Arbusto Mariposa azul-Clerodendrum Ugandense-Rotheca Myricoides

 

Clerodendrum Ugandense es un arbusto trepador perenne, originario de zonas de climas tropicales de África, es conocido como Clerodendrum Myricoides o Myricoides Ugandense, Rotheca Myricoides, o comúnmente como “Blue Butterfly Bush” (Arbusto Mariposa Azul). Es una planta muy decorativa utilizada actualmente en muchos lugares del mundo con fines ornamentales. Muy ramificada de largos tallos de crecimiento erecto y horizontal, no suele superar dos o tres metros de altura.

 

 

Los tallos jóvenes son delgados de color verde, y van cambiando a color grisáceo cuando maduran, la base de la planta se vuelve leñosa y grisácea. Las hojas son grandes y alargadas, de bordes irregulares terminadas en punta, crecen a ambos lados del tallo, están unidas a el por medio de peciolos cortos y redondeados. El arbusto cuando es joven se mantiene por si mismo, pero necesita tutores o algún otro soporte cuando es adulto, ya que sus tallos se extienden bastante en horizontal.

 

Resultado de imagen de Clerodendrum Ugandense

 

Las plantas cultivadas florecen en primavera y verano, pero en sus lugares de origen pueden florecer durante todo el año. Las flores crecen reunidas en racimos en el extremo de sus tallos, son muy bonitas de color azul, presentando distintas tonalidades de azul, son parecidas a mariposas azules por lo que la planta es conocida coloquialmente como “arbusto de mariposas azules”, debido a la forma de sus flores y a la forma en la que se disponen en el perímetro de la planta. Tienen cinco pétalos, siendo el central el mas grande y de color azul mas oscuro que los cuatro pétalos laterales, estos están dispuestos de dos en dos a ambos lados del pétalo central. Sus estambres son finos y largos, curvados, parecidos a antenas de mariposa. Cuando termina la floración se desarrollan frutos pequeños y redondeados de color oscuro, casi negro cuando están maduros.

 

 

Prefieren un emplazamiento cálido y luminoso, con algunas horas de sol directo, es preferible evitar el sol directo del mediodía en climas muy calurosos. En situaciones sombrías la planta no florece y sus tallos crecen demasiado. Si el clima es frió, es recomendable cultivarlas en macetas para colocarlas en interior en invierno, cerca de las ventanas, en un lugar bien iluminado. Necesita un sustrato suelto, rico en turba y humus, que disponga de un excelente drenaje. Aplicaremos abono a finales de invierno o principios de primavera para promover un nuevo crecimiento. En floración es recomendable añadir al agua de riego, un poco de abono mineral especial para plantas de flor para incrementar la floración, a dosis bajas y mas diluidas de lo recomendado por el fabricante.

 

 

Riegos regulares especialmente en primavera y verano con altas temperaturas, evitar encharcar el sustrato y asegurarnos que el agua sobrante del riego fluya libremente, la planta es muy sensible al mal drenaje que provoca la pudrición de sus raíces. Ir disminuyendo los riegos en otoño a medida que las temperaturas bajen. En invierno necesita menos riego. Las plantas cultivadas en maceta necesitan riegos mas frecuentes que las cultivadas directamente en el suelo del jardin, sus raíces tienen poco espacio donde desarrollarse y encontrar humedad para su hidratacion. Necesitan humedad ambiental si las cultivamos en climas extremadamente secos. En interior es mejor cultivar junto a otras plantas y colocar recipientes con agua cerca de las plantas, también podemos colocar la planta sobre bolas de arcilla humedecidas para incrementar la humedad ambiental.

 

 

Poda de limpieza al final de invierno o principios de primavera, eliminando ramas y hojas secas, es aconsejable practicar un ligero acortamiento de tallos para provocar nuevos brotes y plantas mas tupidas, las plantas de crecimiento libre pueden llegar a ser muy voluminosas. Después de la floración, despuntaremos las ramas que han florecido favoreciendo de este modo nuevas floraciones. Esta planta esta acostumbrada a temperaturas altas y húmedas similares a las de sus lugares de origen, sin embargo sufren con el frió excesivo, especialmente con las heladas. Si queremos cultivarlas en estos climas es aconsejable cultivarlas en macetas y mantenerlas en interior, al menos durante el invierno para protegerlas. Puede florecer durante todo el año si la cultivamos en un ambiente cálido y luminoso. Si el clima es un poco frió puede perder parte de sus hojas, incluso sus tallos, en ocasiones brota desde el suelo con la llegada de la primavera.

 

 

Clerodendrum Ugandense se reproduce por semillas y por esquejes. La mejor época para su reproducción es la primavera cuando las temperatura empiezan a suavizarse. Podemos obtener las semillas de sus frutos esperando a que estén maduros para recolectarlas, guardarlas en un lugar hermético, oscuro y seco hasta su plantación, esperar a que estén secas para guardarlas. Utilizaremos los restos de poda para obtener esquejes, trozos de tallo que contengan varios nudos de crecimiento, donde puedan crecer las raíces en su parte subterránea y las hojas en la parte superior. Podemos utilizar hormonas de enraizaniento para tener un mayor porcentaje de éxito. En ambos casos utilizaremos un sustrato de calidad para la plantación, rico en turba y arena, y mantendremos el sustrato ligeramente húmedo colocando las macetas en un lugar protegido.

 

 

Es una planta bastante resistente a las plagas típicas del jardin y la terraza, sin embargo son muy sensibles a ataques de hongos provocados por una excesiva humedad en el sustrato o una mala circulación de aire alrededor de la planta. DIFICULTAD MEDIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *