Abelia Grandiflora Lady Peach

 

Abelia Grandiflora Lady Peach es un cultivar de la Abelia Grandiflora. Es un arbusto compacto perenne de crecimiento redondeado, miden alrededor de cincuenta centímetros de altura y diámetro, pero las plantas adultas cultivadas en suelo pueden llegar a medir de noventa centímetros a un metro y medio de altura, y de sesenta a noventa centímetros de diámetro si no se podan. Cultivadas en macetas se mantienen en menores dimensiones.

 

 

Sus tallos son largos de crecimiento erecto o postrado, a lo largo de ellos se desarrollan las hojas, son alargadas, pequeñas y puntiagudas y se desarrollan de forma alterna sobre ellos mas juntas en los extremos. Las hojas presentan tonos verdes, anaranjados y amarillos, son variegadas, sus tonos varían dependiendo de la época del año adquiriendo preciosos tonos rosa asalmonado e incluso rojizos a finales de año.

 

 

 

Florece en verano, la floración es abundante y duradera, las flores surgen agrupadas en el extremo de sus tallos, son pequeñas de color blanco y cuentan con brácteas rosadas, por eso los brotes florales son de color rosa pálido pero sus flores son blancas y estrelladas. Las flores atraen a insectos polinizadores y a las mariposas. Abelia Grandiflora «Lady Peach» es una planta híbrida ornamental muy original y decorativa.

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, tolera la sombra luminosa donde permanece su forma compacta pero florecera menos. Suelo rico en nutrientes bien drenado, queda perfecta cultivada en grupos en el suelo del jardin y en macetas o jardineras para decorar patios y terrazas. Es una planta de hoja perenne por lo que luce atractiva durante todo el año. Es imprescindible que el suelo disponga de un buen drenaje para prevenir problemas de hongos y pudriciones, si es necesario añadiremos arena de rió al suelo del jardin para hacerlo mas permeable. Si la cultivamos en macetas o jardineras utilizaremos un sustrato rico en turba y colocaremos en la base de la maceta una capa de pequeñas piedras o tierra volcanica para asegurar el drenaje.

 

 

Riegos regulares, mas abundantes en primavera y verano con altas temperaturas, regar mas a menudo los ejemplares jóvenes y recién trasplantados y los cultivados en macetas, pero es muy importante no empapar la tierra y que el agua sobrante del riego drene perfectamente. En otoño ir disminuyendo la frecuencia de riego cuando las temperaturas descienden, en invierno regar muy poco especialmente en ejemplares adultos bien enraizados en el suelo del jardin.

 

 

 

Admite muy bien las podas, es recomendable efectuar una poda de mantenimiento a finales de febrero o principios de marzo eliminando tallos secos y estropeados y recortando los tallos excesivamente largos, no necesita podas para ramificar se ramifica por si misma. Es una planta muy tolerante a temperaturas cálidas, puede resistir temperaturas frías invernales incluso de algunos grados bajo cero si las cultivamos en un lugar protegido, pero perderá parte de sus hojas si hace frió. Las hojas brotaran de nuevo con fuerza en primavera cuando las temperaturas empiecen a subir.

 

 

 

Se reproduce por esquejes terminales en primavera o principios de verano, podemos utilizar los restos de poda para obtener esquejes. Cortaremos trozos de tallo de entre veinte y treinta centímetros de largo y les quitaremos las hojas inferiores, impregnaremos el extremo inferior del esqueje con polvos de enraizamiento y los colocaremos en un sustrato suelto y drenante manteniendo la tierra ligeramente húmeda. Colocaremos las macetas en un emplazamiento protegido a sombra parcial, pasadas unas semanas habrán desarrollado raíces.

 

 

Es una planta muy fácil de cultivar de muy poco mantenimiento. Es muy resistente ante plagas de insectos y enfermedades, ocasionalmente puede aparecer algún pulgón en sus brotes jóvenes que eliminaremos fácilmente con un insecticida especifico. En verano puede tener problemas con hongos como «oídio» que cubre parte de sus hojas con un polvo blanquecino, trataremos las plantas afectadas con un fungicida especifico. Su principal enemigo es un riego excesivo acompañado de un drenaje insuficiente que provoca pudriciones, por lo que es esencial regar las plantas con moderacion y proporcionarles un drenaje perfecto. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *