Boronia Anisada-Boronia Crenulata

 

Boronia Crenulata es una planta arbustiva perteneciente a la familia Rutaceae, es originaria de Australia. Es una planta de crecimiento redondeado y compacto muy ramificada que forma matas de entre treinta y setenta u ochenta centímetros de altura dependiendo de la variedad. La planta desarrolla numerosos y finos tallos parcialmente leñosos de crecimiento erecto abierto y algunos colgantes.

 

 

Es una planta adecuada para cultivar en maceas para decorar patios y terrazas y para sembrar directamente en el suelo del jardin como ejemplar aislado o en grupos, podemos cultivarla en rocallas, lugares elevados o delate de plantas altas o trepadoras y formando pequeñas borduras a los lados de caminos o zonas de paso. Las hojas son perennes, pequeñas y ovales de color verde intenso, crecen de forma alterna sobre los tallos. Las hojas son aromáticas, contienen aceites esenciales, si se frotan o estrujan desprenden un aroma anisado.

 

 

Floración abundante, florece a partir de finales de invierno y puede continuar floreciendo durante casi todo el año. Sus flores son pequeñas de color rosa, tienen cuatro pequeños pétalos ovales de bordes puntiagudos, el centro de la pequeña flor es abultado y redondeado en forma de diminuto botón. Las flores atraen a mariposas, abejas y otros insectos polinizadores, son aromáticas.

 

 

 

Boronia Crenulata prefiere una situación parcialmente sombreada para desarrollarse correctamente, admite una situación soleada a primeras horas de la mañana pero protegida de los rayos del sol del mediodía o de la tarde especialmente en verano, en climas muy calurosos prefiere sombra parcial durante todo el día. Necesita un sustrato suelto y esponjoso, rico en nutrientes que disponga de un drenaje perfecto. En su habitad natural vive en distintos tipos de suelo, arenosos e incluso arcillosos, y en suelos de rocas.

 

 

Es recomendable añadir humus a la tierra de cultivo, a finales de invierno podemos añadir un poco de abono de liberación lenta para enriquecer el terreno. Riegos regulares especialmente en primavera y verano, prefiere el suelo ligeramente húmedo pero evitando los encharcamientos, acolcharemos el terreno en verano para mantener la humedad. En otoño e invierno ir disminuyendo los riegos a medida que las temperaturas se suavicen. No le gusta la cal por lo que es recomendable regar las plantas con agua de lluvia.

 

 

 

Admite podas ligeras, es recomendable cortar el extremo de sus tallos a finales de invierno o cuando finalice la floración para potenciar el nacimiento de nuevos brotes y mantener la planta compacta. No resiste las temperaturas bajas ni las heladas por lo que se recomienda cultivarla en climas de temperaturas invernales moderadas. En invierno necesita protección si las temperaturas bajan, especialmente las raíces, por lo que es recomendable acolchar el suelo colocando una capa de material orgánico extra, como corteza de pino o una capa de algunos centímetros de sustrato alrededor de la base de la planta.

 

 

 

Se reproduce por esquejes, podemos utilizar los restos de poda para obtener esquejes. Quitaremos las hojas de al menos la tercera parte inferior del esqueje y lo introduciremos en el sustrato, podemos impregnar los tallos con hormonas de enraizamiento para potenciar el enraizamiento. Es una planta resistente ante las plagas típicas del jardin aunque ocasionalmente en verano puede ser atacada por ácaros o cochinillas, rociaremos las plantas con acaricidas o insecticidas específicos para mantenerlas sanas. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *