Palosanto-Caquis-Kaki-Diospyros Kaki

 

Diospyros Kaki conocido como «Palo Santo» o «Caqui» es un árbol frutal perteneciente a la familia Ebenaceae y al genero Diospyros, es originario de China y Japón. Es un árbol frutal de pequeñas dimensiones, mide entre ocho y diez metros de altura, su copa es redondeada y muy ramificada. El tronco y las ramas tienen la corteza de color gris, en ocasiones con tonos rojizos y pequeños pelos superficiales. Actualmente existen muchas variedades con floraciones mas o menos tempranas y frutos con características ligeramente diferentes.

 

 

 

Las hojas son grandes y ovaladas, prácticamente elípticas, son gruesas, de color verde oscuro y lisas, el envés de la hoja es mas claro y esta cubierto de una fina vellosidad. Las hojas están unidas a los tallos por medio de peciolos redondeados de color, verde o marrón verdoso, y vellosos. Las hojas adquieren tonalidades amarillo-anaranjadas en otoño antes de caer. Florece en primavera, muchos arboles presentan solo flores femeninas o masculinas, (son dioicas), pero muchas variedades cultivadas son «monoicas» los arboles desarrollan flores femeninas y masculinas en el mismo árbol. Las flores femeninas crecen en solitario y las masculinas en pequeños grupos, las flores son de color verde o blanco cremoso y son poco ornamentales, los insectos son los encargados de la polinizacion. Las flores femeninas fecundadas desarrollan frutos globosos, de color amarillo-naranja o rojizo, los frutos maduran en otoño, generalmente cuando las hojas se caen, el fruto es comestible y muy dulce, de entre seis y ocho centímetros de diámetro.

 

 

 

Algunas partes de la planta se utilizan con fines medicinales, los frutos se utilizan para tratar problemas estomacales, de acidez o dolores de estomago, también se utilizan las hojas en infusión para aliviar vómitos y nauseas. Los frutos contienen vitaminas A y C, son ricos en glucosa y potasio, y tienen propiedades antioxidantes. Se consumen como fruta fresca y se utilizan para la preparación de mermeladas.

 

 

 

Situación soleada, aunque admite un poco de sombra luminosa. Se adapta a distintos tipos de suelo, pero prefiere suelos frescos y profundos, arcillosos, ricos en materia orgánica y arena, bien drenados. Aportes de materia orgánica anualmente o cada dos años, a finales de invierno, para enriquecer la tierra de cultivo. Riegos regulares en ejemplares jóvenes y recién trasplantados. Los arboles adultos, bien enraizados en el terreno no necesitan demasiado riego, los riegos deben ser moderados, pueden resistir periodos cortos de sequía, pero se desarrollan, florecen y fructifican mejor con riegos regulares y moderados. Dejar secar el sustrato ligeramente entre riegos y evitar empapar el sustrato de plantación. Disminuir los riegos en otoño e invierno a medida que el árbol disminuya su desarrollo (es un árbol de hoja caduca, entra en un periodo de reposo vegetativo durante el invierno).

 

 

 

No necesita muchas podas, exceptuando las podas de formación de los primeros años, para conseguir una copa fuerte y equilibrada. En arboles adultos y bien formados, solo eliminaremos los chupones y tallos cruzados que no permitan la adecuada ventilación de la copa, (si podamos demasiado, probablemente eliminaremos también los brotes, que darían flores y futuros frutos). Resiste temperaturas bajas invernales, la floración ocurre en plena primavera, en la mayoría de las variedades, por lo que las flores no sufren con posibles heladas de finales de invierno o principios de primavera. Es preferible cultivar las plantas en un emplazamiento resguardado de los vientes fuertes y del frió intenso. Prefieren ser cultivados en climas de temperaturas invernales moderadas, sin heladas frecuentes.

 

 

 

Se reproduce por semillas, acodo de chupones de raíz o injertos, pero no es una tarea fácil. Dependiendo del clima de cultivo se utilizan patrones distintos. Sus principales enemigos son el exceso de riego o mal drenaje del sustrato, que pueden ocasionar problemas de hongos o pudriciones. Ocasionalmente pueden ser atacados por orugas, pulgones y otros insectos, los arboles afectados deberán ser tratados con insecticidas para acabar con las plagas. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *