Amancae-Hymenocallis Amancaes-Ismene Amancaes

 

Hymenocallis Amancaes es una planta bulbosa perteneciente a la familia Amaryllidaceae, es originaria de Perú. Se desarrolla en lomas o pequeñas elevaciones de terreno, en zonas costeras, crece en zonas rocosas de forma silvestre, donde surge entre las rocas y entre la niebla, aparece en invierno con temperaturas frías (de junio a septiembre en el hemisferio sur). La planta se desarrolla a partir de bulbos subterráneos de color blanco. La planta también es conocida con el nombre de «Ismene Amancaes», o simplemente «Amancae» o «Amancaya».

 

 

Sus hojas son alargadas y estrechas de color verde brillante y textura coriácea, se desarrollan a partir de un tallo redondeado y grueso de crecimiento erecto, que crece directamente desde el bulbo y surge desde el nivel del suelo. Las hojas crecen superpuestas unas sobre otras de forma circular y vertical, y se arquean hacia el exterior a medida que maduran y se alargan. Presentan una nerviación longitudinal hendida muy marcada y terminan en punta, sus bordes son lisos.

 

 

Las flores son muy llamativas y bellas tienen forma acampanada, son de color amarillo intenso, presentan dibujos o franjas verticales de color verde intenso en su interior. Las plantas de Amancae florecen solo una vez cada año, generalmente a finales de septiembre (finales de invierno o principios de primavera en el hemisferio sur). Las flores solo permanecen abiertas de dos o cuatro días, son breves pero muy bonitas, son muy apreciadas desde hace muchos años, ya los Incas decoraban vasijas y cerámicas con dibujos de esta flor. Cuando finaliza la floración se desarrollan los frutos, sus semillas de color verde germinan en la misma planta y cuando caen al suelo ya disponen de raíces para empezar a desarrollarse.

 

 

Es su habitad natural los tallos y hojas empiezan a desarrollarse durante el invierno (de junio a septiembre en el hemisferio sur), y las plantas florecen a finales de invierno o principios de primavera (finales de Septiembre en el hemisferio sur). En esta época de desarrollo y floración necesitara riegos frecuentes, es imprescindible mantener el sustrato ligeramente húmedo pero no encharcado, lo que puede provocar ataques de hongos y pudrición de los bulbos. El clima es frió y húmedo cuando la planta se desarrolla, con neblinas frecuentes, las temperaturas nocturnas pueden bajar hasta los ocho grados y las diurnas llegar hasta alrededor de veintitrés grados.

 

 

En cultivo es necesario imitar sus condiciones naturales, necesitan un emplazamiento luminoso de sol tamizado, un suelo muy poroso, fértil, que contenga gravas de distintos calibres que aseguren un perfecto drenaje, (crece entre rocas). El sustrato se debe mantener constantemente húmedo pero no encharcado, especialmente durante la época de crecimiento y floración, necesita riegos regulares y frecuentes. El ambiente debe ser muy húmedo con continuas vaporizaciones.

 

 

Después de la floración y con la subida de las temperaturas las hojas van amarilleando y se secan, la vegetación debe ser retirada cuando esta totalmente seca. Los bulbos y raíces subterráneas permanecerán durmientes hasta la próxima temporada de crecimiento, por lo que las plantas deberán ser regadas solo de vez en cuando evitando que el sustrato se seque por completo, pero regando muy poco. Su cultivo no es fácil lejos de su habitad natural, por lo que suele ser cultivado en jardines botánicos o por coleccionistas expertos. DIFICULTAD ALTA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *