Granado-Punica Granatum

 

Punica Granatum o Granado es un árbol frutal o arbusto, caduco perteneciente a la familia  Lythaceae. Es originario de una zona amplia desde Irán hasta India, en muchas zonas del Mediterráneo es cultivada desde hace miles de años, actualmente se cultiva en muchas regiones del mundo de climas de temperaturas invernales moderadas y primavera y veranos cálidos. Es un árbol o arbusto muy ramificado en tallos largos y espinosos, flexibles en su juventud y leñosos y de color marrón grisáceo de adultos. Suele tener varios troncos incluso en forma de árbol, se puede conseguir un único tronco mediante podas frecuentes, el tronco presenta una corteza de color grisácea y escamosa en arboles adultos. Su copa es amplia y su raíz superficial y horizontal.

 

 

 

Sus hojas son caducas y alargadas de color verde brillante, son enteras de bordes lisos y peciolos cortos, miden entre dos y ocho centímetros de largo y de uno a dos o tres centímetros de anchura. Dependiendo de la variedad las hojas se presentan reunidas, desarrollándose dos o mas hojas por nudo. En otoño con la bajada de las temperaturas las hojas cambian de color, adquiriendo tonos amarillo dorados y naranjas o cobrizos muy decorativos, las hojas caen y dejan las ramas al descubierto. A principios de primavera los nuevos brotes empiezan a desarrollarse con tonos anaranjados y rojizos, finalmente verdosos.

 

 

 

El granado florece de primavera a verano, los capullos de flores son redondeados y alargados, se convierten en flores acampanadas, de color naranja intenso brillante o rojo, crecen en solitario o en grupos pequeños, tienen entre cinco y nueve pétalos y sépalos, son hermafroditas. Los frutos son comestibles grandes y redondeados, se conocen como “granadas”. Hay arboles con frutos de poca calidad utilizados especialmente con fines ornamentales.

 

 

 

Las flores fecundadas van engrosando poco a poco durante el verano, transformándose en frutos de color anaranjado o rojizo al inicio, que van cambiando de color poco a poco a color anaranjado pálido y casi amarillo crema, o marrón claro finalmente cuando están maduras en otoño. El fruto es redondeado y grande de piel delgada y dura, acartonada, en su extremo persisten restos de su corola, pétalos o sépalos endurecidos en forma de roseta.

 

 

 

En su interior se encuentran las semillas de color blanco envueltas por una capa rojiza brillante y jugosa, translucida, están dispuestas ensambladas entre si en compartimentos separados por membranas o laminas blancas y finas de color blanco y sabor amargo en forma de panal, las semillas son comestibles y tiene un sabor dulce y ácido de ellas se fabrica “Granadina” un zumo dulce. Los frutos que no se cosechan y maduran en el árbol, se abren dejando ver sus semillas, están son consumidas por los pájaros que al no poder digeridas las expulsan junto con sus heces, ayudando a la diseminacion de las semillas y a la reproducción natural del árbol.

 

 

 

 

Existen distintas variedades de Granados con frutos de distintos tamaños, colores y sabores. El Granado necesita un emplazamiento soleado para desarrollarse correctamente, en situaciones de sombra parcial pueden sobrevivir, pero puede que no florezcan ni den frutos o den pocas flores y frutos. Necesitan sol directo para florecer y fructificar abundantemente.

 

 

 

Aunque se adapta a diferentes tipos de suelos bien drenados, profundos, sueltos y frescos, para conseguir arboles sanos con una floración abundante es aconsejable utilizar una tierra de plantación rica en materia orgánica y arena gruesa para asegurar el drenaje. Prepararemos el terreno previamente a la plantación enriqueciendo el terreno y asegurando el drenaje. Si el suelo es excesivamente arcilloso añadiremos áridos y arena de distintos calibre para asegurar que el terreno no acumule el agua, antes de plantar el árbol mezclaremos un poco de estiércol junto con la tierra extraída del hueco de plantación. Se adapta a terrenos ligeramente salinos. Sembraremos los ejemplares a finales de febrero o principios de marzo.

 

 

 

Anualmente a finales de invierno o principios de primavera, añadiremos un poco de materia orgánica como estiércol alrededor del árbol, para mantener el árbol bien nutrido. El Granado no solo se utiliza como árbol frutal por sus frutos comestible, también se utiliza como árbol ornamental en jardines pequeños, por la belleza y colorido de sus flores, sus frutos y sus tonalidades doradas y cobrizas en otoño. Debido a su especial resistencia a la sequía, a la salinidad y a las bajas temperaturas invernales es un árbol ampliamente cultivado en zonas con condiciones de cultivo diversas.

 

 

Grupo de Granados con hojas de color amarillo dorado en otoño.

 

 

Los arboles jóvenes recién trasplantados necesitan riegos frecuentes desde primavera cuando los nuevos brotes de hojas comienzan a desarrollarse y en verano con temperaturas altas. En otoño ir distanciando los riegos a medida que las temperaturas empiezan a bajar, al tratarse de un árbol de hoja caduca necesita pocos riegos durante el invierno, la planta entra en un estado de reposo vegetativo. Los arboles adultos bien enraizados pueden resistir periodos de sequía, pero para conseguir frutos de buena calidad necesitan riegos suficientes y regulares, especialmente en épocas calurosas.

 

 

 

Los arboles jóvenes de Granado necesitan podas de formación, es un árbol que tiende a crecer de forma arbustiva por lo que son necesarias podas frecuentes para conseguir su forma arbórea, cortaremos todos los tallos que crezcan por debajo de las ramas principales y eliminaremos todos los chupones que crecen en la base del árbol. En ocasiones se conservan los arboles con varios troncos principales.

 

 

 

En otras ocasiones se conservan en formas arbustivas. En cualquier caso es recomendable cortar los tallos demasiado largos para que ramifiquen y se conviertan en ejemplares compactos, cortaremos los tallos por encima de un nudo de crecimiento dejando dos o tres nudos por tallo. Las ramas y tallos tienen espinas, es recomendable podar utilizando guantes para evitar lesiones. Efectuaremos podas de limpieza y de mantenimiento eliminando tallos secos y no deseados a finales de invierno y en otoño si es necesario.

 

 

 

Punica Granatum es adecuado para cultivar en climas de temperaturas invernales moderadas, no le gustan las heladas. El clima mediterráneo o subtropical con largos y cálidos veranos cuando su fruta esta madurando es el clima ideal para el “Granado”. Puede soportar un abanico de temperaturas que van desde los doce grados bajo cero a los cerca de cuarenta grados. El árbol resiste el frió cuando se encuentra en estado de latencia pero es muy sensible al frió y las heladas otoñales antes de la caída de las hojas o a las heladas tardías cuando el árbol ya esta en floración. En climas muy fríos con heladas fuertes, frecuentes y continuas se cultivan en grandes macetones o en invernaderos luminosos.

 

 

 

El Granado se reproduce por esquejes o estacas, acodo o semillas, aunque los arboles utilizados con fines comerciales por la calidad de sus frutos, suelen ser plantas injertadas con variedades de granados comestibles de buena calidad, injertados sobre pies o porta injertos seleccionados y resistentes. Los arboles reproducidos por esquejes o estacas tardan cinco o seis años en dar frutos. Los arboles o arbustos obtenidos por semillas pueden tardar muchos años en dar flores y frutos sin poder asegurar que los frutos sean de calidad.

 

 

Granado dorado en otoño

 

 

Es una planta muy resistente a las plagas típicas del jardin o a terraza, ocasionalmente pueden verse afectada por plagas de pulgones que colonizan sus brotes tiernos en primavera, aplicaremos insecticidas sistémicos para eliminarlos, el exceso de humedad puede provocar ataques de hongos, necesitaremos fungicidas específicos para combatirlos. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *