Lirio ramificado de San Bernardo-Anthericum Ramosum

 

Anthericum Ramosum es una planta herbácea perenne, rizomatosa, de raíces gruesas, pertenece a la familia Asparagaceae y al genero Anthericum. Se desarrolla en gran parte de Europa, Rusia y zonas del centro de Asia, se encuentra en zonas próximas a bosques, en pendientes y praderas, incluso crece de forma natural en montañas a mas de mil quinientos metros de altitud.

 

 

Forma matas redondeadas de alrededor de treinta centímetros de altura que pueden alcanzar setenta u ochenta centímetros en floración, miden alrededor de treinta o cuarenta centímetros de diámetro. Las hojas son estrechas y largas de color verde apagado o grisáceo, y se arquean hacia el suelo, pueden llegar a medir cincuenta centímetros de longitud, son muy numerosas y se desarrollan desde la base de la planta. Las hojas son caducas.

 

 

Florece de principios a finales de verano, las inflorescencias son altas de crecimiento vertical y muy ramificadas, sobresalen por encima de las hojas. Las flores son pequeñas, estrelladas y acampanadas, de color blanco luminoso, están compuestas por seis pétalos alargados y puntiagudos y seis estambres centrales largos, de color blanco y extremos amarillos. Los insectos encargados de la polinizacion de las flores son las abejas, avispas y abejorros, las flores fecundadas dan lugar a frutos redondeados de color verde al principio, en cuyo interior maduran las semillas, el fruto se abre, cuando las semillas han madurado totalmente dejando que el viento las disemine, las semillas son de color marrón.

 

 

 

Situación soleada, suelo parcialmente árido, calcáreo, bien drenado. En cultivo las plantas prefieren una tierra medianamente fértil, arenosa y bien drenada para desarrollarse adecuadamente. Perfecta para jardines silvestres, jardines rocosos y de poco mantenimiento.

 

 

 

Riegos regulares en verano manteniendo el suelo ligeramente húmedo con temperaturas altas, evitar empapar el suelo de plantación, sus raíces son gruesas y muy sensibles al exceso de humedad. En invierno necesita pocos riegos y un sustrato que disponga de un drenaje perfecto. Las plantas adultas bien enraizadas sobre el terreno pueden resistir periodos de sequía.

 

 

Cortar los tallos florales secos cuando haya finalizado la floración para evitar que la planta se auto-siembre por si misma, también podemos cortarlos despues de recolectar las semillas si queremos reproducirla. A finales de invierno retirar toda la vegetación seca y estropeada durante el invierno para que la planta pueda brotar de nuevo con la subida de las temperaturas. Resiste temperaturas invernales de algunos grados bajo cero, la planta perderá sus hojas pero volverán a brotar en primavera.

 

 

 

Se reproduce por semillas en primavera o en otoño y por división de matas en primavera. Son plantas muy resistentes a ataques de insectos y enfermedades, exceptuando los caracoles y babosas que pueden ocasionar desperfectos en su vegetación. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *