Verbena Bonariensis

 

Verbena Bonariensis es una planta vivaz perteneciente a la familia Verbenaceae, es originaria de Brasil y de Argentina. Las plantas crecen rapidamente, de adultas pueden medir alrededor de un metro de altura e incluso mas en floración, y alcanzar de ochenta a noventa centímetros de diámetro. Los tallos, de crecimiento erecto, son largos y cuadrangulares, ramificados, no tienen hojas en la parte alta de la planta, en las ramificaciones de la base de la planta se desarrollan algunas hojas. Las hojas son lanceadas y pequeñas, miden unos diez centímetros de longitud, son de color verde grisáceo y tienen los bordes dentados y el extremo puntiagudo. Crecen de forma opuesta sobre los tallos, tienen nerviaciones hendidas muy marcadas y están cubiertas por una vellosidad corta. Las plantas adultas desarrollan una base leñosa.

 

 

 

Florece abundantemente desde finales de primavera hasta mediados de verano y puede florecer de nuevo en otoño. Los tallos florales son un poco vellosos y no tienen hojas. Las flores son pequeñas, de color rosa-violeta y aromáticas, crecen reunidas en inflorescencias redondeadas en el extremo de largos tallos cilíndricos y en la cima de sus ramificaciones. Producen gran cantidad de néctar por lo que atraen a muchas mariposas y a algunos insectos polinizadores como abejas y abejorros. Las flores fecundadas dan lugar a una gran cantidad de pequeñas semillas redondeadas.

 

 

 

Situación soleada, admite situaciones parcialmente soleadas pero florecera menos. Se adapta a distintos tipos de suelo, incluso a sustratos ligeramente calcáreos, necesita un buen drenaje y un suelo profundo y permeable. Las plantas de Verbena Bonariensis no requieren mucho abono, en caso necesario, si el sustrato es excesivamente pobre, podemos aplicar un poco de abono especial para plantas de flor, mensualmente en primavera. Es adecuada para cultivar en los macizos de flores, detrás de plantas de dimensiones menores, que cubran parte de sus tallos desnudos. Es una planta perfecta para jardines de estilo silvestre y natural.

 

 

Riegos regulares en primavera y verano, especialmente con temperaturas altas, evitar empapar el sustrato y proporcionar a la planta un drenaje perfecto. El exceso de agua puede provocar problemas con hongos y pudrición de raíces, por lo que que es aconsejable regar con moderacion. Las planta bien establecidas en el terreno necesitan menos riegos, efectuaremos riegos regulares pero moderados, pueden resistir periodos cortos de sequía una vez estén bien enraizadas. En otoño disminuir los riegos cuando la planta empiece a decaer y vayan descendiendo las temperaturas, en invierno regaremos ligeramente y de vez en cuando si no llueve, para mantener ligeramente hidratadas las raíces.

 

 

 

Cortar las inflorescencias secas y los tallos y hojas estropeados en otoño, a finales de invierno es recomendable cortar los tallos a nivel de suelo para que surjan brotes nuevos y fuertes. Resiste muy bien las temperaturas altas y el calor, es una planta perenne pero no soporta el frió intenso, en climas de temperaturas invernales frías (si superan los ocho o diez grados bajo cero), toda la parte aérea muere durante el invierno, comportándose como vivaz. Si el frió es extremo se suelen cultivar como planta anual. En climas de temperaturas invernales moderadas, con temperaturas superiores a dos o tres grados bajo cero, parte de sus tallos y hojas persisten y en primavera brotan de nuevo, tallos desde la base cuando suben las temperaturas. Es recomendable acolchar el terreno en invierno para mantener las raíces protegidas del frió. Es una planta perenne de corta vida, que deberá ser reemplazada por un nuevo ejemplar despues de tres o cuatro años de cultivo.

 

 

Se reproduce fácilmente por semillas, pero también podemos reproducirlas por esquejes de tallo. En condiciones adecuadas, las plantas se reproducen por si mismas, germinando las semillas que caen alrededor de la planta madre. Es una planta fácil de cultivar de poco mantenimiento. Es resistente a ataques de insectos, aunque en condiciones de mucha humedad o falta de luminosidad, pueden tener problemas con hongos como el «oídio» que estropean sus hojas, cubriéndolas de un polvo blanquecino que las deseca, las plantas afectadas deben tratarse con fungicidas específicos. Necesita un sustrato muy drenante para desarrollarse correctamente. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *