Brexia Madagascariensis

 

Brexia Madgascariensis es una planta arbustiva o árbol pequeño perenne originario de zonas tropicales de África oriental, Madagascar, Mozambique, Tanzania y norte de Sudáfrica.  Crece desde el nivel del mar hasta cien metros de altura, en zonas costeras y rocosas, en bosques pantanosos y manglares. Generalmente mide entre dos y seis metros de altura aunque existen ejemplares cultivados en condiciones favorables de hasta diez metros. Es una planta densa muy ramificada de ramas lisas.

 

 

El árbol tiene crecimiento columnar y estrecho, lo que lo hace adecuado para lugares pequeños. Las hojas son perennes, alargadas y grandes, de cuatro a cincuenta centímetros de longitud y de dos a diez centímetros de ancho, suelen ser alargadas o en forma de huevo, de color verde, con bordes dentados o lisos. Los peciolos o tallos son cortos no superiores a dos centímetros.

 

 

Las flores pueden ser solitarias pero suelen crecer agrupadas en inflorescencias de dos o tres flores o mas, unidas por pequeños peciolos a un tallo largo y plano de alrededor de ocho centímetros de longitud. Las flores son pequeñas de color blanco verdoso, tienen cinco pétalos gruesos y carnosos de forma oval que se curvan casi totalmente hacia el exterior.

 

 

El fruto es cilíndrico de cuatro a diez centímetros de largo, es afilado, leñoso y fibroso, presenta cinco costillas prominentes, el interior es leñoso pero cuando madura se vuelve blando y pulposo, en su interior hay numerosas semillas pequeñas, ovaladas y arrugadas de color marrón oscuro. La fruta es comestible, es recolectada y consumida de forma local cuando esta madura.

 

 

Las frutas pueden flotan en el agua durante muchos meses, manteniendo sus semillas en condiciones para reproducirse. Las raíces de la planta son utilizadas para la preparación de un jarabe utilizado para tratar el dolor de estomago. Su madera es utilizada para la fabricación de mangos de herramientas y cucharas, también se utiliza para hacer carbón.

 

 

Necesita una situación soleada o parcialmente soleada para desarrollarse y florecer adecuadamente. Un sustrato suelto y poroso que contenga materia orgánica y nutrientes, necesita un buen drenaje, dado a sus orígenes se adapta a suelos salinos y a emplazamientos costeros. Al ser una planta de origen tropical necesita cierta humedad en el sustrato, riegos regulares manteniendo el sustrato  ligeramente húmedo pero no encharcado. No le gusta el frió ni las heladas, es adecuado para climas con inviernos cálidos o cultivado en invernaderos cálidos con un alto grado de humedad ambiental.

 

 

Se reproduce por semillas, las cuales permanecen viables durante muchos meses posteriores a su maduración. También puede multiplicarse por esquejes. En condiciones optimas de cultivo es muy resistente a enfermedades y plagas. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *