Sombrilla Enana Janine-Schefflera Enana Janine-Schefflera Arboricola Janine

 

Schefflera Janine es una planta perenne hibrida perteneciente a la familia Araliaceae, no existe como tal en la naturaleza pero la planta de la que proviene «Schefflera Arboricola» es originaria de China. Es una planta de crecimiento erecto, sus tallos son gruesos y redondeados de color verde. Sus hojas son gruesas, brillantes y compuestas, pueden estar formadas de cinco a siete lóbulos ovales que se desarrollan a partir de un único centro, tienen forma de paraguas o sombrilla, los lóbulos tienen bordes rectos o ligeramente irregulares. Las hojas se desarrollan en el extremo de largos y delgados peciolos que crecen a lo largo del tallo principal, son de color verde y presentan anchos e irregulares dibujos de color crema o verde pálido.

 

 

Necesitan una situación luminosa pero protegida de los rayos del sol para desarrollarse correctamente. En condiciones de poca luz pierde parte del color blanco o verde claro de sus hojas, mostrándose menos variegada, las hojas pueden crecer mas raquíticas y pueden caer. Si se cultiva en interior es aconsejable evitar las corrientes de aire y colocarlas lejos de la calefacción y del aire acondicionado. En exterior podemos cultivarla en un lugar sombreado y protegido.

 

 

Plantar en un sustrato rico en turba y nutrientes, rico en humus, que contenga arena para que drene perfectamente. Es recomendable añadir junto con el agua de riego un poco de abono mineral liquido, especial para plantas verdes, una o dos veces al mes en época de máximo crecimiento, desde primavera a principios de verano, y en septiembre y octubre para enriquecer la tierra de plantación, en invierno es mejor no abonar.

 

 

Riegos escasos pero regulares, su principal enemigo es el exceso de riego por lo que es necesario evitar empapar el sustrato, dejar secar la tierra entre riegos y retirar el agua sobrante del riego del plato o del cubre macetas donde la cultivemos. Es recomendable colocar pequeños áridos o bolas de arcilla a sus pies, para que mantengan el agua alejada de la base de la maceta para evitar pudriciones. En otoño e invierno distanciar los riegos, las plantas bien enraizadas pueden resistir periodos de sequía.

 

 

Prefiere una zona de cultivo con alta humedad ambiental, en interior podemos incrementarla situando a la planta sobre un lecho de bolas de arcilla mojadas, el agua al evaporarse proporcionara humedad extra alrededor de la planta evitaremos que el agua quede en contacto con la base de la maceta. Para incrementar la humedad también podemos pulverizarlas las hojas con agua, especialmente si las temperaturas son altas y en plantas cultivadas en interior donde la humedad ambiental suele ser inferior.

 

 

Eliminaremos las hojas y tallos secos o estropeados, podemos cortar un poco el extremo de sus tallos para favorecer el crecimiento de nuevos brotes y conseguir plantas mas compactas a principios de primavera. Cultivaremos las plantas en exterior en climas de temperaturas invernales moderadas. Si el clima invernal es muy frió es recomendable mantener los ejemplares en interior, al menos durante el invierno, los colocaremos de nuevo en exterior en primavera cuando las temperaturas empiezan a subir o los cultivaremos como plantas de interior. Prefieren temperaturas moderadas de entre quince y veinticinco grados, pero puede soportar temperaturas mas bajas de forma ocasional especialmente los ejemplares adultos.

 

 

Se reproduce por esquejes en primavera o a finales de verano o principios de otoño. Es una planta muy fácil de cultivar y de poco mantenimiento, sin embargo Schefflera es una planta muy sensible al exceso de riego o mal drenaje del sustrato que puede ocasionar ataques de hongos y pudriciones, es preferible regar poco las planta que regarlas demasiado. Es una planta resistente a insectos, pero ocasionalmente puede presentar cochinillas en forma de pequeñas lapas, estos insectos segregan una melaza que favorece la aparición del hongo de la negrilla, que cubre las hojas con una especie de hollín, serán necesarios tratamientos con insecticidas e fungicidas específicos para controlar las plagas y eliminarlas. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *