Encaje de Santa Catalina-Eriogonum Giganteum

 

Eriogonum Giganteum es una planta arbustiva perteneciente a la familia Polygonaceae y al genero Eriogonum, es originario de California en los Estados Unidos. Es un arbusto amplio de crecimiento rápido, muy ramificado que puede medir entre cincuenta centímetros de altura y anchura hasta dos o tres metros de altura y anchura especialmente si no se poda. Generalmente en cultivo se conservan entre metro y metro y medio de altura y anchura. Es conocido como «Lace de Santa Catalina».

 

 

Las hojas son perennes, ovaladas de color verde grisáceo, están cubiertas de una fina vellosidad blanquecina mas visible en las hojas jóvenes, presentan nerviaciones centrales de color gris claro y bordes irregulares, ondulados o arrugados, pueden medir hasta diez centímetros de largo. Las hojas crecen en grupos distanciados entre si, a lo largo de tallos largos, redondeados y estrechos de color verde grisáceo con un ligero toque purpura. Si el clima invernal es frió puede perder parte de sus hojas.

 

 

 

Florece desde mediados de primavera hasta finales de verano, las flores son muy pequeñas, minúsculas, peludas, de apenas unos milímetros de anchura, son de color blanco o blanco ligeramente rosado, aparecen reunidas en inflorescencias altas que se desarrollan en el extremo de sus tallos, dependiendo de la variedad las inflorescencias pueden ser compactas o abiertas. Las flores van madurando durante el verano y adquieren una tonalidad rojiza oscura, despues de la floración la planta genera nuevas hojas de color blanco grisáceo que van adquiriendo una tonalidad verdosa a medida que crecen.

 

 

Situación soleada, suelo poroso bien drenado, se adapta a distintos tipos de suelo a condición de que cuenten con un drenaje perfecto pero prefiere suelos rocosos. En su habitad natural se desarrolla en suelos secos y costeros, por lo que es ideal para cultivar en climas cálidos y en jardines próximos al mar. Perfecto como ejemplar aislado o combinado con arbustos de condiciones de cultivo similares, ideal para jardines amplios o grandes macetones.

 

 

Riegos regulares y moderados en ejemplares jóvenes y recién trasplantados, los ejemplares adultos y bien establecidos sobre el terreno necesitan poco riego y pueden resistir periodos de sequía. Si los cultivamos en macetas necesitan algo mas de riego. Efectuar podas de limpieza a finales de febrero eliminando tallos secos y estropeados, acortar los tallos demasiado largos para mantener las plantas redondeadas y compactas. Después de la floración es recomendable eliminar las inflorescencias secas para mantener las plantas en buenas condiciones.

 

 

Erigonum Giganteum es adecuado para cultivar en climas cálidos, con altas temperaturas estivales y moderadas invernales, sin embargo puede resistir temperaturas frías de hasta cuatro u ocho grados bajo cero si son ocasionales y breves, en invierno puede perder parte de sus hojas. Se reproduce por semillas en primavera, podemos recoger las semillas de las inflorescencias secas y guardarlas herméticamente en un lugar oscuro y seco para sembrarlas en la próxima primavera. Erigonum Giganteum es una planta muy resistente de poco mantenimiento muy resistente ante plagas de insectos y enfermedades, su principal enemigo es el exceso de riego y un drenaje insuficiente que puede ocasionar pudriciones. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *