Haya Pendula-Haya LLorona-Fagus Sylvatica Pendula

 

Fagus Sylvatica Pendula o Haya Llorona es un árbol perenne perteneciente a la familia Fagaceae, no existe como tal en la naturaleza es un cultivar procedente de la especie Fagus Sylvatica o Haya Común originaria del oeste y centro de Europa. Es un árbol de crecimiento amplio y copa densa que suele ser mas ancho que alto, puede alcanzar de veinte a veinticinco metros de altura y entre veinticinco y treinta metros de diámetro en plantas adultas, aunque frecuentemente se conservan en dimensiones menores. Es un árbol amplio muy ramificado de tronco grueso de corteza gris y ramas muy largas y colgantes.

 

 

 

Las ramas pueden llegar hasta el suelo y pueden enraizar si encuentra condiciones favorables. en muchas ocasiones el tronco no es visible puesto que sus ramas colgantes lo ocultan. Las hojas son ovaladas y brillantes, de color verde intenso y bordes lisos, frecuentemente pilosos y ligeramente ondulados, miden entre cinco y nueve centímetros de longitud. Presentan una nerviación central muy marcada y nerviaciones secundarias hendidas en el haz y prominentes en el envés que proporcionan textura a las hojas. Son caducas y adquieren una preciosa coloración amarilla anaranjada en otoño y se vuelven de color cobrizo o marrón antes de caer, generalmente a finales de invierno cuando empiezan a aparecer las nuevas hojas (hojas «marcescentes»). Haya Péndula florece en primavera, las flores son pequeñas colgantes y poco llamativas, de color verde amarillento, pilosas. El fruto es redondeado de color marrón.

 

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, se adapta a distintos tipos de suelos a condición de que estén bien drenados, pero prefiere suelos profundos ricos en nutrientes, ligeramente húmedos. Admite distintos ph, puede cultivarse en un suelo neutro, ácido o alcalino. Necesita un espacio amplio para desarrollarse adecuadamente, queda perfecto en jardines públicos y privados como ejemplar aislado. También se utilizan para la formación de pantallas vegetales en lugares expuestos y para separar espacios.

 

 

Riegos regulares en ejemplares jóvenes y recién trasplantados, especialmente en primavera y verano época de máximo desarrollo y floración y con temperaturas altas. Disminuir los riegos en otoño e invierno, las temperaturas bajan y el terreno permanece húmedo por mas tiempo y el árbol entra en un periodo de reposo vegetativo hasta finales de invierno o principios de primavera. Prefiere que el suelo se mantenga fresco y ligeramente húmedo.

 

 

Admite muy bien la poda, lo que lo hace adecuado para cultivarlo como bonsai, es recomendable efectuar una poda de limpieza a finales de invierno retirando los tallos secos o dañados y los mal situados. En ejemplares jóvenes efectuaremos podas de formación para conseguir una copa bien ramificada y estética, también practicaremos las podas a finales de invierno cuando las temperaturas invernales se suavizan. Resiste bajas temperaturas invernales.

 

 

Se reproduce por semillas y por injertos. Es un árbol de poco mantenimiento que no suele presentar muchos problemas con enfermedades o ataques de insectos, en primavera y verano pueden aparecer pulgones, escarabajos japoneses y orugas especialmente en sus hojas y brotes jóvenes, y cochinillas del Haya, pequeños insectos de color crema que pueden colonizar los troncos. Los arboles afectados deberán ser tratados con insecticidas específicos. Pueden ser atacados también por hongos como «Coral Spot» o mancha del coral, que ocasiona pequeñas manchas en forma de puntos redondeados de color anaranjado, las partes afectadas por esta plaga deberán ser cortadas y eliminadas. En condiciones de mucha humedad y mal drenaje pueden sufrir pudrición de raíz, es muy importante no regar en exceso y proporcionar al suelo un drenaje adecuado. DIFICULTAD MEDIA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *