Tilo Plateado-Tilia Argentea-Tilia Tomentosa

 

Tilia Tormentosa es un árbol perteneciente a la familia Tiliaceae, es originario de Hungría, los Bancales y parte del suroeste de Rusia. «Tomentosa» hace referencia a la fina vellosidad del envés de sus hojas. Es un árbol caduco de crecimiento amplio y ovalado, cónico, los ejemplares adultos pueden alcanzar treinta metros de altura. Es una de las variedades de Tilia de crecimiento mas rápido. Se cultiva frecuentemente como árbol ornamental y de sombra, por la belleza de sus hojas. Muy ornamental también en floración y en otoño, por el colorido dorado de sus hojas.

 

 

Precioso ejemplar en Cambridge, UK.

 

 

El tronco es grueso en ejemplares adultos, con corteza de color marrón grisácea, con los años aparecen surcos longitudinales profundos muy pronunciados, el tronco es liso en ejemplares jóvenes. Es un árbol muy ramificado, de crecimiento denso, los tallos jóvenes tienen un crecimiento colgante.

 

 

Las hojas son ovaladas y acorazonadas, de color verde brillante por el haz y de color verde grisáceo, muy claro, casi blanquecino por el envés, el envés de las hojas esta cubierto por una fina vellosidad. Las hojas miden entre seis y doce centímetros de longitud y similares dimensiones de anchura, están unidas a los tallos por medio de peciolos delgados, de color claro. Las hojas tienen los bordes finamente dentados y crecen de forma alterna sobre los tallos. Las hojas adquieren preciosas tonalidades amarillo doradas en otoño, antes de caer.

 

 

Precioso contraste entre el verde brillante del haz de las hojas y el color verde claro, casi blanquecino del envés.

 

 

Florece en verano, las flores son pequeñas y aromáticas, de color amarillo cremoso, miden alrededor de cuatro o cinco centímetros de diámetro, crecen reunidas en inflorescencias colgantes que se desarrollan en las axilas de las hojas a lo largo de los extremos de los tallos. Las flores atraen a las abejas y demás insectos polinizadores. Las flores se transforman en pequeños frutos en forma de capsulas globosas y redondeadas con cinco costillas, miden algo menos de un centímetro de longitud.

 

 

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, aunque prefiere una situación parcialmente sombreada al menos durante unas horas al día. Se adapta a distintos tipos de suelo, pero prefiere suelos profundos, ricos en materia orgánica, ligeramente húmedos y bien drenados. Es adecuado para cultivar en zonas urbanas, ya que tolera la polucion. Se cultiva como árbol ornamental y de sombra en espacios privados o públicos, como grandes jardines y parques, necesita espacio para desarrollarse correctamente. Aportes de abono orgánico a finales de invierno para enriquecer la tierra.

 

 

 

Riegos regulares en ejemplares jóvenes y recién trasplantados, los arboles adultos y bien enraizados sobre el terreno, aunque se desarrollan mejor con riegos regulares, pueden soportar periodos cortos de sequía. Disminuir los riegos en otoño e invierno, a medida que se suavicen las temperaturas y el árbol cese su actividad vegetativa. Evitar empapar el terreno y proporcionar al árbol un drenaje adecuado.

 

 

No necesita podas, exceptuando las podas de formación, en ejemplares jóvenes, (para conseguir copas bien formadas y equilibradas), y las podas de mantenimiento en ejemplares adultos, (eliminando tallos o ramas rotas o estropeadas, o las que deformen el aspecto del árbol, tallos demasiado largos o que impidan el paso). Efectuaremos las podas a finales de invierno, para favorecer el nacimiento de nuevos brotes. Tilia Tomentosa resiste temperaturas bajas invernales de alrededor de treinta grados bajo cero, pero prefiere temperaturas de cultivo anuales moderadas, de entre doce a veintiséis grados estivales.

 

 

 

Prefiere ser cultivado en climas con veranos de temperaturas moderadas, no es adecuado para zonas costera o de clima mediterráneo, a no ser que se coloque en un lugar protegido y fresco. Se reproduce por semillas y por injertos, las semillas deben pasar por un periodo de calor y de frió, de estratificación, para que su dura cubierta pueda abrirse y la semilla germine correctamente.

 

En invierno podemos apreciar su silueta cónica, como la de este gran ejemplar, de uno de los parques de Tolouse, en Francia.

 

Es un árbol resistente, pero ocasionalmente puede sufrir ataques de insectos, como pulgones, barrenadores, orugas, cochinillas o arañas rojas, los ejemplares afectados deben tratarse con insecticidas específicos para combatirlos. También puede tener problemas con hongos, como antracnosis, oídio, o negrilla, estos ejemplares deberán ser tratados con productos fungicidas. El aire seco de los meses estivales, provoca quemaduras en las hojas, si lo cultivamos en climas de veranos cálidos. DIFICULTAD BAJA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *