Cordelyni Fruticosa-Cordelyni Terminales

 

Cordelyni Fruticosa es una planta perenne originaria de zonas tropicales de Asia, Australia e Indonesia. Es una planta de crecimiento erecto, en sus lugares de origen puede llegar a medir varios metros de altura, pero cultivada como ornamental suele medir alrededor de un metro. Hay muchos tipos de Cordelyni entre los que destacan el Cordyline indivisa, Cordelyni fruticosa, Cordelyni stricta, Cordyline dracaenoides, Cordyline australis. Algunos son arbustos y otros pueden llegar a ser arboles.

 

 

Dentro de este tipo de Cordelyni hay variedades con distinto color de hojas. La Cordelyni de hojas de color verde, la tricolor con hojas de color verde con tonos rojos, rosas y crema, y la variedad de hojas de color verde oscuro y rayas de color purpura. En su habitad se convierte en una planta leñosa, de crecimiento erecto. Sus hojas son alargadas en forma de lanza terminadas en punta, pueden llegar a medir cuarenta centímetros de largo en ejemplares adultos, si la cultivamos como planta de interior sus hojas son de menor tamaño, en interior no suele florecer.

 

 

Sus hojas son de color verde oscuro, con dibujos longitudinales de color purpura, algunas hojas son totalmente purpuras. Es una planta muy decorativa, especialmente por el colorido de sus hojas. Sus flores no son tan atractivas, suele tardar varios años en florecer, son pequeñas y surgen reunidas en pequeños tallos que sobresalen del centro de sus hojas, son aromáticas, rojizas o amarillas, cuando maduran tornan rosadas.

 

Imagen relacionada

 

Podemos cultivarla como planta de exterior, en climas con inviernos cálidos, como ejemplar aislado o formando grupos. Prefiere una situación protegida de los vientos fuertes y un emplazamiento a sombra parcial. Es muy popular cultivada como planta de interior, colocar en un lugar luminoso y lejos de fuentes de calor y aire acondicionado, evitar las corrientes de aire.

 

 

Necesita un suelo fértil rico en turba que contenga una tercera parte de aren para proporcionarle un buen drenaje, es aconsejable trasplantar cada dos años en primavera. Para asegurar una adecuada humedad ambiental y al mismo tiempo un buen drenaje, colocar la planta sobre un cubre macetas, que tenga en el fondo una capa de bolas de arcilla o pequeñas piedras, para aislar el agua sobrante del riego de la base de la planta. De este modo el agua al evaporarse humidificara el ambiente próximo a la planta.

 

Resultado de imagen de cordyline

 

Regar moderadamente, mas frecuentemente las plantas recién trasplantadas y las plantas jóvenes. Si las cultivamos directamente en el jardin las plantas una vez bien enraizadas necesitaran menos riegos, especialmente si el ambiente es húmedo. Si las cultivamos en interior deberemos disminuir los riegos durante el invierno pero tendremos que pulverizar las hojas para mantener la humedad.

 

 

Es muy importante que la tierra de plantación drene correctamente, en caso contrario, las raíces se pudrirán pudiendo ocasionara manchas foliares y la muerte de la planta. Si la cultivamos en interior es mejor utilizar agua sin cal para regar la planta, necesita mucha humedad ambiental, aparte de utilizar las bolas de arcilla mojadas en su base, también pulverizaremos a menudo sus hojas para proporcionarle humedad, es mejor utilizar agua sin cal para no manchar sus hojas. Dejar que se seque la base del sustrato entre riegos.

 

Cordyline John Klass

.

Es recomendable abonar una vez al mes en época de crecimiento, durante la primavera y verano. Utilizaremos un abono mineral liquido especial para plantas verdes. Durante el otoño e invierno no es necesario abonar, si lo hacemos solo de vez en cuando una vez cada dos o tres meses sera suficiente.

.
.
.
.
.
No le gusta el frió, por debajo de quince grados sufre. Hay que mantenerla en un emplazamiento en donde la temperatura no oscile demasiado, ya que detesta los cambios bruscos de temperatura. En climas con inviernos fríos debe cultivarse como planta de interior o en invernaderos.
.
.

 

Si crece en exceso la planta cultivada en exterior, puede ser podada. No suele necesitar poda si se cultiva como planta de interior, puesto que no suele crecer tanto como si se cultiva en exterior, en climas de temperatura y humedad favorables, pero si es necesario, en casos extremos, podemos podarla a treinta o cuarenta centímetros desde la base de la maceta para favorecer el crecimiento de nuevos brotes y rejuvenecer la planta.

 

 

Si las condiciones de cultivo son adecuadas no suele ser atacada por plagas o enfermedades, en primavera o verano en condiciones muy calurosas puede aparecer algún pulgón o cochinilla, tendremos que aplicar tratamientos insecticidas pulverizados sobre las hojas para aniquilar la plaga. En situaciones de riego excesivo o retención de agua en el sustrato  pueden aparecer manchas foliares y pudrición de raíces, disminuiremos los riegos y aplicaremos anti hongos para recuperar la planta.

 

 

La reproducción mas utilizada es por separación de hijuelos, es decir, pequeñas plantas que suelen nacer alrededor de la planta madre. Procederemos con mucho cuidado, intentando separar los grupos de hojas acompañados de porciones de raíces, para asegurar su agarre. En ejemplares adultos cultivados en exterior esporadicamente se utilizan otros métodos de reproducion como es, por esquejes del extremo superior de alguno de sus tallos. DIFICULTAD MEDIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *