temperaturas invernales moderadas.

 

 

 

Se reproduce por semillas, las semillas se siembran a finales de invierno o principios de primavera, o de finales de verano a principios de otoño. Se utiliza un sustrato fino y suelto, las semillas se cubren muy poco y se mantiene la tierra ligeramente húmeda, pero no encharcada. Las semillas germinan entre una y tres semanas despues de su siembra, si se mantienen en temperaturas de entre quince y veintidós grados. Algunos cultivares deben multiplicarse por división de mata, ya que sus semillas son estériles o no darán como resultado planta idénticas a la planta de la que proceden. En climas fríos, es recomendable sembrar las semillas en interior o en invernaderos, para trasplantar las plántulas cuando sean manejables al exterior, cuando las temperaturas lo permitan y el riego de heladas haya finalizado.

 

 

 

Nepeta Racemosa es una planta fácil de cultivar, es resistente a ataques de insectos y enfermedades, sus principales enemigos son el exceso de agua en el sustrato y el drenaje insuficiente, que pueden provocar ataques de hongos y pudriciones. Es imprescindible proporcionar a la planta un drenaje perfecto. Aunque puede soportar temperaturas invernales de cerca de diez grados bajo cero, es recomendable acolchar el terreno de plantación para proteger las raíces del frió, temperaturas inferiores podrían matar los ejemplares. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *