Arabis Blepharophylla

 

Es una planta de vivaz perteneciente a la familia Brassicaceae, es originaria de zonas costeras de California. Aunque se trata de una planta vivaz frecuentemente se cultiva como planta de temporada especialmente en climas fríos. Las plantas son pequeñas y redondeadas de alrededor de diez centímetros de altura cuando no tienen flores y de veinte centímetros de altura en floración, tienen un diámetro de entre veinte y veinticinco centímetros.

 

 

Sus hojas son ovaladas de bordes irregulares o dentados, de color verde y cubiertas por una fina vellosidad, crecen  de forma alterna agrupadas en rosetas compactas en la base de la planta. Las hojas presentan una nerviación central marcada de color verde claro. En climas cálidos las hojas son perennes pero en en climas de temperaturas invernales algo bajas pueden comportarse como caducas.

 

 

 

Florece abundantemente en primavera, las primeras flores aparecen en febrero si el clima es el adecuado y continúan floreciendo hasta abril o mayo. Las inflorescencias son numerosas, las flores crecen agrupadas en los extremos de tallos largos y delgados cubiertos de finísimos pelos, son de color rosa violáceo y están compuestas de cuatro pequeños pétalos ovalados con pequeños centros blancos y amarillos, son aromáticas. Las flores fecundadas dan lugar a frutos en forma de capsulas muy estrechas que contienen las semillas.

 

 

Arabis Blepharophylla puede cultivarse en una situación soleada o parcialmente soleada, prefieren sol de mañana y sombra de tarde. Necesita un sustrato de plantación suelto y arenoso que drene perfectamente ya que proviene de zonas arenosas y rocosas de California. Prepararemos previamente el terreno especialmente si el terreno es arcilloso, añadiremos arena de rió y pequeños áridos para que el suelo drene correctamente. Podemos cultivarla en macetas y directamente en el suelo del jardin, es adecuada para cultivar en rocallas y en jardines costeros.

 

 

 

Los ejemplares jóvenes y recién trasplantados necesitan riegos regulares, especialmente en primavera y verano en floración y con temperaturas elevadas, una vez establecidas sobre el terreno distanciaremos los riegos, es imprescindible que el terreno drene perfectamente. Es recomendable cortar los tallo florales a medida que las flores se van secando para promover nuevas floraciones, a finales de invierno podar el extremo de sus tallos para mantener una forma compacta.

 

 

Es adecuada para cultivar en climas de temperaturas invernales moderadas, no resiste temperaturas negativas muy bajas, solo puede soportar heladas ligeras de hasta un grado negativo de forma puntual pero no temperaturas inferiores, es recomendable acolchar el terreno para proteger las raíces del frió. Las heladas tardías de primavera pueden acabar con las plantas. Si el verano es muy caluroso con vientos secos es recomendable cultivar las plantas a media sombra y acolchar el terreno para mantener la humedad. Si se cultiva en climas muy fríos se comporta como anual.

 

 

 

Arabis Blepharophylla se reproduce por semillas, sembraremos las semillas a principios de otoño y las trasplantaremos a pequeñas macetas cuando hayan desarrollado dos pares de hojas, dependiendo de las temperaturas invernales las cultivaremos en exterior o las mantendremos en invernaderos durante el invierno para colocarlas en exterior a finales de invierno o principios de primavera cuando las temperaturas empiezan a subir y a finalizado el riesgo de heladas. Florecerán en la primavera siguiente.

 

 

Es una planta resistente a las plagas de insectos típicas del jardin, su principal enemigo es el exceso de agua y mal drenaje del sustrato que pueden ocasionar ataques de hongos y pudrición de raíces. Es imprescindible mantener la planta aireada y evitar el exceso de humedad especialmente durante el invierno. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *