Rhipsalis Ewaldiana

 

Rhipsalis Ewldiana es una planta epifita perteneciente a la familia Cactaceae, es originaria de Brasil. Tiene un crecimiento redondeado y ramificado, puede llegar a medir mas de cincuenta centímetros de largo cultivada en exterior, como planta de interior no suele superar los treinta centímetros de anchura. Es una planta epifita, en la naturaleza se desarrolla en zonas de clima tropical, vive entre las ramas de los arboles, no necesita tierra para vivir, se alimenta de las sustancias orgánicas que el viento arrastra, y adsorbe la humedad del aire.

 

 

Los tallos son delgados y muy ramificados de color verde intenso, crecen de forma vertical al principio, pero a medida que se desarrollan adquieren un crecimiento colgante. En sus extremos, el nuevo crecimiento es de color verde amarillento o anaranjado pálido, cambia a color verde intenso a medida que madura. Los tallos y sus ramificaciones presentan tres aristas, provistas de areolas con pequeños pelos de color blanquecino. Rhipsalis Ewaldiana florece en primavera o en otoño, las flores son de color blanco, son pequeñas pero muy decorativas, crecen el solitario a lo largo de los extremos de sus tallos. Los frutos son esféricos y pequeños de color rosado.

 

 

 

Situación de sombra parcial, admite el sol directo de primeras horas del día o de ultimas horas de la tarde, pero no el sol directo del mediodía, que puede provocar quemaduras en sus tallos. También puede cultivarse como planta de interior, en un emplazamiento de sombra luminosa pero a salvo de los rayos directos del sol. Para su cultivo, utilizaremos un sustrato suelto y esponjoso, rico en turba y bien drenado. Perfecta para macetas colgantes o cultivadas en macetas altas, donde se pueda desarrollar de forma colgante.

 

 

Riegos moderados, prefiere el sustrato ligeramente húmedo pero no encharcado, al tratarse de una planta epifita de origen tropical, necesita humedad ambiental. Si la cultivamos en interior la colocaremos sobre un cubre macetas con bolas de arcilla húmedas, para que el agua al evaporarse proporcione humedad alrededor de la planta, es muy importante evitar que el agua sobrante del riego quede en contacto con la base de la maceta, para evitar pudriciones. Las plantas cultivadas en macetas colgantes necesitan riegos mas frecuentes.

 

 

No necesita podas, solo cortaremos los tallos secos, estropeados o enfermos para mantener las plantas saludables. Rhipsalis Ewaldiana no resiste las temperaturas frías invernales, ni las heladas, prefiere ser cultivada en climas de temperaturas invernales moderadas, puede resistir de forma puntual temperaturas inferiores a cinco grados positivos. En climas fríos se cultiva como planta de interior, al menos durante los meses de invierno, cuando las temperaturas se suavizan se pueden colocar en exterior, en un lugar protegido en sombra parcial o luminosa.

 

 

Se reproduce fácilmente por esquejes terminales. Es una planta resistente, no suele tener problemas con plagas de insectos o enfermedades. Sus principales enemigos, como en todas las plantas de hojas o tallos carnosos, es el exceso de agua (de riego o de lluvia), un drenaje insuficiente y las temperaturas excesivamente frías, que pueden provocar importantes daños en las plantas, como ataques de hongos, pudriciones o la muerte de las plantas. El sol directo puede provocar quemaduras en los tallos. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *