Árbol serpiente-Radermachera Sinica

 

Rademachera o “Árbol serpiente” es un arbusto o árbol de pequeñas dimensiones muy popular como planta de interior, es originaria de China, es una planta muy ramificada con tallos erectos y crecimiento compacto y piramidal. Los ejemplares cultivados en exterior pueden crecer bastante comvirtiendose en preciosos arboles de cinco a ocho metros de altura en situaciones de sol o de media sombra. En su habitad natural se desarrollan mucho y se convierten en arboles mas altos y robustos de tronco liso y gris en su juventud que va oscureciéndose y agrientándose con la edad. Sus ramas son grisáceas en ejemplares adultos.

 

 

Sus hojas son de color verde oscuro brillante, lo que le da un gran valor decorativo, son compuestas de folíolos ovalados y terminados en punta con nerviaciones muy marcadas, de tres a cinco centímetros de largo por dos o tres de ancho. Las hojas crecen de forma opuesta sobre el tallo y pueden medir de veinte a cuarenta centímetros de largo, en plantas de interior suelen ser mas pequeñas.

 

 

Se suele cultivar como planta de interior en macetas, por la belleza de sus hojas, las plantas crecen menos y no suelen florecer, hay variedades de hojas matizadas. En exterior florecen, sus flores son acampanadas y generalmente de color blanco o amarillo suave, crecen en inflorescencias terminales erectas de unos treinta centímetros de largo, que reúnen unas cuantas flores algo colgantes. Su fruto es una capsula cilíndrica muy larga y estrecha de cincuenta a ochenta centímetros de largo, generalmente retorcida dando la apariencia de una serpiente pequeña de color gris. En su interior se desarrollan numerosas pequeñas semillas apretadas provistas de alas.

 

 

Cultivada como planta de interior, necesita un emplazamiento luminoso lejos de los rayos directos del sol y de las corrientes de aire. En exterior, en climas adecuadas podemos cultivar las plantas en sombra parcial o en un emplazamiento soleado. Suelo rico en turba y nutrientes, suelto con buen drenaje. Añadir abono liquido mineral especial para plantas verdes, disuelto junto con el agua de riego dos veces al mes, aplicarlo en época de mayor desarrollo vegetativo, durante la primavera y principios de verano, procurar no abonar durante los meses de máximo calor o durante el invierno. No abonar demasiado ya que son plantas de crecimiento rápido.

 

img_20161011_091431749

 

Necesita riegos regulares y frecuentes especialmente con altas temperaturas, manteniendo el sustrato ligeramente húmedo pero no encharcado, utilizar agua de lluvia o mineral, no calcárea. Si hace mucho calor es recomendable pulverizar las hojas, al menos una vez a la semana. En invierno si la cultivamos en interior con calefacción, es recomendable colocar las plantas sobre un lecho de bolas de arcilla o áridos y agua, para que esta, al evaporarse proporcione humedad ambiental a la planta, evitar que el agua quede en contacto con la base de la planta para evitar pudriciones.

 

 

Es muy importante no encharcar la tierra y vaciar el cubre macetas o el plato, del exceso de agua que quede en contacto con la base de la maceta. Puede perder parte de sus hojas en condiciones de poco riego, si no ha pasado mucho tiempo sin agua la planta se recupera. Distanciar los riegos en plantas cultivadas en exterior, durante el otoño e invierno a medida que bajen las temperaturas.

 

 

No resisten temperaturas bajas, por ello son plantas muy utilizadas como plantas de interior, podemos cultivarlas en exterior durante todo el año en climas con inviernos de temperaturas cálidas, no resiste temperaturas por debajo de diez o doce grados, siendo su temperatura ideal alrededor de los dieciocho grados. Son plantas muy sensibles a cambios bruscos de temperatura.

 

 

No suele ser necesario podar las plantas, pero en ocasiones es recomendable cortar algunos tallos mas largos para controlar su crecimiento, especialmente en las plantas cultivadas en exterior debido a su rápido crecimiento. En exterior y en climas adecuados se convierten en pequeños arboles de crecimiento piramidal. Podar al final de invierno o principios de primavera para mantener las plantas mas compactas.

 

img_20161011_091427413

 

Son plantas resistentes en condiciones apropiadas de cultivo, en interiores o en épocas muy cálidas pueden presentar problemas de araña roja, pulverizaremos las hojas con agua a temperatura ambiente y aplicaremos acaricidas para combatir la plaga.

 

 

Se multiplica por esquejes en primavera o principios de verano, aprovecharemos los restos de poda para obtener esquejes terminales, retiraremos las hojas de las dos terceras partes inferiores del esqueje y introduciremos esta parte en un sustrato esponjoso y suelto manteniendo la tierra ligeramente húmeda, colocaremos las macetas en un lugar resguardado a la sombra, podemos utilizar hormonas de enraizamiento para facilitar la creación de raíces. Los ejemplares adultos cultivados en exterior florecen, podemos recoger sus semillas y sembrarlas en primavera para reproducir las plantas. DIFICULTAD MEDIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *