Arabis de Jardín-Arabis Caucasica-Arabis Alpina Caucasica

 

Arabis Caucasica es una planta herbácea perenne perteneciente a la familia Brassicaceae, es originaria de regiones del Sureste de Europa y de zonas del Mediterráneo, como Turquía, Irán y el Cáucaso, crece entre las grietas de las rocas. Forma matas redondeadas de poca altura no suele superar los veinte centímetros de altura y unos veinticinco o treinta centímetros de anchura. Sus hojas son perennes de color verde o verde grisáceo, en la base de la planta son de mayor tamaño y dentadas, las hojas del tallo son mas pequeñas y ovaladas.

 

 

Florece a principios de primavera sus flores son muy pequeñas y aromáticas de color blanco luminoso, tienen cuatro pétalos ovales, son hermafroditas y atraen a las mariposas y las abejas que son las encargadas de su polinizacion. Actualmente hay distintos cultivares, entre ellos algunos con flores de distintos tonos de color rosa.

 

 

Prefiere una situación totalmente soleada aunque admite sombra parcial, es adecuada para rocallas, borduras, paredes de piedra y macizos florales, podemos cultivarla en solitario o en grupos cubriendo el terreno. También es adecuada para macetas en solitario o formando composiciones juntos a otras plantas de floración primaveral. El color blanco luminoso de sus flores aporta mucha luminosidad al jardin. Es recomendable plantar los ejemplares en su lugar definitivo puesto que sus raíces son muy sensibles a la manipulación. Utilizar una tierra de jardin fértil que contenga turba y una buena proporción de arena para facilitar el drenaje, son muy sensibles a la retención de agua especialmente durante el invierno, pueden tolerar terrenos pobres.

 

 

Riegos regulares en plantas jóvenes y recién trasplantadas, distanciar los riegos pasadas unas semanas desde su plantación, los ejemplares bien establecidos soportan periodos de sequía, viviendo bien en suelos secos y en paredes de piedras. Puede cultivarse en distintos climas resistiendo varios grados bajo cero en terrenos bien drenados, en climas con inviernos muy fríos y húmedos suele comportarse como anual. Tolera el clima caluroso y seco pero florece mejor con temperaturas mas suaves. Es recomendable cortar el extremo de sus tallos despues de la floración para mantener las plantas compactas y saludables.

 

 

Se reproduce por semillas, división y esquejes, se aconseja sembrar las semillas en primavera, estas germinan al cabo de quince o veinte días con temperaturas cálidas. Dividiremos las plantas cuando haya finalizado la floración colocando las partes obtenidas en su emplazamiento definitivo. Podemos obtener esquejes durante el verano y ponerlos a enraizar en un emplazamiento sombreado.

 

 

Son plantas fáciles de cultivar que no suelen presentar problemas con plagas de insectos ni enfermedades, ocasionalmente pueden tener problemas de hongos como el oídio o pueden sufrir el ataque de pulgones, las plantas afectadas deberán ser tratadas con fungicidas o insecticidas. Su principal enemigo es un exceso de riego o mal drenaje del sustrato que puede ocasionar pudrición de raíz, es imprescindible proporcionar a las plantas un drenaje perfecto. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *