Echeveria Agavoides

 

Echeveria Agavoides es una planta suculenta perenne perteneciente a la familia Crassulaceae y al genero Ehevaria, es originaria de México. La planta tiene un crecimiento redondeado y compacto de poca altura, mide entre diez y doce centímetros de altura y algo mas de diámetro, carecen de tallo. Suele crecer en solitario pero en su hábitat natural tiende a forma grupos tupidos, las plantas adultas desarrollan pequeñas plantas a su alrededor.

 

 

 

La planta consiste en una roseta formada por hojas gruesas y carnosas, de forma ovalada casi triangular y extremos puntiagudos, son brillantes, de textura suave. Las hojas se desarrollan unas sobre otras a partir de un punto central, formando filas con hojas alternadas, las hojas inferiores son mas grandes y se disponen de forma prácticamente horizontal mientras que las superiores y centrales, muy pequeñas crecen de forma prácticamente vertical. Son de color verde pálido pero presentan margenes y puntas de color rojizo en situaciones muy luminosas. Algunas variedades como «Romeo» tienen tonos rosados muy decorativos. Florece en verano, el tallo floral es largo y sobresale por encima de la vegetación, las flores pueden ser de color rojo, naranja o rosado, los pétalos presentan los extremos de color amarillo.

 

Echeveria Agavoides «Romeo».

 

 

Situación parcialmente soleada o de sombra luminosa, admite el sol directo a primeras horas del día. Utilizaremos un suelo permeable y arenoso para su cultivo, que contenga pequeños áridos que faciliten un correcto drenaje, podemos utilizar un sustrato comercial especial para plantas crasas y cactus. Los riegos deben ser moderados al tratarse de una planta carnosa, es muy sensible al exceso de humedad en el sustrato que provoca pudrición de las plantas. Si los cultivamos en macetas no colocaremos platos en la base o colocaremos bolas de arcilla o pequeñas piedras entre la base de la maceta y el plato o maceta decorativa evitando que el agua sobrante del riego quede en contacto con la base de la maceta. En otoño disminuir los riegos y en invierno con temperaturas bajas es recomendable que el sustrato permanezca prácticamente seco.

 

 

Aunque no necesita podas es recomendable retirar las hojas secas o estropeadas de la base de la planta y cortar las inflorescencias secas cuando a finalizado la floración. Es adecuada para cultivar en climas de temperaturas invernales cálidas o moderadas, no resiste temperaturas muy frías, es recomendable cultivar las plantas en interior si el invierno es frió, al menos durante los meses de temperaturas mas bajas, no soporta temperaturas inferiores a seis o siete grados.

 

 

 

Se reproduce por separación de pequeñas plantas que se desarrollan alrededor de la planta madre y por esquejes de hoja. Es una planta resistente ante plagas de insectos y enfermedades, sus principales enemigos son el exceso de riego, mal drenaje y temperaturas bajas. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *