Zapatitos de hojas largas-Phragmipedium Longiflorum-Phragmipedium Longifolium

 

Phragmipedium Longigfolium es una planta perenne perteneciente a la familia Orchidaceae, es originaria de Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Se desarrolla desde el nivel del mar hasta cerca de mil quinientos metros de altitud, crece sobre las rocas y entre ellas en zonas costeras y cerca de ríos y cascadas y en bosques húmedos. La planta tiene un crecimiento redondeado que en plantas adultas pueden alcanzar de sesenta a ochenta centímetros de diámetro. Sus rizomas son leñosos y pueden medir hasta un centímetro de diámetro.

 

 

 

Las hojas son alargadas de color verde oscuro y brillantes, se curvan hacia el suelo, pueden llegar a medir cerca de ochenta centímetros de longitud en plantas adultas y entre un centímetro y medio y cuatro de ancho. Las hojas crecen reunidas alrededor de un tallo de crecimiento central. Presentan una nerviación central longitudinal hendida muy marcada y superficie coriáce, sus bordeas son lisos. Las plantas pueden florecer durante todo el año en su habitad natural, pero frecuentemente florecen a finales de invierno o principios de primavera. Las flores crecen en solitario y se desarrollan a lo largo de un tallo floral cilíndrico y largo que puede medir entre veinte y un metro de longitud, cada tallo floral puede desarrollar tres o mas flores. que se abren de forma escalonada. Hay muchas variedades que presentan flores con tonos de color granate, rosado, verde y amarillo, las flores son ligeramente olorosas. Tiene una cavidad inferior en forma de zapato un pétalo superior ovalado y erecto y dos pétalos a ambos lados, alargados y puntiagudos a modo de alas.

 

Phragmipedium Longigfolium Rolfe

 

En cultivo prefieren una situación de sol parcial o sombra luminosa y ligera, en su habitad natural pueden crecer en lugares soleados pero continuamente húmedos lo que les impide quemaduras, pero en cultivo es recomendable evitar el sol directo, sus hojas se vuelven amarillentas en condiciones de demasiada luminosidad. Viven sobre rocas y materiales vegetales continuamente húmedos, como algas y musgos, por lo que deberemos proporcionarle un suelo vegetal poroso y constantemente húmedo, podemos utilizar corteza de pino de distintos tamaños mezclado con perlita y esfagnum, prefiere un ph de entre seis y seis y medio. Abonaremos las plantas con una disolución muy débil, añadiendo al agua solo un poco de abono para orquídeas en una proporción muy baja, mucho mas que de lo que recomienda el fabricante  (a un octavo de lo recomendado), en época de crecimiento de primavera a principios de otoño, lo aplicaremos cada dos o tres semanas y en otoño e invierno cada mes o mes y medio.

 

 

 

El recipiente de cultivo puede ser opaco pero es mas fácil comprobar la calidad del sustrato de plantación en una maceta trasparente. Trasplantaremos las plantas con un nuevo sustrato cada uno o dos años ya que se descompone muy rapidamente al permanecer continuamente mojado y las sales nocivas para la salud de la planta se acumulan en el. Phragmipedium Longifolium necesita una humedad ambiental muy alta con vaporizaciones frecuentes, para imitar en cultivo, las condiciones de su habitad natural, a humedad ambiental no debe ser inferior a sesenta por ciento. Aprovecharemos el trasplante de los ejemplares para podar las raíces en malas condiciones y retirar las hojas seas y estropeadas. Prefiere ser cultivada en temperaturas de entre diecisiete y veintidós grados, la temperatura diurna puede estar alrededor de veinticinco grados y puede resistir  una temperatura nocturna de hasta diez grados en invierno.

 

 

Se reproduce por división de matas separando porciones de hojas con sus correspondientes raíces, aprovechar el omento del trasplante para obtener nuevas plantas, proceder con mucho cuidado de no dañar las raíces del nuevo esqueje ni de la planta madre. Las plantas de Phragmipedium Longifolium son plantas delicadas en cultivo, que pueden sufrir ataques de insectos y problemas con hongos. Pueden aparecer cochinillas algodonosas pequeños insectos blanquecinos, las plantas afectadas deberán ser tratadas con insecticidas específicos. Al tratarse de plantas muy exigentes con la humedad del suelo y del ambiente sufren frecuentemente ataques de hongos, es recomendable mantener las plantas bien ventiladas y tratarlas con productos anti fungicidas al inicio del problema. DIFICULTAD MEDIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *