Helicornia Hawai

 

Helicornia Hawai es una planta herbácea perenne perteneciente a la familia Heliconiaceae, es originaria de Hawai y otras islas del Suroeste del Pacifico, de Centro y Suramerica, de países como Ecuador y Perú. Crece de forma silvestre en zonas húmedas de Hawai, es una planta de crecimiento redondeado abierto con tallos de crecimiento erecto que mide alrededor de setenta centímetros de altura, nos recuerda a la Stretlizia o Ave del paraíso por su forma de crecimiento y floración.

 

 

Las hojas son alargadas de color verde brillante, crecen de forma opuesta sobre tallos de crecimiento vertical, presentan una nerviación central muy marcada de la que parten finas nerviaciones horizontales hasta el extremo de las hojas. Las hojas son puntiagudas de bordes lisos.

 

 

 

Las inflorescencias son altas y sobresalen por encima de la vegetación, están unidas a un largo peciolo redondeado. Las flores son bicolores presentan tonos amarillos, anaranjados y tonos melocotón suave, son adecuadas para flor cortada. En sus países de origen el bonito colorido de sus flores atrae a colibríes e insectos polinizadores que se alimentan con su néctar y son los encargados de su polinizacion. Las plantas necesitan mucha luminosidad para florecer, incluso de algunas horas de sol directo diarias a primeras horas de la mañana. En climas adecuados puede florecer durante todo el año.

 

 

Situación parcialmente soleada muy luminosa, puede admitir algo de sol directo a primeras horas de la mañana o a ultimas de la tarde, evitando el sol directo del mediodía especialmente en verano. En interior colocar las plantas cerca de una ventana para favorecer una abundante floración. Las plantas cultivadas en exterior deben ser protegidas de los vientos fuertes que pueden dañar sus hojas. Necesitan un suelo suelto, que contenga turba y arena para facilitar el drenaje, mantener el suelo fértil añadiendo materia orgánica a principios de primavera. Podemos cultivar las plantas directamente en el suelo del jardin en climas adecuados, en climas fríos cultivaremos en macetas para proteger fácilmente en invierno, perfecta, para la decoración de terrazas y como planta de interior.

 

 

 

Riegos regulares y frecuentes, durante el verano con temperaturas altas necesita mucha agua, riegos abundantes evitando el encharcamiento No resiste la sequía, es imprescindible que el suelo permanezca ligeramente húmedo. En otoño e invierno disminuir los riegos a medida que las temperaturas bajen. Cortar los tallos florales cuando las flores se sequen y las hojas secas o estropeadas, cortar desde la base retirando todo el tallo o pedúnculo, para mantener las plantas en buenas condiciones.

 

 

En climas de temperaturas cálidas es una planta perenne, pero si las temperaturas invernales son frías por debajo de diez grados, su parte aérea se seca, las hojas pueden brotar de nuevo en primavera con la subida de las temperaturas si las raíces no se han dañado. Prefiere temperaturas entre quince y treinta grados. En climas de inviernos fríos es recomendable cultivar las plantas en interior o en invernaderos, al menos durante el invierno.

 

 

 

Se reproduce por semillas y por rizomas, es mas frecuente la reproducción por rizomas, es mas rápida y mas efectiva que la reproducción por semillas. Es recomendable tratar previamente las porciones de rizoma con un producto fungicida, para evitar ataques de hongos y pudriciones y dejar secar o cicatrizar las heridas del corte por unos días. Colocaremos los rizomas con el brote de crecimiento hacia arriba ligeramente cubierto de tierra y afianzaremos la tierra de alrededor. Si utilizamos semillas es recomendable mantenerlas sumergidas en agua durante unos días previamente a su siembra, mantendremos las macetas en un lugar caldeado y luminoso. Las semillas pueden tardar varios meses en germinar, incluso pueden germinar despues de un año desde la plantación.

 

 

El principal enemigo de la Heliconia Hawai es un riego excesivo o un mal drenaje, que puede provocar pudrición de raíces y ataques de hongos, las temperaturas demasiado frías y la falta de humedad y sequía son otras de las principales causas de problemas graves en las plantas. En condiciones optimas de cultivo no suelen tener plagas de insectos. Las plantas cultivadas en exterior pueden ser visitadas por hormigas que se sienten atraídas por el néctar de sus flores. En ocasiones los ratones o ratas causan daños en los tallos de las plantas cultivadas en exterior. En interior pueden presentarse plagas de cochinillas que tendrán que ser tratadas con insecticidas específicos. DIFICULTAD MEDIA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *