Kohleria Sunshine

 

Kohleria Sunshine es una planta perenne rizomatosa perteneciente a la familia Gesneriaceae, las Kohlerias son planta originarias de América Central y Sudamérica. La variedad Kohleria Sunshine es un híbrido resultante del cruce entre distintas plantas. Es una planta herbácea que puede llegar a medir alrededor de sesenta centímetros de altura, pero cultivada en macetas se conserva en alturas inferiores. La planta es perenne pero no su vegetación, su ciclo incluye un periodo de latencia. Sus tallos son muy delgados cilíndricos de color verde, están cubiertos por una fina vellosidad. Tiene hojas alargadas de color verde y bordes irregulares dentados.

 

 

Florece desde mediados de verano a mediados de otoño, sus flores son muy bonitas acampanadas y tubulares, son de color rosa, la base de la flor o tubo es de color liso y presenta una fina vellosidad, los pétalos o parte exterior de la flor son redondeados y presentan dibujos redondeados de color rosa intenso, están  dispuestos de forma distinta en cada flor. Es una planta adecuada para cultivar en macetas no demasiado grandes, florece mejor si se cultiva en macetas pequeñas. Prefiere una situación muy luminosa pero a salvo de los rayos directos del sol, podemos cultivarla en invernaderos o como planta de interior.

 

 

Riegos regulares durante la primavera y el verano, mantener la tierra ligeramente húmeda pero evitando el encharcamiento, es una planta muy sensible al exceso de agua en el sustrato que produce fácilmente pudrición de sus rizomas. ante la falta de agua su vegetación se seca y los rizomas permanecen bajo el suelo durmientes esperando a recibir mas humedad. Crecen mejor en un espacio que disponga de humedad ambiental. Cortar los talos a medida que se sequen cuando empieza el periodo de latencia, generalmente a finales de otoño. Cultivarla en temperaturas de alrededor de veinte grados, no les gusta el frió por lo que entran en un periodo de reposo durante el invierno.

 

 

Se reproduce por división de rizomas en primavera o por esquejes terminales de tallo de al menos diez centímetros de longitud que contengan al menos un par de hojas y algunos nudos de crecimiento, introducir los esquejes en un sustrato suelto y esponjoso y mantenerlo ligeramente húmedo en pocos meses habrán desarrollado raíces. Cuando la planta este latente, sin vegetación, extraeremos los rizomas del suelo y los dividiremos sembrándolos en varias macetas, podemos dividirlos a finales de invierno.

 

 

Son plantas de preciosa floración, actualmente hay muchas variedades y plantas híbridas muy populares como plantas de interior. Son plantas fáciles de cultivar de tallos y hojas aterciopeladas y preciosas flores tubulares. Su principal enemigo es el riego inadecuado y un drenaje insuficiente que puede ocasionar pudrición de rizomas. El sol directo puede ocasionar quemaduras en su vegetación. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *