Hortensia Paniculata-Hydrangea Paniculata

 

La Hortensia Paniculata es una planta arbustiva originaria de China, es una planta muy ramificada de mayor crecimiento que la Hortensia común, puede llegar a alcanzar dos o tres metros de altura. Sus tallos jóvenes son de color marrón rojizo, suelen ser algo velludos, tornan de color gris oscuro cuando maduran, su floración es de color blanco.

 

 

Es un arbusto de hojas caducas, estas son alargadas de color verde terminadas en punta, el envés de las hojas es verde en un tono mas claro. Sus nerviaciones son muy visibles, sus hojas son algo menos gruesas que las de la hortensia común, sus bordes están ligeramente dentados. Las inflorescencias empiezan a aparecer a mediados de primavera, en un principio son muy pequeñas de color crema. Cuando se van desarrollando se vuelven de color blanco.

 

img_20161118_164148400

 

Sus pequeñas flores surgen reunidas en inflorescencias cónicas, de ahí viene su nombre de Hortensia Paniculata. Suele florecer a mediados de primavera, principios de verano, o mediados, sus flores son de color blanco. En algunas variedades sus flores van cambiando a una tonalidad rosada cuando maduran. En otoño adquieren un color ocre, como la mayoría de hortensias.

 

 

 

Necesita una situación muy iluminada, en sombra parcial. No colocar a pleno sol, sobretodo en las horas centrales del día, durante el verano cuando las temperaturas son muy elevadas. Durante el invierno y principios de primavera soporta mejor una exposición mas soleada.

 

img_20161118_164220832

 

 

Utilizar un sustrato suelto y rico en turba, añadir parte de tierra de castaño o brezo para acidificar. Es mejor plantar los nuevos ejemplares en primavera cuando las temperaturas todavía no son muy altas, de esta forma ya estarán bien establecidas cuando suban las temperaturas. Si es necesario cambiar de maceta las plantas a otras de mayor tamaño, también es recomendable hacerlo en primavera.

 

 

img_20161118_164159695

 

Abonar al final del invierno o principio de primavera, con abono granulado de liberación lenta, especial para plantas ácidas, como azaleas, gardenias, rododendros y hortensias. Esparcir un pequeño puñado de gránulos alrededor de la planta, evitando que queden en contacto con el tronco de la planta, mover la tierra y regar a continuación.

 

 

img_20161118_164139332

 

Durante la primavera y el verano, mientras esta en floración, podemos utilizar un abono mineral liquido especial para plantas ácidas, disuelto en el agua de riego, lo aplicaremos dos veces al mes. Así favoreceremos la floración y el correcto desarrollo de la hortensia. Pueden ser necesarias aplicaciones de quelatos de hierro para reverdecer las hojas, si estas son de un tono muy claro, o con nerviaciones mas oscuras.

 

 

 

Necesita riego abundante durante el crecimiento, especialmente en época de floración, es mejor que la tierra se mantenga ligeramente húmeda. Es muy importante que el agua sobrante del riego drene perfectamente, es una planta muy sensible a los encharcamientos. Abra que ir disminuyendo los riegos a medida que las temperaturas bajen, en invierno regaremos mucho menos.

 

 

 

Estas plantas son muy decorativas, podemos sembrarlas directamente en el suelo del jardin, también quedan perfectas en grandes macetas para decorar terrazas y balcones. Antes de plantar corregiremos la textura y acidez del suelo, siempre que la cultivemos en terrenos calcáreos o arcillosos.

 

 

img_20161118_164048019

 

Añadiremos materia orgánica y tierra de castaño o de brezo, si las cultivamos en el jardin, colocaremos una capa de gravas o pequeñas piedras para asegurar un perfecto drenaje. En macetas colocaremos grava volcanica o bolos de arcilla en el fondo de la maceta, mezclaremos turba de calidad con tierra de castaño para aportar acidez a la planta.

 

img_20161118_164002500

 

img_20161118_163955790

 

Si las cultivamos en macetas es mejor prescindir del plato, o colocar gravas o piedras sobre el para que el agua del riego que sobre pueda salir correctamente y no quede en contacto con la base de la maceta. Si la maceta tiene retención excesiva de agua puede ser nefasto para la hortensia.

 

 

 

Poda, no es necesario podar de una forma determinada o en una época concreta, para que florezca correctamente, como ocurre con la Hortensia Macrophylla. Este tipo de hortensia no suele tener problemas con la floración, si la podamos mucho las inflorescencias suelen ser de mayor tamaño, si no las podamos la planta florece de la forma habitual pero el arbusto llega a alturas superiores..

 

 

Suelen ser bastante resistentes a plagas y enfermedades. Uno de sus problemas mas comunes esta relacionado con el agua de riego, no le gusta el agua con cal, por lo que si la utilizamos tendremos que neutralizar la cal con aplicaciones de abonos para plantas ácidas, o algo de ácido nítrico o cítrico de vez en cuando mezclado con agua, bastaran unas gotas por cada litro de agua. Las hortensias en general suelen necesitar aplicaciones de quelatos para reverdecer sus hojas.

 

 

img_20161104_154939502

 

La cantidad de agua de riego y el drenaje también pueden ocasionar algún problema. Durante el invierno con bajas temperaturas, al ser una planta de hoja caduca, no necesitas mucho riego, pero en época de crecimiento y especialmente en floración necesita mucha agua, si le falta el agua sus flores y hojas sufrirán, si tiene excesivo riego o retención de agua en el sustrato, puede sufrir ataques de hongos como oídio y pudriciones. Hay que proporcionarle agua en su justa medida, y proporcionar un drenaje excelente.

 

img_20161104_155005180

 

Se reproducen fácilmente por esquejes, en verano. Después de la floración, podemos podar algo la planta para recoger esquejes, es conveniente que cada esqueje contenga varios nudos para que sea mas efectiva su reproducción. Retiraremos las hojas inferiores de los esquejes. Utilizaremos hormonas de enraizamiento, mojaremos el extremo inferior de los esquejes con agua y los introduciremos en polvo para enraizar, sacudiremos el exceso de polvo.

 

 

img_20161104_155011627

 

Previamente prepararemos unas macetas pequeñas con una mezcla de sustrato que contenga turba, arena y tierra de castaño, con un palito o lápiz haremos agujeros en el sustrato donde colocaremos con cuidado los esquejes, introduciremos al menos una cuarta parte del tallo, apretaremos la tierra a su alrededor y regaremos con cuidado. Mantendremos el sustrato húmedo y en sombra parcial, en pocas semanas las nuevas plantas abran desarrollado raíces. DIFICULTAD MEDIA.

 

img_20161104_154924693

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *