Mirto del Cabo-Mirto de Sudáfrica-Myrsine Africana

 

El Mirto del Cabo es un arbusto muy ramificado de hojas perennes, es originario de Suráfrica. El Myrsine Africana se encuentra naturalizado en zonas lluviosas del sur de África, China, Azores e Himalaya. Crece de forma natural en bosques, y en las grietas de las rocas. Presenta ejemplares de ambos sexos, es necesario ejemplares de los dos sexos para que las plantas fructifiquen, son plantas, dioicas. Es una planta muy resistente de crecimiento lento y vida larga, puede llegar a alcanzar alrededor de setenta centímetros de ancho y de alto.

 

 

Se le conoce como Mirto Africano, Mirto del Cabo, o Boj Africano. Es una planta aromática, sus hojas son pequeñas, redondeadas terminadas en punta, de color verde brillante, la mitad superior de sus hojas presenta bordes finamente aserrados. Florece a finales de primavera, sus flores son muy pequeñas de color blanco o rojizo, crecen agrupadas y surgen en la base de las hojas. Son insignificantes, algo mas visibles en los ejemplares macho.

 

 

Para que aparezcan frutos es necesario que se cultiven próximas, plantas machos y hembras, para que las flores puedan ser fecundadas. Sus frutos, si se forman, son muy decorativos, son redondeados de color azulado o violeta, son muy apreciados por los pájaros, que los ingieren, y diseminan sus semillas ayudando a su reproducción, contienen solo una semilla. El ejemplar hembra es el que produce frutos, la mayoría de las plantas que podemos adquirir en viveros son plantas macho que no producen frutos.

 

 

Este arbusto puede adaptarse a situaciones de sol, sombra o sombra parcial. En situaciones de sombra o sombra parcial sus hojas tendrán un verde mas intenso. Podemos cultivarlos en el jardin como ejemplares aislados o formando setos, es una planta muy bonita para crear pequeños setos. En macetas, quedan muy bien para la decoración de terrazas, sus pequeñas hojas hacen que sea una planta muy decorativa. Son plantas de crecimiento lento, son adecuadas para jardines pequeños, en climas de inviernos suaves.

 

 

En interior necesita un lugar luminoso, colocarlo cerca delas ventanas. En interior es muy utilizado en forma de pequeños arboles, queda muy decorativo por su similitud a un pequeño bonsai. Si colocamos varios ejemplares juntos en bonitos cubre macetas queda muy original.

 

 

Necesita un sustrato rico en materia orgánica, con un buen drenaje. Es mejor plantar los nuevos ejemplares al final de invierno o principios de primavera, para que la planta ya este establecida cuando lleguen las temperaturas altas. Es aconsejable abonar al final de invierno, añadir algo de materia orgánica, en forma de estiércol, humus de lombriz, guano o sustrato enriquecido. A las plantas cultivadas en interior es preferible aplicar abonos minerales líquidos especiales para plantas verdes.

 

 

Las plantas adultas necesitan riegos moderados, dejar secar la tierra entre riegos, pueden aguantar periodos de sequía. Los ejemplares recién trasplantados, los jóvenes y los cultivados en macetas, necesitan riegos mas a menudo, sobretodo durante el verano con temperaturas altas.

 

 

Prefiere temperaturas cálidas, no le gustan las temperaturas muy bajas, el Mirto del Cabo, es recomendado para cultivar en climas similares al mediterráneo y tropicales. En climas con inviernos muy fríos es mejor cultivar como planta de interior, o resguardar en invernaderos durante el invierno.

 

 

Es aconsejable, podar las puntas de las ramas al final de invierno o principios de primavera, así favoreceremos el crecimiento de nuevos brotes y plantas mas compactas. Admite muy bien la poda, lo que hace, que sea una planta ideal para podar en forma de pequeño árbol o arbusto redondeado, así como para setos en distintas formas, es adecuado para podas topiarias. Las ramas y hojas jóvenes tienen una tonalidad rojiza, cuando maduran las hojas adquieren un color verde oscuro aterciopelado y sus tallos tornan grisáceos.

 

 

 

Es un arbusto fácil de cultivar y muy resistente, se adapta fácilmente a diferentes condiciones de cultivo. Ideal para jardines sostenible que no necesiten de mucho riego, es un arbusto adecuado para jardines de sombra.

 

 

No suele ser atacada por plagas o enfermedades, pero necesita un sustrato con muy buen drenaje para que sus pequeñas raíces no sufran podredumbres por exceso de humedad en el sustrato. Proteger en inviernos muy fríos es esencial, poder la planta a salvo de las heladas.

 

 

Se reproduce por semillas, también podemos reproducirlo por esquejes, recoger un trozo de tallo directamente arrancándolo de la planta, que contenga un tacón vegetal, no cortar los esquejes. Es un proceso lento porque tardan un tiempo en enraizar.

 

 

Para obtener semillas, es necesario cultivar ejemplares machos y hembras para que las flores de los ejemplares femeninos puedan ser fecundadas y produzcan frutos. Las semillas las sembraremos al final de invierno o principios de primavera en un lugar templado o en un invernadero. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

Resultado de imagen de myrsine africana

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *