Membrillero-Cydonia Oblanda

 

Cydonia Oblanda es un árbol frutal caduco, perteneciente a la familia Rosaceae, es originario de zonas cálidas de Turquía e Irán. Es un árbol de tamaño pequeño o medio que no supera los cuatro o cinco metros de altura. Su tronco es zigzagueante o irregular de corteza de color gris y lisa, que se descama en ejemplares adultos. Sus ramas son retorcidas, largas y numerosas. El Membrillero se ha naturalizado en muchos países de temperaturas cálidas de la zona Mediterránea.

 

 

 

Las hojas son grandes de seis a diez centímetros de longitud, son un poco gruesas, de forma acorazonada y alargada, son de color verde oscuro o medio, su envés presenta un color verde mas claro y apagado y es finamente velludo. Las hojas tienen bordes irregulares y peciolos cortos y tienen nerviaciones muy pronunciadas, crecen de forma alterna sobre los tallos.

 

 

 

Cydonia Oblanda florece en primavera, cuando ya han aparecido sus hojas. Sus flores son grandes y tienen cinco pétalos redondeados de color blanco o blanco rosado, tienen numerosos estambres, antes de abrir los capullos presentan tonos rosados mas intensos. El árbol es muy ornamental cuando esta en floración.

 

 

 

Las flores fecundadas dan lugar a un fruto comestible redondeado y frecuentemente con forma de pera, de base chata con cinco prominencias redondeadas, es de color verde al principio y presenta una fina vellosidad grisácea blanquecina. El fruto se vuelve de color amarillo intenso brillante, de textura fina y lisa en la madurez. El fruto, el Membrillo, suele medir de ocho a doce centímetros de largo y de seis a ocho centímetros de anchura, desprende un agradable aroma. Hace años en algunos lugares de Europa se colocaban estos frutos entre la ropa para perfumarla. Los arboles jóvenes pueden tardar cuatro años en dar frutos.

 

Fruto sin madurar

 

 

Su pulpa es dura y áspera y tiene muchas semillas, es de color amarillo y muy aromática, con ella se confeccionan, un dulce llamado «dulce de membrillo» muy popular en algunos países, mermeladas y compotas, también se consume el fruto asado como la manzana. La pulpa es dura y agria por lo que se suele cocinar con azúcar para suavizar su sabor.

 

 

 

El Membrillero o Cydonia Oblanda necesita un emplazamiento totalmente soleado para crecer y florecer correctamente, admite situaciones de media sombra o sol parcial pero es probable que florezca menos, en sombra total el árbol sufre y es propenso a tener mas enfermedades de hongos e insectos.

 

 

 

Se adapta a distintos tipos de suelos, incluido los suelos pobres, pero no le gusta un suelo demasiado árido ya que prefiere suelos húmedos. Crece mejor en un suelo fértil neutro o ligeramente acido. Es adecuado para jardines pequeños por su tamaño reducido. Es utilizado frecuentemente como patrón para otros tipos de frutales de pepita debido a su gran adaptabilidad a suelos pobres y difíciles.

 

 

 

Es aconsejable preparar el terreno previamente a su siembra, incorporando materia orgánica como estiércol mezclado con un buen sustrato de plantación. Anualmente a finales de invierno es recomendable incorporar un poco de estiércol en el perímetro del árbol, para enriquecer el terreno y potenciar la floración y fructificacion del árbol.

 

 

Los ejemplares jóvenes y recién trasplantados necesitan riegos regulares, especialmente en primavera cuando sus nuevos brotes aparecen, durante la floración y fructificacion y en verano con temperaturas altas. Los arboles adultos bien enraizados sobre el terreno necesitan menos riegos, pudiendo resistir periodos de sequía. Durante el invierno disminuir la frecuencia de los riegos y la cantidad de agua, la tierra permanece húmeda por mas tiempo y el árbol entra en un periodo de descanso vegetativo.

 

 

 

Aunque es un frutal resistente al frió invernal al tratarse de un árbol de hoja caduca, prefiere cultivarse en climas de temperaturas cálidas con inviernos suaves, puede resistir heladas débiles y esporádicas, pero las heladas continuas le son perjudiciales. Resiste las temperaturas altas del verano pero necesita estar bien hidratado.

 

 

 

Admite muy bien las podas, es aconsejable podar los arboles a finales de invierno. Las primeras podas serán de formación para que el árbol desarrolle una copa redondeada y equilibrada. Año tras año es recomendable hacer podas de limpieza a finales de invierno, eliminando ramas demasiado largas, mal orientadas y dañadas para mantener la copa bien aireada y prevenir ataques de insectos y hongos.

 

 

 

Pueden multiplicarse por semillas, esquejes o acodos, los esquejes y acodos arraigan con facilidad. Los ejemplares obtenidos por semillas, suelen injertarse para obtener Membrillos de mas calidad y mejor sabor. Se multiplica utilizando esquejes de madera leñosa o estacas, manteniendo húmedo el sustrato. Las estacas se pueden obtener de los chupones que crecen directamente a los pies del árbol o de algún ramo, es mejor sembrarlos en primavera.

 

 

 

Son frutales muy resistentes a las plagas y enfermedades, pero pueden sufrir ataques de pulgones en sus hojas y brotes tiernos y de Carpocapsa un insecto que pone huevos en sus frutos, al igual que en manzanos y perales, estropeando los frutos. En condiciones de humedad alta pueden tener problemas de hongos que ennegrecen sus frutos y hojas, provocan manchas en las hojas y pudren los frutos. Serán necesarios tratamientos preventivos y curativos con productos insecticidas y fungicidas específicos para mantener los arboles sanos y en buenas condiciones. DIFICULTAD BAJA.

(C14)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *