Espuela de Caballero-Delphinium

 

Delphinium es un grupo de plantas herbáceas en su mayoría planta híbridas, cuyos ancestros eran originarios de distintas zonas de Asia y Europa. Las plantas pueden cultivarse como perennes o anuales dependiendo del clima de cultivo y de la variedad. En su habitad suelen crecer cerca del agua en zonas húmedas, aunque actualmente existen híbridos adaptados a zonas mas secas.

 

 

Según la variedad pueden medir hasta cerca de dos metros de altura, pero hay variedades de alturas inferiores. Son plantas muy decorativas apreciadas principalmente por sus maravillosas y decorativas espigas florales erectas. Generalmente es una planta perenne pero según el clima de cultivo se comporta como anual desechando la planta despues de la primera o segunda floración.

 

 

La planta presenta hojas divididas de color generalmente verde, aunque algunas variedades presentan hojas de color gris plateado muy decorativas. Las plantas de apariencia redondeada están compuestas por hojas grandes que crecen de forma alterna sobre el robusto tallo principal, unidas a el por medio de un largo peciolo o tallo. Las hojas son palmeadas divididas en folíolos alargados de color verde o gris terminados en punta. Es una planta adecuada para borduras y para la creación de composiciones y macizos junto con otras plantas de floración estival.

 

 

 

En verano desarrolla inflorescencias altas, alargadas y esbeltas repletas de flores, que pueden medir un metro de altura y en algunas variedades hasta dos metros. Las flores no duran mucho pero son muy decorativas, se suelen utilizar como flor cortada, para la confección de ramos y centros florales. Algunas variedades presentan flores simples y otras dobles con un mayor numero de pétalos. Los pétalos son alargados, terminados en punta, con bordes lisos o ligeramente ondulado, de dos a tres centímetros de diámetro, pueden ser de un solo color o presentar distintos tonos, el centro de la flor suele ser de color blanco o negro. Las flores no son aromáticas. Los Delphiniums desarrollan flores de color azul intenso o cielo, blanco y rosado, violeta y malva generalmente, pero actualmente existen variedades en tonos y colores distintos.

 

 

Prefiere una situación soleada para florecer adecuadamente, aunque se adapta a emplazamientos de sombra parcial, sembrar las plantes en lugares protegidos del viento. Necesita un suelo fértil y suelto, rico en nutrientes, fresco y bien drenado. Plantar las plantas en primavera para que estén bien enraizadas y establecidas cuando suban las temperaturas. Es recomendable dejar un espacio de separación entre plantas de al menos cuarenta o cincuenta centímetros, para que desarrollen correctamente. En primavera y principios de verano, época de máximo desarrollo, es aconsejable aplicar un abono liquido mineral especial para plantas de flor, para potencial una mayor floración.

 

 

Los  Delfiniums prefieren riegos regulares y profundos, para mantener sus raíces bien hidratadas. Evitar el encharcamiento que puede provocar ataques de hongos y pudriciones. Distanciar los riegos a medida que las temperaturas bajen. Necesitan poco riego durante el invierno puesto que la planta entra en reposo vegetativo. Es importante mantener el sustrato ligeramente húmedo, para ello es recomendable cubrir la tierra con un “mulching” de hojas o corteza de pino para mantener por mas tiempo la humedad del suelo.

 

 

 

Los ejemplares de inflorescencias altas, pueden necesitar tutores para mantenerlas erectas y evitar que se rompan en días de viento. Cuando haya finalizado la floración y las hojas se sequen es recomendable cortar la vara floral desde su base para evitar que la planta gaste energías innecesarias y mantener su buen aspecto. Las variedades de floración temprana se pueden podar por encima de tres o cuatro hojas o a unos veinticinco centímetros del suelo, para promover el crecimiento de nuevas varas florales en otoño aunque mas pequeñas. En otoño cuando las floraciones hayan acabado, es recomendable cortar los tallos, dejando la parte mas baja de las hojas para que protejan a la planta durante el invierno.

 

 

 

Estas plantas resisten temperaturas invernales frías moderadas, incluso heladas débiles. No le gustan los climas de veranos excesivamente calurosos, desarrollándose mejor en climas de veranos húmedos y frescos, de temperaturas moderadas no demasiado altas. Si los cultivamos en lugares cálidos agradecerán situaciones ligeramente sombreadas, especialmente en las horas centrales del día. No es adecuada para climas calurosos y secos, ni para cultivar en ciudades, no soportan la contaminación. Es una planta rustica, que brota en primavera cuando las temperaturas suben. Aunque es una planta vivaz frecuentemente se cultiva como anual.

 

 

Se reproduce por semillas y por división de mata o rizomas. Es recomendable sembrar las semillas en primavera, si las recogemos directamente de la planta es aconsejable estratificarías previamente conservándolas en temperaturas frías (en el cajón de las verduras del frigorífico por ejemplo) por algunos meses previamente a su siembra. La división de la planta o de sus rizomas, es mejor efectuarla en primavera entre marzo y abril, resembrar las partes exteriores de la planta y deshacerse del centro ya agotado.

 

 

Hay que tener extremada precaución con niños y animales domésticos ya que la planta es toxica. Son plantas resistente ante las plagas y enfermedades típicas del jardin, pero sus hojas pueden ser devoradas por caracoles y babosas. En ocasiones, en condiciones calurosas y húmedas pueden afectarle los pulgones y hongos como el mildiu, serán necesarios tratamientos fitosanitarios específicos para su control. Sus principales enemigos son la sequedad excesiva y las temperaturas altas que estropean rapidamente los ejemplares. DIFICULTAD MEDIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *