Cactus Vela Espiral-Cactus Jamacaru Spiralis

 

Cereus Jamacuru Spiralis es un cactus muy original y decorativo de crecimiento vertical espiral, pertenece a la familia Cactaceae. Como la mayoría de Cereus es originario de Sudamérica, esta variedad es originaria de Brasil y en su habitad natural puede alcanzar alturas de hasta ocho metros y desarrollar un tronco de alrededor de cincuenta centímetros de diámetro. Es una planta longeva que puede vivir alrededor de treinta años.

 

 

Su tallo es retorcido va formando espirales a medida que se desarrolla, en inicio los ejemplares jóvenes tienen un tallo único pero va desarrollando distintos tallos a medida que va madurando. Las espirales la forman las costillas de cuatro a seis por tallo, que le dan ese aspecto retorcido tan atractivo.

 

 

A lo largo de las costillas se forman las aureolas con una especie de vellosidad o fieltro de color blanco grisáceo, con espinas prominentes de color marrón o amarillento que se vuelven de color gris, los tallos son de color verde azulado y muy carnosos. Florece de forma esporádica, generalmente en verano entre junio y septiembre, sus flores son blancas con sépalos verdes y se abren de noche.

 

 

Situación soleada, suelo seco bien drenado, para cultivarlo utilizaremos un sustrato poroso y permeable que contenga áridos de distintos tamaños y arena para asegurar un perfecto drenaje. Podemos utilizar un sustrato ya preparado especial para el cultivo de plantas crasas y cactus. Podemos cultivarlo en interior pero necesita una buena iluminación y ventilación. Añadiremos un poco de abono especial para plantas crasas y suculentas una vez al mes en primavera y verano, en otoño e invierno no abonar. Trasplantaremos los ejemplares cultivados en macetas cada dos o tres años, el mejor momento para el trasplante es en primavera.

 

 

En primavera y verano con temperaturas altas y mayor actividad vegetativa regaremos de forma moderada dejando secar el sustrato entre riegos, una o dos veces cada diez o quince días suele ser suficiente, depende de las temperaturas y clima del lugar de cultivo. Si los cultivamos en macetas, nos aseguraremos que el resto del agua de riego fluya correctamente y no quede en contacto con la base de la maceta. En otoño distanciaremos los riegos a mediada que las temperaturas bajen y en invierno los eliminaremos casi por completo puesto que la planta deja de crecer y entra en un estado de reposo, suele ser suficiente una vez al mes si el clima es muy seco.

 

 

No resiste temperaturas inferiores a diez grados. Lo ideal es cultivar las plantas en temperaturas que oscilen entre los diez y veintiocho grados. Necesita que las temperaturas invernales sean mas bajas para dar flores. Generalmente no necesita podas, en caso de ejemplares con mas de un tallo solo efectuaremos podas de limpieza eliminando los tallos estropeados o muy viejos y deteriorados.

 

 

Es una planta muy resistente ante plagas y enfermedades, sus principales enemigos son el exceso de riego o mal drenaje del sustrato y las temperaturas excesivamente frías. Ocasionalmente puede verse afectada por cochinillas. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *