Lavatera Thuringiaca-Malva Thuringiaca

 

Malva Thuringiaca es una planta herbácea perenne perteneciente a la familia Malvaceae y al genero Lavatera, es originaria del este de Europa y el suroeste de Asia, donde crece de forma natural en los bordes de los arroyos, mientras otras variedades de Malva o «Lavatera» crecen en zonas próximas al mar. Es una planta de crecimiento vertical redondeado, bastante ramificada y de rápido crecimiento. Puede convertirse en un arbusto de metro a metro y medio de altura en tan solo un año, pudiendo alcanzar un metro ochenta de altura en condiciones adecuadas de cultivo.

 

 

Los tallos son delgados y cilíndricos de color verde, están cubiertos de una fina vellosidad grisácea. Las hojas de color verde crecen de forma alterna sobre los tallos, unidas a ellos mediante peciolos redondeados y estrechos, presentan de tres a cinco lóbulos alargados de bordes dentados, siendo el lóbulo central el mas largo, miden alrededor de nueve centímetros de largo. Las hojas presentan nerviaciones hendidas muy visibles que dan a las hojas un aspecto parcialmente rugoso, el envés de la hoja esta cubierta por una fina vellosidad grisácea.

 

 

Florece en verano, de mediados de verano a principios de otoño, las flores crecen reunidas en los extremos de los tallos, y en solitario en las axilas de las hojas, los capullos florales son de color verde amarillento, por el color claro de los sépalos. Las flores están compuestas por cinco pétalos de forma acorazonada, de color rosa pálido y bases de color blanco, presentan venas o lineas longitudinales de color rojo o rosa mas oscuro que el resto del pétalo. Las flores atraen a insectos polinizadores como abejas y abejorros. Las flores maduras dan lugar a frutos ovalados de color negro.

 

 

 

Situación soleada, las Malvas se desarrolla de forma natural en suelos pobres y aunque próximos a arroyos o a la costa, en suelos de drenaje libre, bien drenados y secos. En cultivo debemos imitar estas condiciones de cultivo, proporcionando a las plantas un suelo arenoso, suelto o rocoso con un excelente drenaje. Queda perfecta cultivada junto a plantas de Lavanda y plantas de flores de color azulado. Riegos regulares en ejemplares jóvenes y en plantas recién trasplantadas, los ejemplares adultos y bien enraizados sobre el terreno necesitan poco riego, dejar secar el sustrato entre riegos evitando mojar las hojas o empapar el suelo de plantación, las raíces no son muy profundas pero son muy sensibles al exceso de humedad. En veranos calurosos necesitan riegos regulares para evitar que las flores caigan prematuramente. Es una planta perenne de corta vida, por lo que deberá ser reemplazada por nuevos ejemplares pasados unos años, (cuatro o cinco años).

 

 

Para favorecer el crecimiento de tallos vigorosos que nos den gran cantidad de flores en verano, podaremos las plantas a finales de invierno o principios de primavera, dependiendo de las temperaturas del clima de cultivo, (cuando el riesgo de heladas haya pasado). Podar las plantas a una distancia de alrededor de treinta centímetros de altura desde el nivel del suelo, eliminando los tallos débiles, secos o rotos desde la base de la planta. Cortar los tallos sobre los nudos de crecimiento (abultamientos del tallo) donde se desarrollara el nuevo crecimiento. En climas fríos (la vegetación muere en inverno) cortaremos los tallos muertos a nivel del suelo, para que la planta brote de nuevo desde las raíces.

 

 

Malva Thuringiaca resiste temperaturas frías invernales de algunos grados bajo cero, si las temperaturas descienden algo mas, en climas fríos con medidas de alrededor de siete o ocho grados bajo cero, la parte superior de la planta morirá durante el invierno pero brotara en primavera desde el nivel del suelo.

 

 

Se reproduce por esquejes, o por semillas en primavera. Obtendremos esquejes en primavera o en verano para multiplicar las plantas, es una planta perenne de vida corta, por lo que deberá ser reemplazada por nuevos ejemplares pasados unos años. Es aconsejable reproducirla por esquejes previamente para poder remplazarla fácilmente con los nuevos ejemplares o sembrar semillas en primavera.

 

 

Malva Thuringiaca es una planta fácil de cultivar y de poco mantenimiento, aunque es una planta perenne de vida corta, su crecimiento rápido y su larga y abundante floración, la convierte en una planta muy ornamental que nos decorara el jardin por algunos años a diferencia de las plantas anuales que solo nos darán flores una temporada. Es una planta resistente que no suele tener grandes problemas de plagas o enfermedades, ocasionalmente puede sufrir ataques de pulgones o arañas, que deben ser tratados con insecticidas para que no disturben su adecuado crecimiento. Pueden aparecer problemas de hongos, especialmente en primavera y otoño, en condiciones de mayor humedad y especialmente en plantas mal ventiladas, utilizaremos fungicidas para combatirlos. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *