Kalanchoe Pumila

 

Kalanche Pumila es una planta perenne de crecimiento erecto y colgante perteneciente a la familia Crassulaceae. Es un pequeño arbusto compacto de hojas carnosas originario de Madagascar, su tamaño es pequeño y redondeado, las plantas alcanzan alturas de entre veinte y veinticinco centímetros y diámetros superiores, de cerca de cuarenta o cuarenta y cinco centímetros de anchura. Pertenece al genero Kalanchoe y  “Pumila” proviene del latín y hace referencia a su pequeño tamaño.

 

 

 

Sus tallos son gruesos y carnosos de color gris plateado y están repletos de hojas gruesas redondeadas y alargadas de bordes dentados en su parte redondeada superior y lisos cerca de su base, son de color gris plateado y de superficie aterciopelada, al estar cubiertas de una capa de una finísima vellosidad cerosa de color blanco, las hojas suelen medir alrededor de cuatro centímetros. Es una planta muy decorativa.

 

 

 

Florece desde finales de invierno a principios de primavera, pero puede florecer en otras épocas del año dependiendo de sus condiciones de cultivo. Sus flores crecen reunidas en inflorescencias terminales que sobresalen por encima de su vegetación, son de color violeta rosado, presentan lineas de tonos mas vivos longitudinales en sus pétalos, son muy bonitas y decorativas y crean un precioso contraste con el colorido de sus hojas. Las flores son pequeñas de apenas medio centímetros de diámetro, tienen cuatro diminutos pétalos ovales que se arquean hacia el exterior y hacia abajo, sus estambres son de color amarillo.

 

 

 

Prefiere una situación de media sombra protegida de los rayos directos del sol. En climas de temperaturas moderadas pueden cultivarse en una situación soleada. Es habitual su cultivo como planta de interior en climas de temperaturas bajas invernales, en climas cálidos o templados podemos cultivarlas durante todo el año en exterior en un lugar protegido del viento y de las lluvias. Quedan perfectas en macetas redondeadas de poco altura o en cestas colgantes.

 

 

Las plantas de Kalanchoe Pumila prefieren un suelo rico en nutrientes suelto y bien drenado aunque pueden resistir suelos pobres. No necesitan mucho abono, pero en época de crecimiento en primavera y principios de verano podemos disolver un poco de abono suave, especial para plantas crasas y cactus, una vez al mes o cada cinco o seis semanas sera suficiente, en invierno no abonar.

 

 

Necesitan muy poco riego, una vez cada diez o quince días sera suficiente en primavera y verano cuando están en pleno crecimiento, es recomendable dejar que la tierra se seque entre riegos y evitar empapar el sustrato. En otoño ir disminuyendo los riegos a medida que las temperaturas bajen, en invierno regar muy poco. Si cultivamos las plantas en interior es recomendable colocar piedras o grava en la base del cubre macetas o en el plato, es esencial que la base de la maceta permanezca alejada del agua sobrante del riego para evitar pudriciones.

 

 

 

Es aconsejable cortar las varas florales a medida que se secan las flores para mantener las plantas en buenas condiciones. A principios de primavera o cuando finalice la floración podemos cortar el extremo de los tallos demasiado largos para fomentar el nacimiento de nuevos brotes y mantener las plantas mas compactas. No soporta las temperaturas muy bajas ni las heladas por lo que se recomienda su cultivo en interior al menos durante el invierno. En climas adecuados podemos cultivarla durante todo en año en exterior, en rocallas y como cubre suelos, puede soporta temperaturas inferiores a catorce grados pero su vegetación se resiente.

 

 

 

Se reproduce fácilmente por esquejes, podemos aprovechar los restos de poda para obtener esquejes del extremo de los tallos, los colaremos en un sustrato especial para plantas crasas mezclado con un poco de turba o sustrato para plantas de interior, es imprescindible que la tierra drene correctamente si no es así los esquejes se pudrirán.

 

 

Son plantas resistentes a las plagas y enfermedades típicas del jardin, sus enemigos esenciales son un drenaje inadecuado, exceso de riego y bajas temperaturas, es necesario cultivar las plantas en un lugar ventilado pero evitando las corrientes de aire. En condiciones de demasiada humedad ambiental y mala ventilación puede aparecer la cochinilla algodonosa, que desarrolla una melaza pegajosa sobre la vegetación especialmente en los tallos tiernos, pudiendo provocar un hongo de apariencia negra sobre sus hojas “negrilla”, para evitarlo es recomendable aplicar productos insecticidas específicos sobre la planta al inicio de la aparición de las cochinillas, suelen ser necesarios varios tratamientos. DIFICULTAD BAJA en condiciones adecuadas de cultivo.

 

 

Un comentario sobre “Kalanchoe Pumila

  • el 3 abril, 2019 a las 4:23 am
    Permalink

    Me gusto su descripcion, cuidados, muy detallados y facilrsvde entender.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *