Arce Campestre-Arce Común-Acer Campestre

 

Acer Campestre es un árbol caduco perteneciente a la familia Sapindaceae, Aceraceae, es un árbol silvestre muy frecuente en Europa, zonas del oeste de Asia y norte de África. Es un árbol muy ramificado de crecimiento denso y extendido de tamaño pequeño o medio, no suele superar los diez metros de altura, aunque ocasionalmente puede alcanza quince metros. El tronco es grueso y tiene la corteza de color marrón grisáceo, en ejemplares adultos se muestra rugosa y fisurada.

 

 

Las hojas de color verde oscuro, son palmeadas y caducas, presentan de tres a cinco lóbulos de bordes lisos y ondulados, ligeramente divididos, las hojas miden alrededor de ocho o diez centímetros de anchura, están unidas a los tallos por medio de peciolos largos y cilíndricos de color verde, que pueden medir diez centímetros de longitud, se desarrollan de forma opuesta sobre los tallos. Florece en primavera, las flores aparecen antes de que broten las hojas, crecen reunidas en inflorescencias colgantes, en el extremo de los tallos, son de color amarillo-verdoso y poco llamativas. Los frutos en forma de sámara alada, son pequeños y tienen dos alas opuestas.

 

 

En su habitad natural se desarrolla en zonas parcialmente soleadas o soleadas, en zonas húmedas y en las proximidades de ríos. Situación soleada o parcialmente soleada, se adapta a distintos tipos de suelo, incluso a suelos calizos, pero prefiere un terreno profundo y fresco, rico en materia orgánica y bien drenado. Es adecuado para cultivar como árbol de sombra por su copa densa y extendida.

 

 

 

Riegos regulares, mas frecuentes en ejemplare jóvenes y recién trasplantados, mantener el sustrato ligeramente húmedo pero evitando el encharcamiento, sus raíces son muy sensible al exceso de humedad en la tierra de plantación, que puede ocasionar pudriciones. Es aconsejable dejar secar ligeramente el sustrato entre riegos, especialmente en plantas adultas y bien enraizadas sobre el terreno.

 

 

Podas de formación en ejemplares jóvenes, para conseguir copas fuertes y armoniosas, efectuaremos las podas de finales de otoño a mediados de invierno, para evitar que sus heridas sangren, (no podar en primavera). Si es necesario eliminaremos tallos rotos o enfermos, en ejemplares adultos, en la misma época del año. Resiste temperaturas bajas invernales de hasta veinte grados bajo cero. En climas de temperaturas altas estivales, necesitan riegos frecuentes en verano.

 

 

 

Se reproduce por semillas, en primavera o en otoño, y por esquejes de madera tierna a finales de primavera. Es un árbol resistente ante plagas de insectos y enfermedades, ocasionalmente y en condiciones de excesiva humedad en el sustrato o riego insuficiente, puede sufrir ataque de hongos y pudriciones. Algunos insectos le pueden afectar, como cochinillas o pulgones, los arboles afectados deberán ser tratados con fungicidas o insecticidas específicos. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *