Paraguayo-Durazno Chato-Prunus Persica Platycarpa

 

El Paraguayo es un árbol frutal caduco, pertenece a la familia Rosaceae y al genero Prunus, también se conoce en algunos lugares como “Durazno Chato”. Es una variedad de Prunus Persica o Melocotonero que surgió  en China, fue el resultado de una mutación natural. De Paraguayo existen diferentes variedades y actualmente se cultivan en muchos lugares templados. Es un árbol frutal muy apreciado no solo por su fruto, sino también por su preciosa y decorativa floración. El árbol de Paraguayo puede alcanzar varios metros de altura, aunque suele conservarse en alturas menores para poder cosechar sus frutos fácilmente.

 

 

Es un árbol muy ramificado de corteza de color marrón y lisa. Las hojas son caducas, alargadas, de color verde con bordes aserrados, suelen medir alrededor de doce centímetros de longitud y unos tres centímetros de anchura. Los pequeños brotes de hojas empiezan a desarrollarse cuando el árbol ya esta en floración.

 

 

Las flores aparecen a finales de invierno o principios de primavera, son muy bonitas de un maravilloso tono rosado, pueden ser simples o dobles con un gran numero de pétalos, son ovalados y delicados, en ocasiones crecen superpuestos. Las flores tienen numerosos estambres, Aunque la floración es breve, apenas dura unas semanas, es muy llamativa y decorativa, las flores aparecen sobre los troncos desprovistos de hojas creando un bonito contraste. Es un árbol frutal autofértil.

 

 

EL fruto es el “Paraguayo” conocido coloquialmente como “Chato”, es una variedad de melocotón, es grande aunque menor que los frutos de otras variedades de melocotoneros, redondeado y achatado, es carnoso con un hueso central pequeño. Su cubierta es suave y aterciopelada, de color amarillo anaranjado y rojizo. La pulpa puede ser amarilla o blanquecina dependiendo de la variedad, algunos frutos presentan tonos verdes o rojizos, tiene un sabor intenso, pero mas dulce que otros melocotones blancos. Se recolecta de finales de Abril a finales de septiembre dependiendo de la variedad y del clima de cultivo. Para florecer y fructificar correctamente el “Paraguayo” necesita cultivarse en climas de inviernos con temperaturas frías, si el clima es cálido durante todo el año apenas dará frutos o no lo hará.

 

Imágenes de Melocotonero Paraguayo blanco

 

El Paraguayo o Prunus Persica Platycarpa necesita una situación totalmente soleada para crecer, florecer y fructificar correctamente. El suelo de plantación debe ser profundo y no calizo, rico en nutrientes y arenoso para facilitar un perfecto drenaje. Prefiere un suelo neutro, ni básico ni ácido rico en sales minerales. Plantar en otoño antes de la llegada del frió intenso o a finales de invierno. Preparar el terreno antes de su plantación incorporando materia orgánica y arena para enriquecer la tierra y facilitar el drenaje. Abonaremos los ejemplares mensualmente, para mantener los arboles bien nutridos, incorporaremos alrededor del árbol bajo su copa, materia orgánica en forma de estiércol o humus de lombriz, rastrillaremos la tierra de alrededor del árbol para que los nutrientes lleguen hasta las finas raíces de su perímetro, que son las que adsorben los nutrientes.

 

 

Necesita grandes cantidades de agua, riegos regulares especialmente en primavera y verano época de mayor actividad, suele ser necesario efectuar riegos cada dos o tres días si las temperaturas son muy altas, en época de fructificacion riegos generosos para obtener frutos de buena calidad. En otoño disminuir los riegos a medida que las temperaturas se suavicen, en invierno necesita poco riego, el árbol entra en un estado de hibernación con muy poca actividad.

 

 

El Paraguayo, como los demás arboles frutales, necesita podas de formación para crear el vaso en el que se desarrolle una copa amplia y extensa, para conseguir una mayor floración y fructificacion. Las podas se efectuaran a finales de invierno o en otoño. En años sucesivos bastara con realizar podas de mantenimiento, eliminando ramas rotas o mal orientadas y podas de verano para que el sol llegue a los frutos situados en ramas interiores. Es aconsejable efectuar un aclareo de frutos despues de la floración, eliminando parte de ellos, si dejamos todos los frutos estos serán mas pequeños y de peor sabor. Es un árbol frutal rustico y resistente a las temperaturas bajas invernales resistiendo temperaturas inferiores o doce o catorce grados bajo cero. Sin embargo se cultiva en zonas templadas, ya que necesita climas con primaveras libres de heladas y veranos calurosos para la obtención de una fruta de calidad.

 

 

Se reproducen por esquejes o estacas e injertos, por semillas los ejemplares resultantes puede que no sean iguales a su progenitor, por lo que pueden ser utilizados como porta injertos. Los Paraguayos pueden presentar problemas con hongos como abolladura o lepra del melocotonero, Taphrina deformans, que deforman su hojas, es aconsejable realizar tratamientos preventivos con oxicloruro de cobre en otoño, cuando caen las hojas y de nuevo a finales de invierno o principios de primavera cuando se inicia el nacimiento de los brotes. Pueden aparecer otros hongos como oídio, negrilla o gomosis, efectuaremos tratamientos con productos fungicidas especiales para cada plaga. También pueden ser atacados por plagas de pulgones, cochinillas, trips o ácaros, trataremos las plagas con insecticidas específicos en pulverizacion. DIFICULTAD MEDIA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *